David Bisbal: “¡Buenas noches, mi Madrid!”

Después de una semana de locura, de no parar, de muchísimo trabajo y las energías agotadas, por fin llega el domingo para darme el descanso que tanto necesitaba.

El jueves por la noche, David Bisbal, conquistaba Madrid con su gira Tu y Yo, con El Palacio de los Deportes completamente lleno y con la energía que le caracteriza. Yo estuve allí y hoy, te lo quería contar.

Como muchos de vosotros, la primera vez que vi a David fue en un programa de televisión en el que él participaba, yo tenía unos trece años y viví aquel fenómeno televisivo de forma muy intenta. Es verdad que, ahora, con el tiempo en la espalda,  recuerdo aquellos momentos, aquel primer disco o aquella primera gira con una sonrisa y miles de recuerdos bonitos. El tiempo pasa y un concierto no se vive igual cuando tienes 14 años que cuando tienes 27, para mí, ya es casi imposible imaginar las muchas horas de cola que antes hacía para poder estar en la primera fila, pero lo que sí es cierto, que cuando un artista te gusta, la magia y la ilusión de un directo, se viven de la misma forma, aunque llegues al recinto del concierto sólo una hora antes de que empiece el espectáculo.

bisbal-escenario

Tras su gira acústica, de la que acabé locamente enamorada, me costaba asimilar volver a ver al David de siempre, al de las patadas y las volteretas… Efectivamente, incluso en este nuevo formato, al que siempre habíamos estado acostumbrados, aunque lleno de energía, encontramos a un Bisbal más tranquilo sobre el escenario, pero con la misma fuerza de siempre. De los discos del cantante, uno de mis favoritos es Sin Mirar Atrás, el trabajo anterior a su gira acústica.  Tu y Yo no se queda corto. David Bisbal cuenta con un equipo de trabajo que cuida al detalle cada uno de sus pasos y eso se nota. El directo, por supuesto, fue increíble.

Le acompañan unos músicos impecables, y sentí mucha emoción al ver a Ludovico, el guitarrista que le acompaña, sentí emoción por la gran admiración que mi novio siente hacia este hombre, con el que ha tenido oportunidad de dar clases. Y sabía que si hubiese estado allí conmigo, lo habría disfrutado tanto como yo. Ludovico es un grande, y de eso no hay ninguna duda.

david-bisbal-gira-tu-y-yo-mexico-zacatecas-fotos

Lydia es periodista, valenciana afincada en Madrid como yo, y hace años, por una casualidad de la vida, nos conocimos de forma “indirecta” gracias a Bisbal. Fui al concierto con ella y con Andrea, otra amiga, y la magia de la música, de los recuerdos y de la felicidad, se apoderaron de nosotras desde el primer momento.

Las luces, el sonido, todos y cada uno de los detalles audiovisuales hicieron que la puesta en escena fuese realmente impresionante. Recuerdo que una vez, hace años, leí algo que decía, más o menos, que David Bisbal no había cumplido su sueño, porque su sueño habría sido vivir, simplemente, encima de un escenario, tener un disco, y dedicarse a la música. David Bisbal no ha cumplido su sueño, porque ha conseguido algo con lo que estoy segura jamás se hubiese atrevido a soñar. Es indiscutible que es uno de los artistas españoles con más alcance internacional, es una auténtica estrella que ya convierte en oro todo aquello que se atreve a tocar. Le miraba en el escenario y pensaba que él ya estaba acostumbrado a esto, a llenar estadios y cantar para miles de personas en todo el mundo, pero a mí me es inevitable acordarme de sus inicios, de su inocencia, de su sorpresa ante todo, y me fue inevitable pensar en las veces que él echará la vista atrás y se verá en su Almería, en su orquesta Expresiones, y creo, a ciencia cierta, que se sigue emocionando y sorprendiendo por todo lo que está pasando, unos cuantos años después.

Las canciones de su nuevo disco con fragmentos del mediometraje Tu y Yo que protagonizó junto a la actriz María Valverde, fueron sin duda, los protagonistas de la noche. No faltaron, por supuesto, sus canciones más sonadas como Ave María, Al.Andalus, Lloraré las penas o Quién me iba a decir, que hicieron poner en pie y bailar a todo el Palacio de los Deportes. Uno de los momentos más emotivos fue el turno de Dígale, cantada por el público. Todavía se me ponen los pelos de punta.

10533555_10152555548491738_7746203553191714094_n

La noche, además, tuvo sorpresas, como el momento en el que David compartió escenario con India Martínez, la portuguesa Cuca, o Pablo López al piano. El momento con Pablo fue uno de los más emotivos de la noche, además de por ellos dos, por la canción que interpretaron. El Ruido es, para mí, la canción más bonita que tiene Bisbal en toda su discografía. Compuesta por mi querida Vega, esa canción es simplemente una obra de arte.

10389557_10152555548746738_1384915392160145024_n

10384013_10152555549286738_6768750601127279957_n

bisbal-pablo-lopez

Vega no podía dejar de formar parte de este nuevo trabajo, y en Tu y Yo, ha dejado su huella componiendo No Amanece y Culpable, las que son, para mí, las canciones más bonitas de este disco. Culpable es la balada por excelencia y por lo que he podido ir leyendo por las RRSS, la favorita por los seguidores del cantante. Culpable es una canción, que simplemente es magia. Gracias Vega, gracias siempre, por hacer de las emociones más puras, las canciones más bellas…

Como todo en este blog, porque es mi blog, y aquí, inevitablemente, expongo mis puntos de vista sobre las cosas, este post está vacío de objetividad, porque no sé ser objetiva en este tema, porque salí completamente emocionada de ese concierto, con las emociones a flor de piel, y porque el viernes, cuando me desperté, seguía con la misma energía. Pero, amigos míos, esa es, sin ninguna duda, la magia de la música.

Me encantan los conciertos, y creo que cualquier amante de la música disfruta de un directo. Es cierto que los conciertos de David son para mí más especiales, porque son emociones, porque son recuerdos y porque son las canciones que forman parte de la banda sonora de mi vida.

10478114_10152555548986738_104775857214233842_n

10462607_10152555549561738_807814726699632856_n

Su música podrá gustarte más o podrá gustarte menos, pero creo que la mayoría podremos coincidir en que David Bisbal es un tío muy majo. Cuando te dedicas a esto, acabas conociendo o tratando a muchos artistas y con el corazón en la mano, y sólo aquí desde la objetividad,  creo que pocos son los que absolutamente siempre están dispuestos a regalar una sonrisa. David Bisbal es así. No he visto a nadie más agradecido y atento con los medios de comunicación, así como con sus seguidores o todas las personas que se le acercan para mostrarle su cariño o simpatía, y creo que eso, amigos míos, es digno de admirar. Muchos pensaréis que eso forma parte de su trabajo, y soy de las que piensa que en parte sí y en parte no. Un artista se debe a su público, está claro, pero un artista, ante todo, es persona y las personas a veces tenemos días malos en los que no nos apetece ser simpáticos o no nos apetece sonreír, pero parece que muchas veces nos olvidamos de esto.

10404195_10152555549751738_510418051426577714_n

10455092_10152555549696738_7279385574092750124_n

Disfruté del concierto con la misma ilusión que lo hacía cuando tenía quince años, porque una vez estás ahí, te das cuenta que el tiempo, frente a la música, no ha pasado.

He tenido la oportunidad de poder compartir momentos muchas veces con él, pero sin duda, uno de los más bonitos de los últimos años fue hace sólo unos meses, cuando acudí con La Caja de Música a la premiere del mediometraje Tu y Yo que se celebró en los cines Callao de Madrid.

La música tiene esa magia infinita que es crear un lenguaje universal y hacer que las sonrisas y las lágrimas sean entendidas por millones de personas. Porque la vida, no tendría sentido sin la música.

Enhorabuena a David Bisbal y a todo su equipo por la maravillosa noche que nos regalaron en Madrid, enhorabuena por los éxitos más que merecidos, por ser una persona que nunca se cansa de trabajar…

Sin ningunda duda… ¡Viva la música!

10408769_10152555549436738_1121742267640802307_n

Feliz domingo, amigos.

Lorena.

Anuncios

Barco a Venus…

Me gustan los domingos en los que no se tiene prisa… Mi intención era dormir hoy hasta que mi cuerpo aguantase, tenía la esperanza de pasarme toda la mañana entre las sábanas y abrir los ojos tras haber dormido muchas horas. En contra de mis expectativas, a las diez de la mañana mis ojos se han abierto como platos y entre eso y que mi perro me estaba diciendo que ya era la hora de salir, adiós a mis planes de dormir hasta las tantas… En fin, será la edad, que ya no perdona.

Hoy te quería contar una cosa que me pasa siempre… Es verdad, que cuando vivía en el pueblo era muy difícil ver a un vagabundo o a un “yonkie” en la calle, y en el momento que te trasladas a una ciudad grande, lamentablemente eso se ve a diario. Y el lamentablemente no es por mí, sino por ellos, por sus vidas y sus familias… A mí lo único que me produce es dolor en el corazón y siempre me preguntó que historia esconderán sus vidas, qué les habrá llevado hasta ese punto y ese extremo… Cuando veo a personas totalmente consumidas por las drogas, el alcohol o la mala vida, siempre me digo lo mismo “En algún momento de su vida fueron niños, fueron inocentes y fueron felices”, y siempre que voy con alguien, intento explicarle esa sensación y esos sentimientos. Aunque alguno de ellos haya tenido una vida tormentosa incluso desde la infancia, seguro que en algún momento, aunque sea efímero, han sido felices. Me doy cuenta la importancia que tiene andar siempre por un camino correcto, y no me olvido que incluso en los caminos correctos hay miles errores que debemos cometer, porque así debe ser la vida, y así somos los seres humanos. Nos equivocamos, rectificamos, nos volvemos a equivocar… El problema viene cuando los límites se sobrepasan y los caminos correctos o no correctos se convierten en una pesadilla, y a mí el tema de la drogodependencia siempre me ha causado terror.

El viernes viví una noche llena de emociones, de sentimientos, de lágrimas y risas en el musical de Hoy No Me Puedo Levantar.

slide32

Aún recuerdo el día en el que mi amiga Andrea me dijo que se iba a presentar al casting para el papel de María, la protagonista. Fui de las primeras y pocas personas en saberlo, y aquellos días pasamos juntas muchos, muchos nervios. En las pruebas, en la espera de la respuesta, en la emoción, en la duda, en la felicidad que sentíamos… Lo viví tan intensamente que una noche hasta lo soñé. En aquel sueño aparecía el cartel  y entre los personajes yo veía a Andrea, algo me decía que ese papel iba a ser suyo, se lo merecía. Poco después, los sueños fueron una realidad y Andrea no sólo protagonizaba la entrada de uno de los teatros más importantes de Madrid, sino que su cara aparecía en grande en autobuses, paradas de metro y medios de comunicación, era María, protagonista del musical con las canciones de Mecano. Recuerdo entre risas las tardes en su casa, cuando ya había empezado los ensayos, con el calor del verano y la felicidad en la mirada, cantándome estrofas o enseñándome bailes… Estaba feliz, muy, muy feliz. Este viernes se despedía de María, de su papel en el musical, de todos estos meses, de sus compañeros, de sus emociones, de su escenario, de su público… Era su última función y creo que todos los que la queremos y estábamos allí lo vivimos de una forma muy intensa.

Foto3_lq

Cuando la vi cantar, cuando la vi actuar, confirmé que ese papel era suyo. Era una María fantástica. Su dulce voz, su magia sobre el escenario, su sonrisa… Ese papel llevaba su nombre. Sé que vivió una noche muy emotiva, ahora lo sé porque lo he hablado con ella, pero incluso allí, desde lejos, entre el público sabía cuando ella estaba llorando de emoción, de verdad, más allá de las exigencias del guión. Me acompañaba Sergio y él ha trabajado mucho tiempo con Andrea y la quiere tanto como yo, y fue maravilloso poder compartir juntos la emoción que sentíamos al verla sobre el escenario. No sé si me emocionó más con su “Lía” o con “Hijo de la luna”… Estuvo brillante y creo que podría escribir muchas palabras y seguiría diciendo que no tengo las suficientes para describirlo.

Andrea

“La última función fue demasiado emocionante. Ver a todos mis compañeros pendientes de mí, cambiando textos y bailes para demostrarme su amor, me llenó de amor y tristeza a la vez. Me dio mucha pena pensar que nunca volveré a eso, a ese escenario, con esa gente que me quiere, con esas canciones y esos bailes…” Andrea Guasch.

la foto-99

Entre los protagonistas, dos amigos más forman el elenco del musical. Pude disfrutar de Angy, en su papel de Patricia, que aunque ya sabía que era una artistaza de los pies a la cabeza, verla sobre ese escenario, me emocionó mucho. Angy es una de esas personas guerreras y sensibles a la par, con una sonrisa siempre dispuesta, divertida y con una voz que a nadie puede dejar indiferente. Yo me sigo preguntando dónde le caben ese vozarrón y ese corazón tan grandes que tiene… Divertida y maravillosa. “Hawaii Bombay” nunca me parecerá tan genial después de haberla escuchado en su voz. Ella es grande, muy, muy grande y desde aquí quería recordárselo, para que no lo olvide nunca.

ANGY150

la foto-101

Xavi Navarro… Sé que no podría haber un Mario mejor que él… La química que los dos protagonistas nos regalaron fue tanta que yo tuve la piel de gallina de forma constante. Xavi es bueno, dulce y carismático. Nunca le había visto actuar, ni cantar, y me sorprendió muy gratamente. Estuvo perfecto y su voz y su sonrisa hicieron que todo fuese muy, muy bonito. Y claro, Xavi con su versión de “Me cuesta tanto olvidarte” fue el culpable de hacer estallar al público entre llantos y silencios que gritaban. Exquisito, perfecto, gigante.

Xavi-Navarro

la foto-98

Y fue en ese momento, en ese en el que nos contaba que entre el cielo y el suelo hay algo con tendencia a quedarse calvo cuando yo me ahogué en lágrimas y me acordé  de todas esas personas que muchas veces veo por la calle y me pregunto por qué han hecho eso con sus vidas y qué les ha llevado a destruirlas así, pensé en que ojalá todos los adolescentes de este país que empiezan a tener curiosidad por las drogas vean este musical, porque sin duda, el papel de Colate interpretado por Adrián Lastra me pareció brutal. Un joven lleno de sueños, de inocencia y felicidad, que deja su pueblo, su vida y su estabilidad por buscar aquello que realmente le hará feliz… Ser músico y poder triunfar. Entre triunfo y movida madrileña, el tonteo con las drogas acaba siendo un juego peligroso y serio y ver el deterioro de una persona, interpretado, repito, de una forma magistral, fue una de las cosas más emotivas e impactantes de toda la función. Porque a mí el tema de la drogodependencia siempre me ha causado terror.

la foto-100

HNMPL-New200

El musical estará hasta junio en el Arteria Coliseum, en la Gran Vía de Madrid. Creo que es el mejor musical que he visto jamás. Podéis encontrar toda la información aquí.

Un musical para bailar, reír, llorar, cantar y saber más que nunca que no has ido a Venus en un barco….

slide4-Paris

“Este musical ha sido muy importante para mí. Ha significado, sobre todo, mucho crecimiento como persona y como actriz”. Andrea Guasch.

la foto-97

la foto-102

Feliz domingo, amigos!

Lorena.