Gracias por mimarME.

¡Por fin sábado! Seguramente ya os lo haya contado alguna vez, pero cuando llega el sábado no puedo evitar estar feliz, es mi día favorito de la semana y no sé exactamente por qué. Quizás es porque hubo una época en la que el sábado era distinto a toda la semana, además era el día en el que todavía me gustaba más salir por la noche que por el día, y tal vez con el tiempo, esa sensación se ha quedado en mí, aunque diste bastante con la realidad.

Hoy te quería contar una conversación que tuve hace sólo un par de días con unos amigos y me hizo reflexionar y reafirmar unas ideas que ya tenía…

Muchas veces hablo de la importancia que tiene que cada uno se dedique a lo que realmente le gusta hacer, las cosas salen mejor, las personas son más felices y dedican todo sus esfuerzos y sus sonrisas a que el resultado del trabajo vaya a ser un éxito absoluto. Es verdad que, hoy por hoy, muchos no podemos trabajar en aquello que más nos gustaría, sin embargo, me gustan la gente que aún así, realiza su trabajo con ilusión y esfuerzo para que resulte lo mejor posible. Esto mismo hablaba con mis amigos, el cómo nos desvivimos por nuestros trabajos, y la ilusión y empeño que ponemos para que todo esté perfecto y entre risas agradecimos no ser médicos (a los que admiramos y valoramos muchísimo), simplemente por el hecho de no sufrir la presión que debe ser que en un trabajo tan delicado no se obtenga  un buen resultado. Creo que trabajar con la salud y la vida de las personas debe ser el trabajo más sacrificado, emocionalmente hablando, y más gratificante del mundo. Y no, no hablaré de la impotencia que me producen todos los recortes que los médicos y la sanidad están sufriendo.

Me gustan las personas trabajadoras, que se esfuerzan, que trabajan con ganas e ilusión para que cada paso profesional tenga un final satisfactorio.

Hace sólo dos noches, el Hotel Me Madrid, situado en la emblemática Plaza de Santa Ana, organizó una maravillosa fiesta en su terraza para presentar la apertura de Me Ibiza y Me Mallorca. La fiesta fue un éxito y hoy te lo quería contar.

1795719_10152412022217431_1199156414487103782_n

Si no conocéis este hotel y estáis por Madrid, creo que después de ver las fotos vais a querer pasar por allí a tomar algo, mientras observáis la ciudad entera desde las alturas, sus tejados, sus casas y su magia,  y si, además, podéis ir al atardecer, os aseguro que os enamoraréis completamente del lugar.

10264399_10152412021382431_6018340430168394226_n

Sobre las ocho de la tarde, los medios de comunicación posaban alrededor de un photocall que esperaba ansioso la llegada de las caras más conocidas. ¡Nadie quiso perderse la fiesta! Entre los invitados pudimos ver a la maravillosa  actriz Antonia San Juan, Bibiana Fernández, Rosi de Palma, la cantante Natalia, Laura Sánchez, María Castro, el Dj Carlos Jean, Fonsi Nieto, el actor Óscar Jaenada, bloggers de moda como Mario Ximénez, los míticos Pepino Marino y Crawford (que no se pierden una!) y muchos amigos del mundo de la comunicación.

10302640_10152412023042431_8230193599775970691_n

Música en directo, Dj’s, bebida y un excelente servicio de catering cuyos camareros estuvieron atentos y sin perder la sonrisa en ningún momento. La gente estaba feliz y es que… ¿A quién no le gusta una fiesta? El ambiente era maravilloso y nosotros lo pasamos muy, muy bien.

10258165_10152412022882431_8181451940160720192_n

10250266_10152412022962431_5169434465277149454_n

10246802_10152412023267431_5536563922057484578_n

Acudí al evento con mi amiga Carmen Barrios (directora de la agencia Nboca Comunicación), su novio Jeremy y mi amiga Rebeca (sí, ex componente de los míticos Bom Bom Chip, y eso a algunos invitados de la fiesta les pareció lo más vintage y maravilloso del mundo).

10250162_10152411933887431_8708291485380319993_n

10312662_10152412022597431_6154531734672671870_n

10252159_10152412022432431_6320360747107654508_n

Allí nos encontramos con  Sergio Barreda (director de BFace Magazine) y la periodista Carmen Santiago y ya no nos separamos en toda la noche. Las risas estuvieron aseguradas.

1688770_10152412023137431_2621157434084071893_n

Me gustan las personas trabajadoras, que se esfuerzan, que trabajan con ilusión para que cada paso profesional tenga un final satisfactorio, por eso hoy quiero felicitar a mi amigo Tomás Palacios, que tuvo un poder de convocatoria excelente y quien puede y debe estar muy orgulloso del maravilloso evento que consiguió organizar. Gracias por todo, gracias al Hotel Me Madrid por una fiesta tan divertida y bonita. Gracias por mimarME, y mimarnos.

Feliz fin de semana, amigos!

Lorena.

Anuncios

Yo decido volver a mi infancia en una noche de terror…

Ultimamente me he dado cuenta que a la gente le gusta emocionarse. Me doy cuenta por lo que la gente me cuenta cuando me escribe, y me doy cuenta cuando observo a todos los que están a mi alrededor. Una de las formas por la cual el ser humano siempre se emociona es a través de sus recuerdos. Tanto de los buenos, como de los malos. Los recuerdos buenos nos emocionarán a través de la sonrisa y los malos a través del dolor. Emociones distintas, pero emociones, al fin y al cabo. Y sin ninguna duda, si hay recuerdos que a la mayoría consiguen emocionarnos, son los recuerdos de nuestra infancia.

Hoy me he despertado con muchas fotos en las redes sociales y muchos comentarios sobre la fiesta de Halloween. Esta fiesta, de origen anglosajón, llegó a Estados Unidos a través de los irlandeses que emigraron al continente americano, y en los últimos años, y cada vez más, se ha ido implantando en nuestro país.

capture8_6

Hoy te quería contar que la primera vez que me disfracé por Halloween fue cuando tenía unos nueve o diez años, no más. Mis amigos del colegio y yo, nos disfrazamos y fuimos a casa de nuestros familiares para que nos diesen caramelos. Creo que éramos los únicos niños del pueblo que lo hicimos. Ahora, cada vez hay más niños que se disfrazan de muñecos terroríficos. Más allá de los niños, muchos adultos decidimos celebrar Halloween. Entre decoración, comida, amigos y risas, las veladas junto a esta tradición son cada año más frecuentes. A mí, personalmente, no es algo que me haga especial ilusión, me parece algo divertido, sin más, una buena excusa para juntarme con mis amigos y divertirme. Pero si no lo celebro, no sufro. ¿Seguirá siendo así para las futuras generaciones? Seguramente no. Esta fiesta se va a ir implantando cada vez más y seguramente los niños de ahora la van a ir celebrando cada vez con más intensidad. Todo cambia, y las tradiciones, a veces, también.

He empezado a hablarte de los recuerdos de mi infancia, porque si algo me ha encantado desde muy niña, han sido las películas de terror. Inexplicablemente, siempre me ha encantado la sensación de miedo y la necesidad de cubrirme los ojos frente al televisor cuando llegaban escenas que no era capaz de ver. Hoy, al ver a tanta gente colgando fotos de calabazas, brujas y fantasmas me ha venido a la mente una película que adoraba de niña, que muchos de vosotros conoceréis.

1993ElRetornoDeLasBrujasavi_snapshot_001839_20120527_013736

El retorno de las brujas se estrenó en 1993, bajo la dirección de Kenny Ortega. Bette Midler, Kathy Najimi y Sarah Jessica Parker dan vida a las hermanas a las hermanas Sanderson, tres brujas que regresan del pasado en la noche de Halloween. La historia empieza en el año 1693, en Salem, cuando una niña es secuestrada por tres ancianas que pretenden robar la juventud de todos los niños del pueblo para ser cada vez más jóvenes y hermosas. Castigadas y ahorcadas por la muerte de la pequeña Emily, las brujas prometen volver algún día para seguir con su malévolo plan.

300 años después, Max (Omri Katz) se ve obligado a acompañar a su hermana pequeña (Thora Birch) en la noche de Halloween a recaudar caramelos y dulces. Max y su recién conocida amiga Allison, deciden visitar la antigua casa museo de la familia Sanderson. Allí, Max encenderá una vela y con esa llama las brujas regresarán del más allá.

Hocus-Pocus-2-Rise-of-the-elderwitch-el-retorno-de-las-brujas-abracadabra

Divertida y apta para los más pequeños de la casa. Y para todos esos adultos, que siguen sabiendo y presumiendo del niño que vive en ellos, seguro que les gustará. A los que la vimos en nuestra infancia, siempre resultará un guiño y una sonrisa a nuestra inocencia seguramente ya perdida.  Porque, en el fondo, a todos nos encanta emocionarnos, recordar y regresar a los momentos más dulces de la vida,  y porque yo decido volver a mi infancia en una noche de terror.

Feliz noche de Halloween, amigos.

Lorena.