Volverá…

Creo que septiembre nos trae más o menos las mismas sensaciones a todos… Sobre todo cuando somos niños, septiembre significa que empieza el curso y se acabó el verano. Empieza el año, y el curso escolar es quien decide dónde empieza y cuándo acaba.

Ayer Madrid estaba otra vez llena de gente, corriendo de arriba a abajo, con la prisa en la piel y la depresión post vacacional en la mirada. Dejar atrás las vacaciones no deja buen sabor de boca, pero hay que mirar el lado positivo y saber que con la vuelta a la rutina empiezan nuevos proyectos, nuevas metas y nuevas cosas y eso siempre debe hacernos felices.

Empieza uno de esos meses que llevan consigo el pistoletazo de salida, o la señal de meta que se encuentra al final. Para mí, es el mes que protagoniza los cambios más importantes de mi vida. Hace nueve años que fui a vivir a Elche, que empezaba mi vida universitaria y una de las etapas más bonitas que viviré jamás. En unas semanas, hace cuatro años que me trasladé a Madrid y aunque los primeros meses fueron muy difíciles… ¡Qué poco me costó enamorarme de esta ciudad! Madrid significó otra etapa crucial, de madurez, de amigos incondicionales, de mucha vida social y muchos retos profesionales. Cuatro años se dicen pronto, pero en ellos guardo miles de momentos que hoy me hacen ser quien soy, vivir como quiero vivir y estar dónde y con quienes quiero estar.

Hace nueve años que no vivo en mi pueblo, cerca de las personas más importantes de mi vida, nueve años sin mi día a día en l’Olleria, sin mi familia y mis amigos de siempre. Me sigue sorprendiendo cómo, nueve años después, cada vez que estoy allí, siento que no ha pasado el tiempo y es que tu verdadero hogar siempre sabrá esperarte, con las mismas cosas y el mismo aroma que cuando lo dejaste.

mic20142

Esta semana, como muchos sabéis, he estado en las fiestas de mi pueblo. Ojalá os pudiese transmitir a cada uno de vosotros lo importantes que son las fiestas de Moros i Cristians para mí. Las he vivido desde dentro desde muy pequeña y no he dejado de celebrarlas ni un solo año de mi vida. Hace cuatro años que no formo parte de mi filà, Les Popeluses, pero cada vez que voy, ellas me siguen recibiendo con una sonrisa y hacen que me sienta siempre en mi casa. (Gràcies!)

10411746_10152684797667431_9010991367373332093_n

La música, los trajes, las luces, la pólvora, la elegancia, la historia, las emociones, las risas, los reencuentros, el buen rollo, la amistad… Esos son los ingredientes de mis fiestas, y ellas forman parte de mi cultura y mi historia.

Banda-de-música-moros-i-cristians

entradamoros-lOlleria

Mi amiga Patri no se ha separado de mi lado ni un segundo y eso me ha hecho muy feliz… Nos hemos reído tanto, hemos tenido tanto tiempo para nosotras que todo el estrés que mi mente llevaba durante meses acumulando ha desaparecido, al menos, de momento.

Pero, ¿sabéis qué? Hacía mucho, mucho tiempo que no me iba tan triste de mi pueblo. La verdad que no sé muy bien por qué, quizás este viaje ha sido especial. He visto a mucha gente importante de mi vida, he disfrutado mucho de cada reencuentro, de cada sonrisa, de todas y cada una de esas personas que se han alegrado de verme tanto como yo de verlas a ellas… Las personas de mi vida.

No puedo dejar de dar las gracias (infinitas) a las personas con las que no había hablado nunca y se acercaron para decirme que me leen y me siguen, ¡qué sensación tan bonita!

momento-del-brindis-capitan

En una de esas noches de fiesta me pasó algo curioso que hoy te quería contar. Mi amiga Sonia me presentó a su novio y al presentarnos, le dijo “Ella es la chica a la que le encanta Carlos Ruiz Zafón” y claro, tuve que sonreir.
No nos faltó conversación y por unos momentos volvimos a pasear por el Cementerio de los Libros Olvidados, bajamos a la calle Santa Ana y subimos en tranvía hasta la Avenida del Tibidabo. Sé que cada cierto tiempo os hablo de Ruiz Zafón, mi escritor favorito, que os he dicho ya lo mucho que adoro la Sombra del Viento y el amor incondicional que siento por Daniel Sempere, uno de sus protagonistas. Me apetecía recordaros lo importantes que son los libros en nuestras vidas, cómo la magia de la literatura hace que conviertas a unos personajes en parte de tu vida y acaben siendo protagonistas de una conversación en una noche de fiesta, en un rincón cualquiera.

En uno de mis post, “Te querré siempre, Daniel Sempere”, que podéis encontrar en el apartado de “libros y literatura”, ya os hablaba de todo esto.

Siempre me hará feliz hablar de Ruiz Zafón, siempre encontraré en él la forma más dulce de sonreír o la más silenciosa de llorar, porque él y sus palabras sólo son magia… de la de verdad.

zafon

“Barcelona, 1957. Daniel Sempere y su amigo Fermín, los héroes de La Sombra del Viento, regresan de nuevo a la aventura para afrontar el mayor desafío de sus vidas. Justo cuando todo empezaba a sonreírles, un inquietante personaje visita la librería de Sempere y amenaza con desvelar un terrible secreto que lleva enterrado dos décadas en la oscura memoria de la ciudad. Al conocer la verdad, Daniel comprenderá que su destino le arrastra inexorablemente a enfrentarse con la mayor de las sombras: la que está creciendo en su interior”.

Así me recibió la contraportada de El Prisionero del Cielo cuando se publicó en 2011. Este fue el tercer libro de la serie El Cementerio de los Libros Olvidados, el cuarto y último aún está por llegar y os podréis imaginar las ganas que tengo de saborearlo y devorarlo entre mis manos y mis ojos. La Sombra del Viento, El Juego del Angel y El Prisionero del cielo, publicados en este orden en 2005, 2008 y 2011, relativamente, forman un ciclo de novelas unidas entre sí a través de personajes e hilos argumentales que tienden puentes narrativos y temáticos, aunque cada uno de ellos cuenta con una historia cerrada e independiente, que podrás entender perfectamente si leer solamente uno de ellos (por supuesto, debes leer los tres).

Mi ejemplar me lo regalaron mis abuelos, en Navidad, con su dedicatoria y firma, como siempre hacen.

la foto

Sin ninguna duda, el primero es el más especial, pero el tercero puedo decir que me pareció brillante. Volver con los mismos personajes ya fue para mí algo muy emotivo, poder reencontrame con sus vidas después de tanto tiempo y ayudarles a descubrir una historia mágica que estoy segura no deja a nadie indiferente.

Ruiz Zafón sabe escribir magia, sabe hacer de la palabra un absoluto y verdadero placer, no podéis dejar de leerle, por favor. Sólo espero que no tarde en volver.

libro_1354762327

Mil besos con la depresión post vacacional en la mirada y las ganas en los dedos.

Gracias por estar siempre.

Buenas noches, amigos.
Lorena.

PD. Lo prometido es deuda: Volverá…

Anuncios

Resaca de emociones y el libro de tu vida.

Los días de desconexión son necesarios. Eso siempre. Y en verano, los días de desconexión son imprescindibles. Para dedicarselos a uno mismo, a mimarse y relajarse. Pero cuando septiembre llega es como empezar un año nuevo, sin los restos de confeti ni el sabor de las uvas… Pero parece que todo empieza de nuevo. El verano se va alejando despacito, suave y sin prisa, y la rutina, vestida con una pícara sonrisa, llega con fuerza para abrazarse al otoño, que pronto empezará a bailar.

Las vacaciones han llegado a su fin, y mañana empieza mi septiembre, en mi Madrid, que me arropa y me vuelve loca, y  aún así, tan enamorada de la capital, no es por nada,  pero pienso que tener pueblo es una suerte. Al menos para mí. Cuando vives en una gran ciudad, es maravilloso tener un pueblo al que escaparte. Entonces, la palabra pueblo consigue ser sinónimo de pequeño paraíso, de destino perfecto para hacer una escapada, de rincón perdido para olvidarte del mundo. Y eso da felicidad. Mucha.

Hoy te quería contar que durante toda la semana pasada, mi pueblo ha estado arropado por sus fiestas. Festes patronals i de Moros i Cristians. La música ha ido sonríendo por las calles, los colores y la alegría iban saltando cogidos de la mano. Luces, trajes, brillos, retumbe de tambores y cornetas, marchas moras, marchas cristianas, ojeras y cansancio, jóvenes y mayores, sonrisas de niños y ancianos, y mucha, mucha ilusión. Si algo caracteriza las fiestas de mi pueblo son la ilusión y la intensidad con la que los componentes de las comparsas las disfrutan.

la foto-19
Y entonces se mezclan la emoción, la felicidad, y también las lágrimas. Desde muy niña he vivido las fiestas desde dentro, sintiéndolas como son, mías y de mi gente. Y ahora, que me toca verlas desde fuera, siguen despertando en mí las mismas emociones, las mismas alegrías. Veo la ilusión en la cara de muchos amigos y familiares, engalanados, orgullosos, espléndidos. Y sólo hace falta que la música empiece a sonar para que mi piel se erice y para que mis ojos se llenen de lágrimas que se derraman como gotas de cristal, tan propio de mi pueblo. Y claro, eso es algo tan difícil de explicar como de entender. Y es que la fiesta, sin ninguna duda, cada uno la lleva dentro.  Y cada uno la suya, está claro. Pero me gusta saber que esta es mi historia, que son mis orígenes, que es mi cultura, mi pasado, mi vida.

Y claro, pasados los días y con la  resaca de emociones retumbando fuerte en mi cabeza,  pienso una vez más lo importante que son los recuerdos que arrastramos en la vida, los que llevamos pegados a la piel e impregnados en el alma, esos recuerdos que son la historia de nuestros días y nuestros años, y sé que es verdaderamente importante guardarlos y conservarlos, cuidarlos y mimarlos. Al fin y al cabo, nuestros recuerdos sólo son las imágenes que conservamos de nosotros mismos.

Y entonces pienso en un libro que me regaló mi amiga Sara. Un libro distinto y especial. Un libro en blanco. Con preguntas sobre uno mismo. Un libro que hay que ir llenando con los momentos y las vivencias, con los recuerdos y las historias. Y guardarlo. Porque será el almacén de tus emociones escritas y porque si algún día, sea por lo que sea, te olvidas de lo que sentiste o de quién fuiste, quizás sus páginas te permitan reencontrarte. Quizás sea tu guía cuando menos lo creas y más lo necesites. Y quizás sea la guía de tus recuerdos que un día quieras regalarle a alguien especial. Yo, el libro de tu vida. “Es un libro único. Un libro que en realidad son muchos libros, tantos como personas. Un libro que nadie sabe cómo empieza ni cómo acaba, porque todavía no está del todo escrito. Un libro que te propone 100 preguntas a las que sólo tú puedes dar respuesta”.

la foto-15

Entretenido y divertido, un regalo perfecto, tanto para recibir cómo para entregar. Una forma distinta de almacenar las vivencias a las que quizás no les diste importancia. Un buen lugar dónde guardar recuerdos, sueños y combatir la resaca de emociones.

la foto-16

Buenas noches, amigos.
Lorena