Bajo Sospecha.

¡Qué bonitos son los domingos cuando no se tiene prisa! Y los domingos, son más bonitos aún cuando una está de vacaciones y sabe que tiene que preparar maletas.

Como bien os dije a través de la página de Facebook, este es el segundo post de la semana y hoy te quería contar por qué. El blog se cierra durante unos días en los que salgo fuera de España, me voy de viaje y voy a estar desconectada (seguro que no lo puedo evitar y hago alguna aparición por alguna red social, sobre todo por Instagram!), voy a desconectar de la rutina, del ordenador, del whatsapp, de los e-mails y de todo en general… Para hacer millones de fotos, morirme de frío y patear de arriba a abajo las calles de Nueva York. Por eso estoy aquí, reencontrándome contigo, como adelanto o sustitución del martes que viene.

Hoy estoy plenamente feliz, ayer me reencontré con personas muy importantes de mi vida que hacía meses que no veía, hoy tengo a amigos esenciales como invitados para comer y presentarles el plato típico de l’Olleria, mi casa está en silencio, el arroz está en el horno y os aseguro que ahora mismo estoy respirando paz.

Creo que una vez ya os hablé de lo mucho que me impactan y me afectan las desapariciones de las personas, lo mucho que me impacta que haya seres humanos que se crean con el derecho de poder poseer a una persona, arrancarla de su vida, de su familia y de su entorno, lo mucho que me impacta que haya seres humanos que crean que pueden violar a una mujer, a una niña o a un niño, lo mucho que me impacta que secuestren a niños como si de un objeto se tratase… Estos temas me producen el mayor de los horrores, me producen un miedo descomunal y una impotencia infinita.

Sin embargo, y estoy segura que no es por masoquismo, me encantan las películas de desapariciones y secuestros, de suspense, de detectives y héroes… Seguramente porque todas ellas, aún con su sabor agridulce, tienen un final feliz. Supongo que me gusta ver ganas a los buenos y que en cada una de esas historias de ficción me gusta ver que ojalá la realidad se ajustase a ella, que los malos fuesen siempre los que pierden y que las historias trágicas acaben con una recompensa al final: salvar a las víctimas.

Seguramente, los que me seguís en Twitter sabéis que Mentes Criminales es una de mis series favoritas. Os aseguro que me paso cada capítulo con tensión en el cuerpo, con rechazo hacia los asesinos y con unas ganas increíbles de que el equipo de análisis de conducta del FBI resuelva el caso. Esta serie me gusta por cómo un grupo de especialistas pueden llegar hasta un asesino sólo a través de las señales que va dejando en sus asesinatos, cómo desarrollan un perfil psicológico que les conduce a frenar una serie de asesinatos que en muchos casos se han producido durante décadas por una misma persona.

El martes pasado, lejos de parecerse a la serie que acabo de mencionar, pero al fin y al cabo, con una temática muy similar, Antena 3 estrenaba el que ya ha anunciado que ha sido el estreno más visto de la temporada. Una nueva serie de policías, de víctimas y verdugos.

Bajo_sospecha_Serie_de_TV-274185837-large

Mientras la anunciaban, ya sabía que no me la podía perder, sólo esperaba que no me decepcionase y he de reconocer que, al menos, el primer capítulo me encantó. Bajo Sospecha ha llegado pisando fuerte, y aunque he de añadir algunos peros, he de reconocer que me mantuvo con la intriga y los nervios a flor de piel durante su emisión.

233199

Bajo Sospecha, narra la investigación de los dos policías designados al caso, Víctor (Yon González) y Laura (Blanca Romero), y su superior, el comisario Casas (Lluis Homar) en la desaparición de una niña. El día de su primera comunión, Alicia Vega, una niña de 7 años, desaparece sin dejar rastro. Tras dos semanas de intensa búsqueda, la policía solo tiene una cosa en claro: el culpable es uno de los invitados a la ceremonia y miembro de la familia de la niña. Los agentes Víctor y Laura se hacen pasar por matrimonio y se infiltran en el pueblo con el objetivo de acercarse a la familia Vega y al resto de sospechosos. Mientras ellos dos permanecen en la sombra, el comisario Casas es la parte oficial de la investigación y la única persona que conoce la verdadera identidad de nuestros protagonistas. Tras la desaparición de Alicia Vega, la vida no volverá a ser igual para ninguno de ellos. Laura y Víctor no se conocían antes de ser enviados al pueblo y… la primera impresión es clara. Son el día y la noche. Laura es firme, ordenada y siempre se ciñe a las normas. Víctor es impulsivo, caradura y está dispuesto a lo que sea para descubrir la verdad. Dos personalidades opuestas condenadas a entenderse y hacerse pasar por una pareja enamorada. El tiempo juega en su contra y encontrar al culpable resultará más complicado de lo que ellos imaginaban. Y es que la familia de la pequeña ha tejido una red de secretos difícil de desenmarañar para llegar a la verdad. Una verdad que supondrá un auténtico impacto en las vidas de la familia Vega, pero también en la de los agentes infiltrados.”

Blanca-Romero-investiga-la-des_54426246257_54028874188_960_639

42608_policia-familia-buscan-pequena-alicia-bajo-sospecha

Mi primer “pero” es, quizás, por correr demasiado rápido, ya que tanto en el primer capítulo cómo en el avance del siguiente se dan demasiadas pistas al espectador sobre dónde está la niña, sólo espero que sepan tratar bien esta trama, para seguir manteniéndonos en vilo. Los actores están maravillosos y sin ninguna duda, ahora mismo, quienes vimos el inicio de la serie desdes nuestro sofá, sospechamos de todos y cada uno de los miembros de la familia Vega. Parece que todos tienen algo que esconder y que nadie es inocente. ¡Qué intriga!

Sin ninguna duda, tengo que destacar dos trabajos que me parecieron espectaculares. Yon González, que siempre me gusta, y sobre todo, el trabajo de Alicia Borrachero, que interpreta a la madre de la niña. ¡Qué papelón! Está increíble, inmejorable.

audiencias-bajo-sospecha

Veré el segundo capítulo cuando vuelva de viaje, pero no podía dejar de contaros esto, porque aquellos que no la visteis, todavía estáis a tiempo. Esta serie acaba de empezar y estoy segura que viene pisando fuerte. Los que visteis el primer capítulo, contadme qué os pareció.

Nos leemos muy, muy pronto, pero ahora sí que sí… ¡¡LO QUE TE QUERÍA CONTAR, CIERRA POR VACACIONES!!

Os echaré de menos.

Feliz domingo, amigos.

Lorena.

Anuncios

Recuerdos.

¡Qué bien sientan los sábados! Hoy me he levantado tras apagar el despertador cada cinco minutos durante más de una hora (siempre lo hago), porque me resistía a despegarme de la almohada… Tras desayunar con mi mejor amiga y dejarla en el sofá viendo la tele, hoy estoy feliz porque me sé que me espera un día muy bonito.

Muchos sabéis lo importantes que son para mí los recuerdos, soy una persona muy sensible y me encanta tenerlos almacenados, ordenados y recurrir a ellos para viajar en el espacio y el tiempo. Supongo que os lo habré dicho alguna vez, pero una de mis cosas favoritas de la vida es la capacidad que tienen los olores para transportarte a un momento y a un lugar determinado. Sin esperarlo, de repente, sientes ese aroma que te hace viajar a tu infancia en un segundo y eres capaz de revivir a través de tus recuerdos exactamente lo que viviste mucho tiempo atrás. El otro día, hablaba con Miriam y Raquel, dos amigas, sobre los recuerdos de nuestra infancia y les contaba lo teatrera que era yo, lo mucho que me gustaba ser la protagonista de todo y a la vez, lo excesivamente sensible que resultaba ser para mi edad. Entonces les hablé de dos momentos que tengo grabados en la mente y el alma, dos momentos en los que recuerdo haber llorado de felicidad absoluta cuando no tenía más de siete años… Hoy te lo quería contar.

El primero que recuerdo fue en la noche de reyes. En mi pueblo, la cabalgata pasa sobre las seis o siete de la tarde y cuando acaba todos los niños corren a sus casas a abrir los regalos que Melchor, Gaspar y Baltasar les han dejado con cariño y cuidado. En Madrid, por ejemplo, los reyes magos llegan mientras duermes y los regalos se abren a la mañana siguiente. Aquella noche, tras la cabalgata mi hermano Miguel y yo llegamos a casa emocionados, nerviosos e ilusionados. Cuando entramos en el salón vimos que debajo del árbol sólo había carbón (del dulce, eso sí) y no quiero imaginarme la cara que pusimos… Lo que sé es que lloramos muchísimo, seguramente durante unos segundos que yo recuerdo eternos, hasta que mi abuela dijo que acababa de escuchar un ruido en la habitación y cuando fuimos, las dos camas que la protagonizaban estaban llenas de cajas y regalos, recuerdo miles de regalos, muchísimos, y lloramos de felicidad… No habíamos sido tan malos.

1239878912995

Otro de los recuerdos que guardo, de emoción convertida en lágrimas de felicidad también se remonta a una Navidad. Cuando era pequeña, Televisión Española emitía una serie que se llama Celia, de la cual sólo se emitieron seis capítulos pero cuya serie protagonizó mi infancia y todavía la recuerdo con muchísimo cariño. Adaptada a la televisión por la escritora Carmen Martín Gaite y dirigida por José Luis Borau,  la serie fue estrenada en el año 1993 en la 1 de TVE y estaba basada en los libros de Elena Fortún, que se habían publicado sobre los años 30.

Celia_TVE

3187

Cristina Cruz Mínguez daba vida a Celia, una niña traviesa de rizos dorados perteneciente a una familia de la alta burguesía madrileña. Celia vivía en uno de los barrios más prestigiosos de Madrid y en sus historias podíamos ver un reflejo de la España de los años 30, los cambios y clases sociales del momento y los conflictos ideológicos de la época. Celia era una niña preciosa, traviesa, amante de los libros y los cuentos y con una cabeza llena de sueños y ganas de acabar con las desigualdades del mundo. Un padre bueno y sensible (Pedro Díez del Corral) y una madre estirada que la adoraba (interpretada por una joven y preciosa Ana Duato) prueban mil formas y varias niñeras para intentar controlar a la niña, pero tras sus intentos fallidos, deciden internarla en un colegio de monjas donde las travesuras de Celia no cesarán. En el capítulo seis, Hasta la vista, las niñas preparan la función de fin de curso y todas están felices por dejar atrás los pupitres y marcharse a la playa a pasar el verano con sus familias. Todas, menos Celia que se ha enterado que sus padres se van a trabajar a China y ella no irá. El capitulo acaba cuando la pequeña conoce a los dueños de un circo que dan la vuelta al mundo para presentar su espectáculo y decide escapar con ellos para ir a buscar a su familia… Un “continuará…” fue el punto final de una serie cuyos capítulos, a día de hoy, aún me sé de memoria.

serie-celia

hqdefault

La serie fue cancelada por problemas económicos de TVE y en el año 2009 fue reestrenada en la página web de Radio Televisión Española, donde se pueden ver íntegros los seis capítulos que marcaron mi infancia. Antes de esto, muchos años antes, cuando yo todavía era una niña, decidieron lanzar los seis capítulos en VHS acompañados por los seis libros de Elena Fortún sobre Celia (aunque las historias no coincidían con los capítulos y por eso a mí esos libros no terminaron de convencerme) y si algo tenía claro, es que yo los quería.

1341764810924

1239902605079

De pequeña leía absolutamente todo lo que se cruzase en mi camino, a veces, cuando ya no había qué leer, abría la agenda telefónica que mi abuela guardaba en el primer cajón del mueble donde posaba elegante el teléfono y leía los nombres de las personas que ahí permanecían apuntadas. Lo descubrí en la última página. “Celia, Televisión Española” y un número de teléfono. Habían llamado para comprarme los videos. No aguanté mi emoción y le dije a mi madre que la había descubierto, pero ella, con esas técnicas que a veces los adultos tienen para convencer a los niños, me hizo creer que habían llamado para regalárselo a la sobrina de mi tío, y que lamentablemente ese regalo no era para mí. Me lo creí, aún con toda mi rabia e incomprensión, me creí que los vídeos de Celia no estarían en mis manos.

No sé cuanto tiempo pasó hasta que el día de reyes se volvió a posar en el calendario. Quizás sólo unos días o quizás semanas, los niños tienen esa maravillosa capacidad de no ser conscientes de la magnitud ni la distancia del tiempo y es algo que echo mucho, mucho de menos. Abrí muchos regalos, entre los cuales recuerdo una pulsera de plata con un delfín, libros, muñecas… De pequeña tuve todo lo deseaba. Cuando parecía que los regalos ya habían finalizado, mi madre apareció con una caja grande en el salón de casa de mi tía y yo recuerdo que pesaba mucho… No entendía qué había ahí dentro, ni por qué eso era para mí. Cuando la abrí, me topé con la cara de Celia protagonizando cintas de video, me topé con aquellos libros de colores suaves propios de una niña y no pude ser más feliz… Recuerdo llorar totalmente emocionada, como si de la mayor pena se tratase, pero lloraba de felicidad, de felicidad absoluta y abrazaba fuerte a mi madre porque con sólo seis años descubrí quienes eran los encargados de comprar los regalos de los Reyes Magos y sabía que aquel tesoro que acababa de llegar a mis manos sólo era gracias a ella…

la foto-104

la foto-103

Durante muchos años vi esos vídeos que aún guardo en casa de mis padres sobre una estantería como un pequeño trofeo, pero os reconozco que más de una vez me escapo a través de internet y Youtube para buscar a Celia, para verla en silencio y recordar lo feliz que fui con ella. Porque lo importante en la vida es saber encontrar de vez en cuando al niño que llevamos dentro, al niño que fuimos y seremos siempre, y sobre todo, lo más importante es saber viajar a través de los recuerdos, porque los recuerdos, amigos, son sólo nuestros.

1240239054524

Feliz sábado y feliz fin de semana, amigos.

Lorena.

Sara Sálamo: “Estoy muy feliz por todo lo que viene”

La belleza de Sara Sálamo, sin ninguna duda, es lo primero que llama la atención de ella. Sin embargo, sólo basta con mirarla un par de segundos para que sus ojos te transmitan la dulzura y humildad que derrocha allá dónde va. Alegre, risueña, divertida, simpática y con un talento indiscutible, la joven actriz ha querido concederme esta entrevista que para mí es un reto personal y profesional, además de un verdadero placer.

Sara Sálamo nació el 20 de enero de 1992 en Santa Cruz de Tenerife. Tras varios años dedicándose a la moda y convirtiéndose en una cara más que conocida en su querida isla, se traslada a Madrid en busca de sus sueños. Dos meses después del estreno de  su primera película, TRES 60, la actriz se encuentra inmersa en nuevos proyectos que no te puedes perder.

sara_cara2

Hoy te quería contar que hace unos días me encontré con Sara en un rinconcito del centro de Madrid. Puntual y con la sonrisa siempre dispuesta, entre café y sencillez, me contó cómo se siente en estos momentos de su vida.

LO QUE TE QUERÍA CONTAR. Buenos días, Sara, y mil gracias por estar aquí. Vamos a retroceder un poquito en el tiempo y a trasladarnos a hace un par de años, cuando llegas a Madrid. Vienes con la idea de estudiar periodismo e interpretación, finalmente qué te hizo decantarte por la segunda?

SARA SÁLAMO. Buenos días, es un placer para mí estar aquí. Vamos a ver… Hubo un momento en el que topé con el cruce de caminos y tuve que tomar una decisión, porque no estaba segura al 100% en ninguna de las dos ideas, así que reflexioné sobre qué era lo que realmente deseaba, y finalmente supe que era la interpretación.

LQTQC. Pronto empiezan los pequeños cameos en series de televisión y tu papel en la serie Arrayán. En algún momento sentiste que estaba yendo todo muy rápido?

SS. Lo sigo sientiendo!! (Risas) Creo que aún me cuesta mucho asimilar que estoy cumpliendo mi sueño y me estoy dedicando a lo que más me gusta…

LQTQC. De pronto, ruedas tu primera película, que se estrenó hace sólo un par de meses. Qué ha significado TRES 60 para ti?

SS. TRES 60 para mí era un reto muy lejano que llegó de sopetón. Es mi bautizo en el cine, y una de las mejores experiencias de mi vida.

LQTQC. Feliz con los resultados?

SS. La verdad es que me hubiera gustado que aguantara un poco más en cines, pero bueno, yo estoy feliz con el trabajo, me llevo una de las mejores experiencias que jamás he vivido y a gente maravillosa.

LQTQC. Hace unos días se anunció tu papel en la nueva serie de Globomedia para Telecinco. Además de ello, sé que estás inmersa en nuevos proyectos… Puedes avanzar algo sobre ellos?

SS. Ahora mismo estoy muy feliz por todo lo que viene… Efectivamente, ahora estoy rodando una nueva serie de Globomedia para Telecinco. Se llama “B&B” (De boca en boca) en la que hay un reparto excepcional y creo que tiene ingredientes que el público espera. Por otro lado, la película REVERSO está en post-producción, en la que tengo un cameo pequeñito, pero es una pasada de película… Y también estoy con el cortometraje “la Rosa del Desierto” que está comprometido con la causa saharaui.

LQTQC. Mucho trabajo, sin ninguna duda. Una vez te encuentras en este punto, sientes o has sentido alguna vez miedo al éxito o a la fama?

SS. No creo que me asuste el éxito o la fama… Quizás lo que más miedo me da es no dar todo lo que puedo o quiero en mi carrera…

LQTC. De todas las experiencias vividas hasta el momento en el mundo de la interpretación, cuál destacarías por encima del resto a nivel personal y profesional?

SS. Cada cual la veo más especial y mágica que la anterior… Por el proyecto, por mi trabajo, por la gente que he conocido… En todas me he sentido como en una nube. Pero todavía no destacaría ninguna en particular. Estoy empezando y me queda mucho que aprender.

LQTC. Además de la interpretación, también te hemos visto posando en varias revistas. Sara Sálamo prefiere ser actriz o modelo?

SS. Me gusta mucho la fotografía, y me siento cómoda en este ámbito. Pero sin duda, la interpretación es lo que más amo. Si sólo pudiera elegir una, me decantaría siempre por la interpretación.

images15947-sara_salamo11

LQTC. Cómo es tu día a día?

SS. Ahora mismo trabajando mucho y el poco tiempo que queda se lo dedico a la gente que quiero… A pasarlo con mi chico, mis amigos y mis perros, por supuesto (risas).

LQTC. Eres feliz, Sara?

SS. Nunca he sido más feliz. Ahora mismo me siento plena. He conseguido meter una patita en el mundo de la interpretación y ganarme la vida con esto… Tengo un novio genial y amigos excepcionales. Echo mucho de menos a mi familia, pero la distancia me hace quererlos y valorarlos cada día más.

LQTC. Y para terminar, cuéntame. Cuál es tu mayor sueño?

SS. Mi mayor sueño es seguir en este estado de plenitud, con todas las facetas que afectan a mi vida, llenas.

la foto-34

Feliz martes, amigos.

Lorena.