Victor Elías: “Siempre arriesgo todo”

Tras unos días muy grises, por fin sale de nuevo el sol… El invierno acabó como primavera y la primavera ha llegado en forma de invierno. El frío vuelve a las calles de Madrid y hoy os traigo un nuevo post en forma de entrevista.

Os hablaba hace muy poco de Cosas de Tríos, la obra de teatro que está ahora mismo en la Sala Nada de Madrid, y no he querido perderme lo que piensa sobre ella y qué proyectos tiene uno de sus protagonistas. Hoy, te lo quería contar.

Victor Elías nace el 3 de marzo de 1991 en Madrid. Con sólo cuatro años empieza a trabajar en varias obras de teatro como La vida breve, El cerco de Numancia o Mariana Pineda, pero no es hasta el año 1999 cuando aparece por primera vez en televisión en Ellas son así. Sin ninguna duda, interpretar el papel de Guille, uno de los personajes de la conocida serie de Telecinco Los Serrano, marca un antes y un después en su vida y en su carrera profesional.

1298218457020_f

victor_elias_guille_los_serrano

1393465052_879480_1393546154_sumario_grande

c4bb2aa2e6972601a961e75fd649782a

Victor no ha dejado de trabajar, su escuela en la interpretación ha sido su trabajo y los papeles que ha desarrollado en su vida, pero más allá del teatro y la televisión hay algo que sin duda, hoy por hoy, protagoniza su vida: la música. Le conozco desde hace tiempo y creo que cada persona que ha coincidido con él estará de acuerdo en que su simpatía y su sonrisa siempre dispuesta le hacen especial. Victor lleva toda su vida trabajando en lo que más le gusta y sabéis que para mí, eso sólo puede dar felicidad. Los que no le conocéis, espero que os acerquéis un poco más a él a través de esta entrevista.

Nos encontramos en una terraza del centro de Madrid, y entre café y risas pasamos un rato lleno de anécdotas que Victor quiso compartir con nosotros y que tú no te puedes perder.

_MG_5029

_MG_5033_2

LO QUE TE QUERÍA CONTAR: Buenos días Victor, bienvenido a Lo que te quería contar. Un placer tenerte aquí.

Víctor Elías: El placer es mío, muchas gracias a ti.

LQTQC: Vamos a empezar por el principio de todo. Con sólo cuatro años empiezas a trabajar en el mundo de la interpretación… ¿Qué recuerdas de todo aquello?

V.E: Recuerdo que me lo pasaba muy bien, para mi era como un juego. La primera vez que hice teatro era en vacaciones de verano, fue como “mi campamento de verano”.

LQTQC: ¿A esa edad un niño puede tener claro lo que quiere hacer, o podemos decir que se te impuso y resultó ser algo que te gustaba?

V.E: Es verdad que me llegó porque mi madre es actriz y fue algo que viví siempre de cerca. No llegó un día en el que dije “quiero ser actor”, pero evidentemente me gustaba y mis padres siempre han intentado que lo hiciese de una forma muy paulatina, respetando el colegio y mis estudios… Para mí era un juego y  me encantaba.

LQTQC: Sin ninguna duda, un momento crucial en tu vida personal y profesional fue ser uno de los protagonistas de Los Serrano. ¿Qué cambió a partir de ahí?

V.E: Pues no sé, muchas cosas… el salto a la fama, estar cinco años seguidos en un trabajo… Yo siempre digo que esa fue mi carrera, los cinco años de mi universidad, te cambia la percepción de las cosas y sobre todo aprendí mucho.

19696610.jpg-r_640_600-b_1_D6D6D6-f_jpg-q_x-xxyxx

vcj4muhgyyns3kmh8c4acbcf87cf14d_los-serrano

LQTQC: En ningún momento has estudiado interpretación… Podemos decir que la práctica ha sido tu escuela.

V.E: Sin ninguna duda. En el trabajo es donde yo me he formado y he aprendido esta profesión.

LQTQC: Cine, teatro, televisión… Y más allá de la interpretación, tu vida está volcada a la música. ¿Cómo es tu vida como músico y qué proyectos tienes ahora mismo?

V.E: Si… Mi vida como músico es normal, toco el piano y ahora mismo estoy viviendo más de la música que de la interpretación. Soy un músico mercenario, es decir, me voy con quien me llame. No tengo ningun proyecto en concreto, podemos decir que tengo muchos.

acc33692e290738766a66a8312f1ea3a

f9f7a14d8cccdb460b5c773bb68522e9

LQTQC: Si tuvieses que elegir… ¿Música o interpretación?

V.E: Siempre digo que no soy capaz de elegir, porque para mí las dos representan lo mismo: subir a un escenario y transmitir unos sentimientos. Es verdad que quizás la música tiene un punto en el que tienes más libertad, te permite jugar un poco más que el teatro y esa libertad me gusta, pero, sinceramente, no podría elegir.

LQTQC: ¿Qué es lo único que no arriesgarías jamás por tu profesión, bien sea la de músico o la de actor?

V.E: No sé… Creo que arriesgaría todo, siempre arriesgo todo.

LQTQC: Ahora mismo te podemos ver en el teatro con Cosas de tríos. ¿Contento con los resultados? ¿Qué nos puedes avanzar de la segunda parte?

V.E: La verdad que estoy muy contento… Tanto con mis compañeros como con el público. El público está respondiendo muy bien y a todo el mundo se le hace muy corto… Así que estoy muy feliz. Y de la segunda parte no puedo avanzarte mucho (risas) porque me acaba de llegar el guión. Puedo decirte que mi personaje en vez de estar con el personaje que interpreta Luisber, va a estar al lado del personaje de Alex.

LQTQC: ¿Por qué la gente tiene que ir a ver la obra?

V.E: Porque se lo van a pasar muy bien y se van a reír mucho… Creo que es una obra con un lenguaje muy televisivo y hace que el espectador esté muy a gusto. Es una obra cortita y muy divertida.

LQTQC: Vais a estar ahora de gira. Acabáis de estar hace una semana en Murcia… ¿Podemos anunciar ya más ciudades o todavía no está cerrado?

V.E: Nos han comentado un par de cosas… se baraja Gandia, Vigo… Estaremos en varias ciudades, pero la gira todavía no está cerrada.

1

LQTQC: Eres una persona muy conocida en nuestro país, e incluso han habido momentos de tu vida en los que eras un personaje público muy reclamado por los medios de comunicación, como fue la época en la que rodabas la serie de la que hemos hablado antes… ¿Cómo afecta esto a nivel personal? ¿La fama asusta?

V.E: Hay momentos para todo. Hay momentos en los que la fama gusta mucho y se agradece, pero también hay momentos duros, como por ejemplo cuando sólo tenía 14 o 15 años y no podía ir con mis amigos a cualquier sitio, o no podía hacer algo tan simple como subir en metro… Pero todo lo que te aporta bueno supera siempre a todo lo malo, sin duda. El problema que tenemos en este país, para mí, es que la fama tiene un sentido como que “todo el mundo es famoso”. Me duele que la gente me diga “eres famoso”, porque no soy famoso, soy actor. Creo que es la única putada de este país y la presión mediática, porque esto no sucede en otros países.

LQTQC: ¿Cómo imaginas tu vida dentro de diez años?

V.E: Pues la verdad que siempre digo que quiero tener una casa en Miami, así que supongo y espero que dentro de diez años la tendré… Me gustaría vivir en Estados Unidos y espero seguir tanto en la música como en la interpretación.

untitled

abre_ampliacion

Sin_titulo1

LQTQC: Cuando acabe Cosas de Tríos, ¿hay ya algún proyecto pendiente?

V.E: Hay varios proyectos, pero todavía nada cerrado. Así que de momento aún no puedo decir nada.

LQTQC: Para ir terminando, ¿Eres feliz, Victor?

V.E: Mucho, soy muy, muy feliz.

LQTQC: Muchísimas gracias por haber estado en Lo Que Te Quería Contar, por haber compartido con nosotros tus sueños, tu trabajo y tu tiempo. 

V.E: Mil gracias a ti.

_MG_5028_2

 

Fotografía de la entrevista: Miriam Agudo de Blas

Feliz miércoles, amigos!!!

Lorena.

 

Anuncios

Hoy me cruje el alma…

Hoy el día comenzaba triste, el 11 de marzo será un día triste para siempre en la memoria de nuestro país. Como bien os contaba esta mañana en mi página de Facebook, hoy iba en el metro y observaba a las personas. Observar a las personas en silencio es curioso, en el metro todo el mundo viaja solo y de vez en cuando observo y me pregunto, me imagino cómo serán sus vidas, me pregunto si serán felices o no. Es asombroso poder ver en la cara de un extraño su estado de ánimo, o quizás sólo el estado que aparenta tener, porque al final resulta que las apariencias son eso, apariencias.

Por las mañanas la gente va en silencio, cabizbaja, tienen sueño y sabes que la mayoría han madrugado por obligación, van a trabajar, van a clase, o quizás al médico… Casi todos van pegados al móvil, algunos sujetan libros y los leen, otros duermen. Algunos sonríen, otros visten mala cara desde bien temprano. Hoy observaba a la gente en el metro, mientras leía lo que la gente escribía en Twitter… Todos amanecíamos haciendo mención al 11 de marzo, a aquel 11M del que ya han pasado diez años. He levantado la cabeza y he vuelto a observar,  por un segundo he querido imaginar aquella mañana, a aquellas personas que madrugaban para ir a estudiar o para ir a trabajar, me he observado dentro de ese metro y he sabido que yo podría haber estado allí, como podrías haber estado tu, como podríamos haber estado todos. Y es que al final, de un modo u otro, todos estuvimos.

Hace diez años, en Madrid se vivió el mayor atentado terrorista de la historia de España. 192 muertos, 1.858 heridos… 2.050 familias destrozadas, amigos sin consuelo… Un país entero con el corazón roto, y el alma gritando de rabia. Hace diez años la violencia estuvo por encima de los ciudadanos, de las personas, de los que allí estaban y los que no… La irracionalidad se cargó de fuerza y el dolor penetró en nuestras vidas. Diez años después todos seguimos levantando la voz, haciendo ruido sobre esa impotencia que aún sentimos, diez años después seguimos deseando que aquello no fuese real, queriendo que no hubiesen motivos para estar recordando, para que haya imágenes, canciones o frases de ánimo sobre una tragedia que nos dejó rotos, sin aliento y sin palabras.

MADRID/ATENTADOS

He observado a la gente y por un segundo he querido imaginar aquella mañana, pero no he sido capaz de imaginar el dolor de las víctimas, de sus padres, de sus hermanos, de sus hijos, de sus abuelos, de sus parejas, de sus primos, de sus tíos, de sus vecinos, de sus compañeros, de sus profesores, de sus amigos… Y he querido gritar de rabia. ¿Qué derecho creen tener aquellos que arrancan vidas?

11M

La mañana ha pasado con calma, Madrid está llena de sol y las calles, aún con frío, invitan a la primavera, la gente sonríe, a pesar de los recuerdos y la rabia, parecía un día bueno…

Cuando he salido de trabajar he visto varias notificaciones en Twitter y no daba crédito a lo que leía. Parece que el 11 de marzo está condenado al dolor y las malas noticias.

Que la televisión apueste por la música siempre me va a parecer bien. Me gustan los programas dónde se valora la ilusión y el talento de las personas. La Voz ha sido uno de los programas de televisión de mayor éxito y audiencia de los últimos años, y su versión para niños era más que deseada. Desde que empezó La Voz Kids hace sólo unas semanas, he estado cada jueves pegada a la pantalla y mi Twitter es testigo de cómo me he emocionado en cada una de las galas… Los niños tienen esa inocencia que a los adultos nos falta, y algunos niños tienen ese arte que algunos adultos no tendremos nunca. En ese programa se ha visto un derroche de talento increíble, unas voces maravillosas y sobre todo se ha visto mucha ilusión, sonrisas sinceras y esfuerzos por demostrar que los sueños se pueden hacer realidad. Iraila nos enamoró con su incontrolable emoción cuando se puso a llorar al descubrir que los tres coaches (Rosario, Malú y David Bisbal) se habían dado la vuelta al escuchar su voz, deseando tenerla en su equipo y poder trabajar con ella. Iraila demostraba ternura y desparpajo, y emocionada y fuerte, llena de vida, nos deleitó con una voz enorme en un cuerpo pequeñito interpretando a la perfección el Diamonds de Rihanna.

Iraila-queda-blanco-rompe-llorar-voz-kids

Iraila todavía no ha aparecido en las batallas de La Voz Kids, grabadas ya desde hace tiempo, y lamentablemente no podrá ver su actuación. El cáncer, con el que llevaba luchando desde hacía cuatro años, le ha vencido la batalla. Una batalla injusta, una batalla que no debería atreverse a luchar contra las personas y mucho menos contra los niños.

No se por qué, llevo todo el día pensando en Iraila, pensando lo injusta que es la vida, lo rápido que un día todo cambia, todo desaparece y todo acaba. He leído en varios artículos que sus padres han pedido que cualquier persona que quiera aportar flores o similar, lo hagan en forma de donativo a Aspanion, la Asociación de Padres de Niños con Cáncer de la Comunidad Valenciana. Se me ha encogido el pecho al leer su comunicado y que desde su inconsolable dolor pidan que la gente ayude cuando quienes deben ayudar, amigos míos, son los que nos representan y gobiernan, pero por segundos se me había olvidado que son los mismos que nos han recortado la sanidad.

iraila_MDSIMA20140311_0088_35

Llevo todo el día pensando en Iraila y en niños enfermos de cáncer o cualquier otra enfermedad. LLevo todo el día pensando lo jodida e insoportable que se pone a veces la vida y la impotencia que me da. Llevo todo el día pensando el dolor de unas familias que no conozco y en un dolor que no soy capaz de imaginar. Iraila es la imagen de muchos niños que pierden esta injusta batalla, de muchos más que luchan contra una enfermedad que ha llegado sin preguntar, muchos niños que sólo saben luchar con su arma más poderosa: la sonrisa.

iraila_la_voz

Iraila, donde estés, canta bien fuerte, por todos los que hoy te echan de menos sin conocerte, y sobre todo canta por quienes te han querido y te han acompañado siempre…

actuacion-Iraila-Diamonds_MDSVID20140206_0041_17

Hoy me cruje el alma, amigos míos. Buenas noches,

Lorena.

Agárrate que viene Curvos.

Juan Luis Aceytuno y Manuel Notario son dos jóvenes madrileños cargados de sueños, talento e ilusión y ya sabéis que a mí me gusta apostar por la gente que hace las cosas de este modo, me gusta apostar por los valientes que se atreven a hacer realidad sus sueños, sobre todo en una época en la que nos están recortando incluso la vida.
Amigos desde hace muchos años, han decidido embarcarse en un proyecto audiovisual que estoy segura será el inicio de un largo camino. Sin duda, tienen todos los ingredientes necesarios para que el trabajo sea recompensado. Ilusión, esfuerzo y ganas, muchas ganas.
Conocí a Juan Luis hace unos años por una de esas casualidades que a veces plantean las redes sociales. Cuando hace unas semanas supe de la existencia de este proyecto, no dudé que tenía que ponerme en contacto con ellos, que me contasen todo sobre este corto y hoy te lo quería contar.
Curvos es un cortometraje que no alcanza ni los cuatro minutos, pero estoy segura que os va a encantar. En tres minutos y poco eres capaz de recibir plenamente el mensaje que intentan transmitir, y lo que es más importante, pasados esos tres minutos y medio te quedarás otros cuantos preguntándote cómo estamos haciendo las cosas y por qué las estamos haciendo así.
Nochebuena de 1979, un mundo al revés. Dos padres (Alonso Posadas y Raúl Sáez), de ideología muy conservadora, están cenando con su hijo (Victor Palmero) mientras critican a todos esos jóvenes que tienen la poca vergüenza de decir que son heterosexuales. ¿Qué pasará cuándo su hijo les diga que se ha enamorado de una mujer?
FOTOGRAMA
Curvos es uno de los trabajos presentados al Festival de Cortos en Internet Notodofilmfest.com. Guión y dirección originales, impecables y la interpretación de los actores inmejorable. Cuando vi el resultado era mucho mejor de lo que había imaginado.
Este cortometraje es una muestra de lo estúpidos que resultamos a veces los seres humanos, la libertad que nos tomamos a la hora de criticar y juzgar a los demás por ser diferentes a nosotros, lo poco que nos preocupamos sólo por ser felices nosotros mismos y la absurda necesidad que tenemos de meternos en las vidas de los demás.
Podéis ver CURVOS pinchando directamente aquí. Podéis seguirles también en Facebook (Facebook.com/somoscurvos) y  Twitter (@curvos).
10006969_501405913303499_503140829_n
Nos reunimos en una terraza en el corazón del centro de Madrid y creo que no te puedes perder la entrevista que me concedieron los directores de este maravilloso cortometraje.
Ahora sí, Agárrate que viene Curvos…
Lo que te quería contar. Juan Luis y Manuel, bienvenidos a Lo Que te Quería Contar. Muchas gracias por estar aquí
Juan Luis, Manuel: Gracias a ti.
LQTQC. Vamos a empezar por el principio de todo. ¿Dónde y cuándo nace CURVOS?
Juan Luis: Curvos nace de una necesidad por parte de ambos de hacer cosas juntos, sobretodo trabajos audiovisuales, porque ambos estamos enamorados de esto y un día dijimos vamos a hacer algo. Le comenté la idea que tenía a Manuel. Juntos la empezamos a desarrollar. Era una idea que trataba de demostrar lo hipócritas que somos a veces los seres humanos, nos guíamos mucho por lo que dice el de al lado, por todo lo que nos han enseñado desde que somos pequeños, y es un poco burla. Lo empezamos a trabajar, primero era una versión de unos diez minutos. Finalmente la idea se nos queda en tres minutos y algo que es la duración ideal para poder participar en el festival.
LQTQC. ¿La idea se crea para participar en el festival, o CURVOS nace antes?
Manuel: La idea en general ya estaba. Si es verdad que el festival nos hizo ponernos las pilas para llevarla adelante.
Juan Luis: Lo importante es que teníamos una idea, y finalmente al quitarle todo ese tiempo que nos sobraba se quedó perfecta para poder participar en el festival. Primero fue el guión y luego el festival, sin duda. De hecho, creo que escribir algo para un festival ya te pone unos parámetros que ya te anulan un poco. Creo que lo mejor es escribir y ver qué ha salido o para qué te ha salido.
_MG_4856
LQTQC. Habéis hablado ya de las ganas que teníais ambos por trabajar juntos. ¿A la hora de elegir el tema y desarrollar la idea os ha sido fácil o quizás la confianza os ha hecho tener más diferencias?
Manuel: Ha sido muy fácil, porque somos amigos desde hace mucho tiempo y teníamos clara la forma de trabajar. Es el segundo proyecto que hacemos, el primero sigue en postproducción y siempre hemos tenido muy clara la forma de trabajar juntos.
Juan Luis: A mí me gusta mucho su forma de trabajar. Yo soy una persona que me agobio más facilmente y él pone mucha cabeza en esto. A raíz del primer proyecto nos dimos cuenta de qué no teníamos que hacer, qué no teníamos que repetir y esto es un proceso de aprendizaje. Y en este cortometraje la coordinación que hemos tenido entre nosotros ha sido perfecta.
LQTQC. Raúl Sáez, Alonso Posadas y Victor Palmero son los protagonistas de este cortometraje. ¿Cómo fue el proceso de selección de los actores?
Juan Luis: Gracioso. A Alonso Posadas ya lo conocíamos de antes porque estuvo en el anterior corto que hicimos y la verdad es que es encantador, muy sensible, es muy profesional. Viene con el texto aprendido y además él hace su propio esquema del personaje, aunque le demos el nuestro, él se trae cosas diferentes, un análisis psicológico del personaje increíble. A Victor Palmero le visualicé en el momento que escribí el guión, le conocíamos por la serie “Con el culo al aire” (Antena 3), pero personalmente no le conocíamos, así que contactamos con él, le enviamos el guión y le gustó. Es encantador.
Manuel: Hemos tenido mucha suerte, hemos encontrado a los actores que queríamos, a ellos les ha gustado el proyecto y ha sido todo muy fácil. A Raúl le conocimos a través de una actriz que estuvo con nosotros en el anterior trabajo que hicimos y teníamos muy buenas referencias, además encajaba perfectamente en el papel.
Juan Luis: Además, el papel de Raúl creo que es el más difícil. Él es el padre conservador, el padre franquista…Era difícil elegir al actor que encarnase este personaje, pero Raúl lo ha hecho perfectamente. Ahora creo que no se nos ocurriría nadie que lo hubiese hecho mejor que él.
_MG_4824
LQTQC. Curvos trata un tema tan debatido por algunos sectores como es la homosexualidad, pero en un mundo al revés. ¿Cuál es el mensaje que se intenta transmitir al público?
Juan Luis: El mensaje principal es ridiculizarnos. Reírnos de nosotros mismos, preguntarnos por qué somos así. Preguntarnos por qué todo es así. Todo surge de una serie de preguntas que un día me hice, ¿por qué las cosas son así y no son de otra manera? Y al final te das cuenta que si somos tal como somos ahora es porque la historia se ha dado así. Lo que plantea el corto es ¿qué hubiese pasado si las cosas hubiesen sido diferentes? Y lo que hubiese pasado sería lo mismo que pasa ahora, pero al contrario. Seríamos igual. En un mundo homosexual, el conservador sería conservador y defendería la homosexualidad. En ningún momento hemos querido criticar ni ridiculizar a la iglesia ni a sus creencias, sólo queríamos demostrar un mundo diferente.
LQTQC. Curvos se ambienta en Madrid de 1979. ¿Os ha sido difícil desarrollar la historia en este contexto?
Manuel: Ha sido curioso. Ha sido muy gracioso, la verdad.
Juan Luis: Ha sido complicado, porque además es la Navidad de 1979. Como anécdota te podemos contar que el espumillón que se pone en el árbol de navidad antes era fino, y ahora es grueso y eso ya te desvincula del año 79. La vajilla donde comen tenía que ser una vajilla color caramelo, tuvimos que irnos hasta un pueblo de la sierra de Madrid, rescatamos cosas de un familiar mío que murió en el año 70 y su casa sigue intacta. El vestuario también ha sido muy importante y para ello encontramos una tienda en Lavapiés (Pepita is dead), que son quienes alquilaban la ropa a las primeras temporadas de Cuéntame, y ahí pudimos alquilar la ropa para este corto nosotros también.
_MG_4835
LQTQC. ¿Por qué 1979 y no 2014?
Juan Luis: Pues por una sencilla razón. En la sociedad actual, el niño que le dice a su padre que es homosexual y el padre le dice que no le acepta, él se levanta de la mesa y se va. Duele, pero sigues con tu vida. En la España de 1979 se tenía muchísimo respeto a la figura paterna, y lo que tu padre decía, se hacía. Además, en el año 79 se estaba gestando un periodo de libertad, estaba a punto de estallar la movida madrileña y la gente empezaba a tener libertad de expresión.
LQTQC. Ya habéis hablado que es el segundo proyecto en el que os embarcáis juntos. ¿El anterior también estaba dirigido por vosotros?
Manuel: Sí, también fuimos los directores. Pero era un trabajo para la universidad, entonces estaba muy condicionado. Aunque tuviese unos parámetros muy generales, tenías que respetar ciertos puntos, como por ejemplo qué tipo de personajes debían aparecer.
Juan Luis: Trabajar con unas condiciones así, hace que todo sea distinto, porque cuando escribo algo, tiene que ser algo que nazca de mí. Fue complicado, pero bueno, aprendimos mucho de ese corto. Curvos es una idea muy personal, una critica que yo consideraba necesaria, una comedia que realmente te está hablando de un drama. Un chico que les dice a sus padres que es heterosexual y que sus padres no le acepten es un absoluto drama.  Sin duda, la libertad de crear la historia con total libertad ha sido lo mejor de esta experiencia.
_MG_4866
LQTQC. ¿Por qué la gente tiene que ver CURVOS?
Manuel: Es difícil esta pregunta (Risas). Curvos es un corto de tres minutos y medio, y la gente tiene que verlo para reírse, reflexionar y no quedarse indiferente.
Juan Luis: Porque la gente debe dejar de mirar al de al lado y hablar de lo que hace, tenemos que ser capaces de hacer criticas sobre nosotros mismos y preocuparnos por lo qué hacemos nosotros y nos hace felices a nosotros. Tienes que ver CURVOS porque tenemos que darnos cuenta que la vida está para reírse, disfrutarla y para hacer lo que nos dé la gana sin molestar al de al lado, porque a veces, cuando juzgas al de al lado, puede que ese de al lado esté sufriendo mucho… entonces, ya basta, no? Tenemos que ayudarnos entre nosotros y parece que nos matamos los unos a los otros. ¿Cómo vamos a querer cambiar las cosas si no nos unimos, si no somos sinceros entre nosotros y nos cuidamos?
LQTQC. El cortometraje ha sido en muchas ocasiones el inicio de grandes directores. ¿Os imagináis dirigiendo una película?
Manuel: Es nuestro sueño. Esto es el inicio, pero a mí, sin duda es lo que más me gustaría. Incluso teatro, me apetece mucho hacer teatro y nos gustaría mucho hacer una obra de microteatro.
Juan Luis: Un largometraje es un sueño, pero la verdad que en el cortometraje estamos muy a gusto. Que hagas un cortometraje no quiere decir que vayas a dirigir tarde o temprano una película, nuestro sueño lo es, sin duda, pero conozco a muchos directores que sólo hacen cortometrajes y son increíbles y no quieren hacer largometrajes.
_MG_4827
LQTQC. Nos encontramos en un momento social y económico muy complicado, dónde la cultura se está viendo muy afectada. Parece que no existen las oportunidades pero sin embargo hay quienes creen que es el momento de los emprendedores. ¿Creéis que es un buen momento para arriesgar y apostar por algo tan difícil como es el género cinematográfico?
Manuel: Sí, pero porque creo el arriesgar y perseguir lo que uno quiere debería pasar siempre. Están las cosas muy difíciles, pero hay que sacar ingenio y sacar las cosas como puedas pero nunca dejar de luchar por conseguirlo. Hay que apostar por lo que uno realmente quiere.
Juan Luis: A mí el concepto “emprendedores” no me gusta nada. Creo todos emprendemos cada día al levantarnos e irnos a trabajar, estamos emprendiendo una acción. Creo que se ha creado una burbuja de los emprendedores, relacionada en el mundo empresarial, he estado dentro de ella y no me ha gustado. Yo, por ejemplo, he tenido un cambio muy drástico en mi vida, he dejado mi carrera de químicas por esto. No tenía expectativas de futuro de trabajar de químico, estaba condenado a ser infeliz, he tomado una decisión muy difícil, pero es que hay que luchar por lo que a uno le gusta. Puede salir bien o salir mal, pero hay que arriesgar. Sería muy fácil trabajar de químico en una empresa privada, pero es que no quiero. Prefiero ganar lo justo para vivir haciendo lo que me gusta que ganar seis mil euros al mes haciendo algo que no me gusta. Es cuestión de felicidad.
LQTQC. ¿Se pueden cumplir sueños con poco dinero?
Juan Luis: Se pueden cumplir sueños con mucha ilusión, lógicamente hay una parte económica importante, pero se puede.
LQTQC. Si ganaseis el concurso, ¿en qué invertiríais el dinero?
Manuel: Lo invertiríamos en el próximo corto o en futuros proyectos, sin ninguna duda.
 _MG_4838
LQTQC. ¿Creéis que el cortometraje es un formato suficientemente apoyado y reconocido en este país?
Juan Luis: Creo que no. No está reconocida, sobre todo, la gente que está detrás de un cortometraje, tanto equipo técnico, como directores… Está reconocido porque existe, claro. Por ejemplo, en los Goya de este año, entregaron los premios a corto de ficción, corto documental y corto de animación en tres minutos seguidos. Se acabó. No me meto con este hecho, me meto con el hecho de que se vea como algo tan pequeño. Un corto es un proyecto que lleva meses de preparación y creo que a veces no se reconoce el esfuerzo que hay que hacer para realizarlo. Hay muchos festivales de cortos, pero aún así creo que deberían subir un peldaño más en el escalón de la importancia.
Manuel: Hay cortos que están muy reconocidos, claro. Este año, por ejemplo, va un corto español a los Óscar.
LQTQC.¿Para cuándo el siguiente proyecto?
Manuel: Nos vamos a poner ya en la siguiente idea.
Juan Luis: De hecho, ya tenemos varios cortos escritos.
LQTQC. Ya hemos hablado de la importancia que tiene el que uno luche por lo que realmente quiere, pero ¿qué mensaje le mandaríais a toda esa gente que quiere pero no se atreve?
Juan Luis: Bueno, nosotros estamos empezando… pero sin duda, si quieren hacer algo, que lo hagan.
Manuel: No puedes estar el resto de tu vida sin hacer lo que te gusta, aunque sea difícil yo diría que todo el mundo luche por lo que realmente quiere.
LQTQC. Muchísimas gracias por haber compartido parte de vuestro tiempo y vuestras ilusiones conmigo. Ojalá nos volvamos a ver pronto, con nuevos proyectos y nuevas historias, ya sabéis que en Lo Que Te Quería Contar lo vamos a contar siempre.
Juan Luis, Manuel: Muchísimas gracias a ti. Nos veremos pronto.
_MG_4885
Fotografía: Miriam Agudo de Blas.
Feliz lunes, amigos.
Lorena.

De Boca en Boca.

Fue inevitable verla de nuevo en una redacción y no acordarme de aquella serie que tanto me enamoró de pequeña. Belén Rueda, a la que yo conocí por su trabajo la serie de Telecinco Periodistas vuelve a convertirse en redactora de un medio de comunicación.

Hace sólo dos días, Antena 3 y Telecinco lanzaban los estrenos de dos series que vienen pisando fuerte. Galerías Velvet y B&B fueron las protagonistas indiscutibles de la noche del lunes. Llevaban tiempo anunciándose y las dos prometían engancharte. Como muchos ya sabéis, estaba claro que me decantaría por B&B a pesar de lo apetecible que resulta Velvet. El lunes por la noche estuve en la premiere que Mediaset organizó en los cines Capitol de Madrid y hoy te lo quería contar…

Aunque desde casa, muchos estabais viendo la serie, en el corazón de Madrid más de 300 fans se dieron cita para dar calor a esa alfombra roja por la que vimos pasar a rostros conocidos como Raúl Mérida, María Castro, Elena Furiase, José Coronado, Hiba Abouk, Nerea Camacho, Antonio Pagudo o Javier Calvo, entre otros. Una premiere llena de focos, luces, elegancia y sonrisas, con un despliegue de medios increíble y conducida por Jesús Vázquez.

premiere

Amigos-companeros-arropan-presentacion-Callao_MDSIMA20140217_0683_12

Elegantísimos y radiantes ninguno de los protagonistas de la serie faltó a la cita.  Belén Rueda, Fran Perea, Sara Sálamo, Gonzalo de Castro, Dani Rovira, Macarena García, Paula Prendes, Luisa Martín, Neus Sanz, César Mateo, Puchi Lagarde, Carlos Iglesias, Jorge Usón, Adolfo Fernández, Cristina Brondo y Cristina Alarcón fueron las estrellas de la noche.

1470253_615461908490748_1033217028_n1

Si hay una moda indiscutible en la televisión de nuestro país es apostar por las series de época. Parece que a todos nos encanta ver historias del pasado y viajar a una época que no nos pertenece, y aunque a mi me encantan, si os digo la verdad creo que nos hacía falta una serie actual, con los problemas actuales y las vidas en las que podemos sentirnos identificados. De Boca en Boca es una serie cuyos ingredientes principales son la frescura, las risas, las preocupaciones laborales y las historias de amor/odio que a todos nos encantan.

La revista de moda B&B es el escenario principal del desarrollo de la trama. Tras la caída de ventas en los últimos meses, el señor Bonay  (Adolfo Fernández) decide renovar la revista el primer paso que da para ello es  nombrar como director a Pablo (Gonzalo de Castro), un periodista de prestigio que llevaba años fuera de España. La llegada de éste dejará asombrada a toda la redacción, que esperaba que Candela (Belén Rueda) , subdirectora de la revista, ascendiese de un momento a otro, pero si a alguien descoloca por completo la llegada del nuevo director es a la propia Candela, que llevaba muchos años sin ver a Pablo, aquel novio que la dejó, desapareciendo sin dar ninguna explicación. Pablo, a su vez, está comprometido con otra de las trabajadoras de la revista, Clara (Cristina Alarcón), la hija mayor del señor Bonay. En este reencuentro entre Pablo y Candela, también juega un papel esencial Sonia (Macarena García), hija de la periodista que va a empezar sus prácticas en la revista.

BB-DE-BOCA-EN-BOCA1

530281930146a-660x371

El humor contante viene de la mano de Juan (Dani Rovira) , un joven periodista en prácticas que sueña con quedarse fijo en la revista, y que forma una pareja increíble con su fiel amigo y compañero de piso Mario (Fran Perea), fotógrafo de B&B. El matrimonio de César (Carlos Iglesias) y Susana (Neus Sanz) nos hará reír muchísimo, haciendo que más de una pareja se sienta identificada. César, al que muchos recordamos con ternura y sonrisas por su papel de Benito en Manos a la Obra, enternecerá al espectador desde el minuto uno, con su emocionante reacción al recibir una llamada que le ofrece un puesto de trabajo en B&B, cuando él, periodista deportivo y padre de familia, llevaba dos años en el paro.

C475B6325943FCD0E557116E8FDDE9_h419_w598_m2_q90_ceeYhyXxR

Por otro lado, en la casa del señor Bonay se respiran lujos y caprichos constantes por parte de su hija pequeña, Cayetana (Sara Sálamo), que hará todo lo posible por hacer suyas todas y cada una de las cosas que se le antojen y no parará hasta volver loco a  Hugo (César Mateo), su chófer, sobrino de Carmen (Luisa Martín), la cocinera de la casa, una mujer trabajadora que se siente totalmente privilegiada y agradecida por tener un puesto de trabajo que lleva ocupando desde hace muchos años.

Adolfo-Fernandez-en-De-boca-en-boca-BB-en-Telecinco

Una trama bien enlazada en la que todos los personajes tienen algo en común. Una trama llena de humor, caprichos, lujos, infidelidades, secretos y amor que es imposible que no enganche al espectador. En el cine, la gente no dejó de reír, y el final del capitulo se fundió con los incansables aplausos de los que allí estábamos. Os aseguro que siempre he sido más de melodramas que de humor, siempre me han gustado más las series con peso sentimental que las que me hacen reír y estar atenta constantemente a cada detalle, pero también os aseguro que B&B me encantó y me sorprendió muy, muy gratamente.

El lunes se estrenaron dos grandes series en nuestra televisión, y Galerías Velvet se llevó indiscutiblemente el mayor índice de audiencia. No sabéis la pena que me da que los canales de televisión compitan de esta manera. Me da pena por el espectador, que inevitablemente tiene que elegir, pero sobre todo, me da pena por todas y cada una de las personas que trabajan en cada una de las series. No hablo sólo de los actores… Cámaras, técnicos, productores, maquillaje, peluquería, vestuario… Son muchas, muchas las personas que trabajan para que una serie acabe siendo lo que nosotros vemos a través de la pantalla, y tal y como están las cosas, me da mucha pena esta competencia tan fuerte, de la cual sólo espero que ambas series consigan mantenerse durante mucho tiempo.

No dudo, en ningún momento, de lo maravillosa que debe ser Galerías Velvet, cuenta con un reparto de lujo y la promoción ya hacía que fuese más que apetecible, no descarto empezar a verla a través de internet. No tengo otra opción, porque yo los lunes me quedaré con B&B. Los que visteis la serie, estoy segura que pensaréis como yo, y que las risas y el humor de esa redacción os encantaron. Los que no, aún estáis a tiempo de verla online y a tiempo de no perderos el próximo capitulo. De momento, Telecinco ha firmado con Globomedia la grabación de tres capítulos más que se sumarán a los 13 ya grabados de la primera temporada. Espero que sea porque vienen apostando fuerte y no por cerrar tramas, como he leído a algunos espectadores en algunas redes sociales.

De todo esto, me quedo con un tweet que publicó Fran Perea en su Twitter oficial: “Muchas gracias a los 2,8 millones que disfrutaron de @Bybserie! Y enhorabuena a @VelvetOficial por su éxito! 7.7 millones vieron ficción española”.

Buenas tardes, amigos.

Lorena.

Los actores, ante todo, son personas.

¡Buenos días a todos! No sabéis la cantidad de veces que he apagado hoy el despertador, para no perder mi vieja costumbre de alargar al máximo mi estancia entre las sábanas… Pero bueno, por fin es miércoles, y los miércoles una se levanta de otro humor… Mañana ya es jueves, pasado viernes… ¡Madre mía! Si ya está ahí el fin de semana… Y así con la posterior queja de que el tiempo pasa demasiado deprisa, todos nos alegramos mucho de que la semana pase rápido y siempre nos alegramos de que sea miércoles. La mitad.

Como bien sabéis, el domingo por la noche se celebró la 28 edición de los Premios Goya, los premios más esperados y más prestigiosos de cine que se celebran en nuestro país. Desde muy pequeña me ha encantado ver esta gala… Desde siempre he sido una soñadora y creo que es innato que me emocione ver a la gente ser feliz y emocionarse, ser reconocida y poder hacer y trabajar en lo que realmente quiere. El otro día, viendo la gala, me sentía feliz. A pesar de las criticas a cómo se llevó la ceremonia, yo me quedo con lo esencial de ella, y es que se estaba premiando al cine de nuestro país. Se premiaba a todas esas personas que trabajan en el cine, a los que aparecen en la pantalla y a los que no, se premiaba la cultura, se premiaba el trabajo, y creo que no puede haber nada más bonito que el reconocimiento por un proyecto profesional. Yo quedé encantada con cada premio, con cada discurso, con cada una de las personas emocionadas. Sólo creo que faltó mucha gente, muchos actores que aunque no estuviesen nominados deberían haber sido invitados y haber estado sentados en esas butacas, apoyando su profesión y a sus compañeros… Porque , al fin y al cabo, la fiesta del cine también debe ser suya, ¿no?

Al día siguiente me encontré con varios comentarios en algunas redes sociales que me parecieron un poco chocantes y un poco fuera de lugar. No lo vi comentado por una sola persona, ni si quiera en una red social en concreto, y hoy te lo quería contar.

Las personas, a veces somos un poco más irracionales de lo que parecemos (sí, aún más) y tenemos esa mala costumbre de criticar a quienes no debemos y cuándo no debemos. De repente, me encontré con gente quejándose por los discursos de varios actores al recoger su premio… Gente que se quejaba de que unos actores, vestidos con trajes que valen miles de euros, estuviesen quejándose sobre el sistema político de nuestro país… Vamos a ver, ¿qué me he perdido yo aquí? ¿Por llevar un vestido caro no tienen derecho a quejarse sobre un gobierno que nos está recortando la vida a todos? Muchos de los que habéis puesto este tipo de comentarios, deberíais saber que, en la mayoría de los casos, son las propias firmas las que diseñan y ceden esos vestidos, exclusivamente para esa ceremonia, siendo conscientes de la repercusión mediática que tiene y siendo más que favorable la mención en los medios de comunicación para hacer la publicidad necesaria. No hay más. En el caso de quienes hayan pagado su vestido… Será porque su sueldo se lo ha permitido, y entonces, si tienen un sueldo elevado y pueden costearse un vestido caro, ¿dejan de ser ciudadanos como tu o como yo? Me parece que hay una confusión, y bastante grande.

fotonoticia_20140207110843_500

Deberíais saber que hace poco salió publicado un estudio en el que se anunciaba que tres de cada cuatro actores no pueden vivir de su profesión, el mismo estudio anunciaba que más de 7.900 actores españoles no pueden vivir de su profesión. Entonces, digo yo, los que tienen la suerte de poder hacerlo, ¿tendrán el derecho de quejarse y defender una profesión que se está viendo afectada por esta crisis al igual que todas las demás? Porque actores, amigos míos, no son sólo los que salen en la tele, como periodistas no son sólo las caras más conocidas de los telediarios. Hay miles de actores que han pasado años estudiando, que se pasan los días de casting en casting y buscando un trabajo como lo hace un albañil o un joven recién licenciado. Hay actores que han trabajado mucho y ahora llevan meses o incluso años sin encontrar trabajo. La interpretación es una profesión que llegada al punto de la televisión, o al nivel de todos los que forman las películas que estaban nominadas a los Goya, está muy bien pagada, pero no olvidéis, todos aquellos que habéis criticado, que es una profesión muy, muy inestable. Las películas no duran años, ni las series son eternas.

El problema radica, creo yo, en considerar rico a todo aquel que aparece al otro lado de la pantalla. Y aunque así sea, ricos y pobres, tontos y listos, siempre han habido en todos lados, tanto en la derecha como en la izquierda. Pero al final, los problemas sociales y económicos nos afectan a todos. Creo que es más que lógico y más que normal que emocionados al recoger sus premios, aprovechasen para lanzar mensajes de desacuerdo, de enfado, de rabia, contra unos políticos corruptos, contra un gobierno que recorta sanidad, educación y que ha subido el IVA al 21% haciendo que la cultura, indiscutiblemente necesaria, se convierta en un absoluto lujo. Se proyectan películas cada día en los cines de toda España, con las salas prácticamente vacías porque la gente no tiene dinero para pagar una entrada. ¿Aún creéis, de verdad, que no tenían derecho a quejarse? Los actores, señoras y señores, ante todo son ciudadanos, son personas como tu y como yo, a los que les preocupan las mismas cosas, a los que les preocupa tener un trabajo o no, y creéme que a muchos, en muchas ocasiones, también les preocupa cómo llegar a fin de mes. Hay actores que, por suerte, no paran de trabajar, y llegan a puntos inimaginables donde las campañas publicitarias luchan por tener sus caras, actores que  todo lo que tocan lo convierten en oro, pero amigos míos, eso sólo lo son unos pocos.

Premios_Goya_2014_04

No generalicemos, no seamos tan cobardes de criticar a personas que están reivindicando unos derechos que también nos pertenecen. No seamos tan cobardes de enfadarnos con quienes fueron la voz de miles de ciudadanos ante más de tres millones de espectadores. Porque a mí, sinceramente, me habría dolido mucho más que nadie se hubiese quejado, que todo se hubiese celebrado como si nada, como si en este país todo fuese maravilloso y como si el lujo y la alfombra roja fuesen lo que representa nuestra situación, eso es lo que me habría parecido lamentable, y por lo que yo hubiese sentido vergüenza. Gracias, mil gracias, a todos los actores que aprovecharon para quejarse, para demostrar que no somos tontos y que no estamos de acuerdo en cómo ni cuánto nos están manipulando. Gracias a todos aquellos que abuchearon al ministro Wert en los Premios Forqué, porque están jugando con nosotros, con nuestros trabajos, con nuestras familias y nuestras vidas. Y ya está bien, señores, ya está bien.

Cada premio me emocionó. Creo que nadie podrá olvidar a una emocionada Terele Pavez, premiada a sus 74 años y recibiendo los mayores aplausos de la noche. Javier Cámara, vencedor por fin tras seis nominaciones, Javier Pereira como actor relelación, Roberto Álamo o Natalia de Molina... Pero, sin duda, me quedo con dos discursos que me emocionaron mucho. Por un lado, el de Marian Alvárez, que emocionada y agradecida por el reconocimiento no se olvidó de hacer un guiño contra la nueva ley del aborto: “Quiero dedicarlo a todas las mujeres que pelean por nuestros derechos. No van a permitir que nada ni nadie decida por nosotras”. Por otro lado, David Trueba, gran triunfador de la noche por “Vivir es fácil con los ojos cerrados”, hizo una mención muy emotiva a todos los periodistas que abren sus puertas para hacer entrevistas y mencionar cine, y no se olvidó de recordar a dos mujeres muy jóvenes y profesionales que nos han dejado hace poco, Concha García Campoy y Tatiana Sisquella. No se olvidó, tampoco, de mencionar la crisis y los problemas sociales que atravesamos.

marian_alvarez_2518_544x

Vivir-David-Trueba-Mejor-Pelicula_TINIMA20140210_0021_18

No podemos dejar de mencionar el maravilloso discurso que dio Enrique González Macho, presidente de la Academia del cine, quien para mí estuvo excelente.“La disminución de recaudación en cines debida a la pérdida de espectadores se estima en 102 millones de euros, lo que se traduce en que por cada euro que la Hacienda Pública ha recaudado a través del IVA, la Industria Cinematográfica ha perdido dos. A ver si así nos dejan en paz con lo de las subvenciones”, dijo.

1391983461702

Los actores siempre me han caído bien. Ellos cuentan historias, como también las cuento yo, cada uno lo hacemos a nuestra manera, pero me gusta la gente que cuenta historias, me gusta mucho la gente que se dedica a algo relacionado con el arte y la cultura.

Tengo muchos amigos actores, amigos muy conocidos y otros que no lo son tanto, pero todos ellos son actores y aman su profesión por encima de todas las cosas. Una profesión que requiere sacrificio, entrega y mucha dedicación. Una profesión que no es fácil, un camino que no es sencillo, y una profesión que está siendo atacada como también lo está siendo la tuya. Una profesión poco segura, sin una estabilidad clara. Así que no  les critiquéis tanto por luchar por sus derechos, que no os importe tanto el hecho de que estaban enfundados en vestidos caros, la ocasión lo requería,  y tener en cuenta que ellos no son los que os roban a vosotros. No, no son ellos. Ellos son robados, como lo estás siendo tú. Así que por favor entender, de una vez, que los actores son ciudadanos como tú. Los actores, ante todo, son personas.

Feliz día, amigos.

Lorena.

El Príncipe.

Buenos días, amigos!!! Por fin sábado, mi día favorito de la semana… Enero ya se nos ha ido, casi sin darnos cuenta, con esa rapidez a la que el tiempo nos va teniendo demasiado acostumbrados. Después de un largo café y un desayuno de esos que no conocen la prisa y acaban siendo un verdadero placer, por fin me pongo de nuevo con vosotros.

Hace un par de días, os anunciaba tanto en Twitter como en la página de Facebook que estaba disfrutando de la premiere que se celebró en los cines Callao de Madrid sobre la nueva serie de Telecinco, El Príncipe. Sólo puedo decir que me enamoré del primer capítulo, y hoy te lo quería contar…

n_MDSIMA20140131_0001_1

La plaza de Callao estaba abarrotada de gente, muchos rostros conocidos, y otros muchos no tanto que esperaron horas, a pesar del frío, para poder ver de cerca a muchos de los actores y actrices de nuestro país, y cómo no, a los grandes protagonistas de la noche. Telecinco dejó claro, una vez más, su poder de convocatoria, reuniendo a muchísimos  medios y a muchas personas que quisieron apoyar este proyecto. Lolita, Loles León, Antonio Velazquez, Octavi Pujades, Elena Furiase, Álvaro Cervantes, Lucía Ramos, Luisa Martín, Sara Sálamo… fueron algunos de los muchos actores que no quisieron perderse el estreno. El momento estelar fue la llegada de los cuatro protagonistas. Una radiante y espectacular Hiba Abouk acompañada por unos elegantes y trajeados José Coronado, Rubén Cortada y Alex Gonzalez, centraron en ellos todos los focos, todos los flashes y todas las miradas.

personajes-Principe-desfilado-alfombra-azul_MDSIMA20140130_0409_1

protagonistas-Principe-presentador-Jesus-Vazquez_MDSIMA20140130_0533_1

Más de 400 invitados esperaban sentados en el interior del cine que empezase la producción. Los protagonistas subieron al escenario acompañados por un siempre divertidísimo Jesús Vázquez, que se encargó de presentar el evento y asegurarnos que esta serie nos iba a encantar. Tras unas emocionantes y emocionadas palabras de José Coronado, se apagaron todas las luces y se encendió la pantalla…

k_MDSIMA20140131_0002_1

El Príncipe, es una de esas series que nos va a enganchar desde el minuto cero. Su trama, intrigante y apasionada, hará que el telespectador se traslade a la vida de una familia árabe, a la vida de unos  policías  llenos de corrupción y juegos sucios y a la situación de un barrio extremadamente conflictivo de Ceuta cuyo nombre es el mismo que la serie. Conoceremos la convivencia o el intento de ella de los musulmanes y españoles, conoceremos los miedos, las tradiciones, las traiciones y la irracionalidad de personas que ponen la justicia en sus manos, y también en sus armas. La dulzura de Fátima (Hiba Abouk) nos va a enamorar a todos desde el principio, y la profesionalidad del nuevo inspector jefe de policía (Alex González) nos hará desear, desde el otro lado de la pantalla, una historia de amor que a medida que avanza el capítulo es más que evidente.

elprincipet5peq

El hermano pequeño de Fátima acaba de desaparecer, sólo tiene quince años, ha amanecido y no ha vuelto a casa. No contesta el teléfono. Pasan las semanas y los meses y siguen sin tener ni una sola pista, parece ser que la policía no sabe nada, o quizás sabe demasiado. El inspector Morey acaba de llegar de Madrid, infiltrado para destapar la sospechosa trama de corrupción que se respira en esa comisaría. Faruq (Rubén Cortada) es el hermano de Fátima y a su vez líder de una peligrosa banda de narcotraficantes que tienen atemorizados a Fran (José Coronado) y al resto de policías.

principe_MDSIMA20140121_0195_35

El trabajo de todo el equipo creo que es excelente, todos y cada uno de los actores que forman el reparto hacen un trabajo exquisito, pero para mí, la interpretación de los niños siempre es un punto que merece ser destacado, y en esta serie, Carla Díaz (a la que también hemos visto en Tierra de Lobos) que da vida a la hermana pequeña de Fátima, está espectacular.

El-reparto-al-completo-de-El-Principe-de-Telecinco

Intriga, suspense, amor, cultura, corrupción, mentiras, desconfianza y dudas, son los ingredientes que forman esta producción. El próximo martes, a partir de las 22.30 horas, por primera vez, Mediaset hace un estreno simultáneo en seis de sus canales de televisión. La apuesta por la serie viene fuerte, y os aseguro que la respuesta va a ser la misma, porque estoy segura que os va a encantar. Yo ya estoy deseando ver el siguiente capítulo, y no tengo dudas que a medida que avance la trama de la cual Coronado ya aseguró que dará giros inesperados, la serie va a ser mucho mejor, si cabe.

Principe-Telecinco-Coronado-Gonzalez-Cortada_TINVID20140109_0005_3

Os la recomiendo, cien por cien. Creo que va a ser una de las mejores series de los últimos años.

Feliz sábado, amigos.

Lorena.

Vida sólo tengo esta.

El padre de mi amiga Sara es escritor y hace unas semanas publicó un post en su blog que me hizo reflexionar sobre cosas en las que suelo pensar cada día. Hablaba de la importancia de perseguir los sueños y dedicarse realmente a lo que uno quiere. Entonces existe mi debate moral… Está claro que todo el mundo quiere dedicarse a lo que más le gusta, pero en la mayoría de los casos, y en esta situación económica y social, las oportunidades y los contextos son bastante complicados. No obstante, también sé que uno debe perseguir sin rendimiento aquello que desea para, al menos, llegar lo más cerca posible.

Mi pasión es escribir, y de algún modo, la estoy llevando a cabo compartiendo aquí mis palabras y mis pensamientos. Con esto soy feliz, pero seguramente no es suficiente. Esto no me da para vivir, y obviamente, tengo otro trabajo que ocupa la mayor parte de mi tiempo. No es el trabajo de mi vida, pero claro, es el trabajo que me da un sueldo cada mes, y ahora, lamentablemente, eso es todo un lujo y las circunstancias nos han obligado a tener que dar las gracias. Podría ir más allá, podría sacar tiempo de donde no hay y escribir un libro, moverme de editorial en editorial e intentar que alguien me diese una oportunidad. Podría hacerlo, debería hacerlo, pero no tengo tiempo. Tengo que trabajar, y las horas libres que me quedan las necesito para mí, porque soy persona, sólo por eso.

Ojalá todos pudiesemos dedicarnos realmente a lo que queremos, porque eso significaría que sabríamos amar nuestra profesión, que lo que hacemos nos gusta y seguro que lo haríamos mejor, y de este modo, estoy segura, las cosas nos irían bien. Al menos, mucho más bien de lo que nos van en estos momentos. Formaríamos un mundo, o un país, que ama lo que hace, y el trabajo hecho con dedicación y vocación sólo trae consecuencias positivas. ¿Os imagináis, por ejemplo, cómo nos iría a todos si los políticos amasen su trabajo y su labor fuese la de dedicarse al pueblo?

Algún día buscaré tiempo de dónde no lo hay para poder llevar a cabo mis sueños en su máxima potencia. Algún día tiene que suceder y más me vale que ese día sea más bien pronto que tarde, porque al fin y al cabo, no sé cuánto tiempo me queda, como no lo sabes tú.

Hoy te quería contar un pensamiento que me persigue desde hace demasiados años… La muerte. A veces, intento no pensar en ella, porque es absurdo que uno se pase la vida pensando en la muerte, cuando sabe a ciencia cierta, que la muerte llegará. Es mejor que, al menos, en la vida no esté muy presente. Pero en mi caso lo está. Lamentablemente, la vida sólo es algo en lo que estamos de paso. De hecho, es en lo único en lo que vamos a estar de paso. Es curioso, ¿verdad?. Este será el único día que viva exactamente como lo estoy viviendo. Nunca más volveré a cumplir todos los años que he cumplido y nunca más podré volver atrás.

La vida pasa demasiado rápido, por eso yo, intento siempre ser muy positiva, exprimir todo lo bueno, olvidarme de lo malo. Elegir a los buenos amigos, a los que quiero que se queden en este camino, cuidar el amor verdadero y disfrutar de mi familia cada vez que les veo. Por eso intento llevar a cabo mis sueños, y por eso sé que no quiero que se me quede nada en el tintero. Intento decirles a las personas que me importan lo mucho que las quiero, intento demostrarlo, y siento si a veces no lo consigo. Intento sonreír ante las dificultades y descubrir cada día algo nuevo. Y  a veces, me muero de rabia. Me muero de rabia ante las injusticias, ante los problemas innecesarios, los problemas sociales y económicos que de forma externa hunden al ser humano. Por supuesto hablo de muchos de nosotros, de nuestros familiares o nuestros vecinos, pero hablo mucho más de todos los que mueren de hambre o ven sangre en las personas que más quieren a consecuencia de una guerra. Esta es nuestra única vida, es también su única vida, y es demasiado injusto que se tenga que sufrir tanto.

La muerte marcó mi vida demasiado pronto. El cáncer visitó a una persona muy importante de mi vida cuando yo sólo era una adolescente y él sólo tenía unos años más que yo. Éramos prácticamente unos niños, llenos de vida, de risas, de sueños y de ilusiones. Yo vi como la ilusión de una persona desaparecía y cómo esa persona quiso mantener la sonrisa hasta el último momento. Vi como se apagó la luz de una familia y cómo la vida daba golpes tan duros que te hacía plantearte qué habías hecho mal, o si en algún momento le habías debido algo. No. Simplemente era un hecho desolador que nos había tocado vivir, una enfermedad que cada día está más presente y a la que empecé a temer con todas mis fuerzas.

Estoy segura que conoces a alguien que haya tenido cáncer, estoy segura que has visto a alguien luchar con todas sus fuerzas contra esta enfermedad, estoy segura que conoces a alguien que ha perdido la batalla y ojalá conozcas a varios que la hayan ganado con fuerza. Yo conozco a vencedores y vencidos, pero eso no quita mis miedos. Para que la vida fuese perfecta, debería ser tal y como la plantean. Desarrollarte como persona, crecer, madurar, envejecer y al final, irte, morir. Pero sólo al final. No en mitad de la vida, que vida sólo tengo esta. Y yo quiero vivirla con muchas ganas, y quiero alcanzar mis sueños, y quiero reír envejeciendo y quiero que el tiempo que me queda, ese que no sé cuánto es, sea mucho tiempo, sólo eso.

Hay películas que no son aptas para quienes han sufrido de cerca una experiencia parecida, porque el cine, como cualquier obra de arte, llega tan dentro del alma que a veces es insoportable. De la mano de Javier Fesser, Camino llegó a los cines en el año 2008, y os aseguro que es la película con la que más he llorado en toda mi vida.

cartelcamino

Basada en la vida de Alexia González-Barros, que falleció a los 14 años tras una lucha de diez meses contra el cáncer, Nerea Camacho (Merecidísima ganadora en la XXIII edición del Goya como actriz revelación) da vida a Camino, una niña llena de vida, de alegría, esperanza y sueños, que descubre a la vez aspectos esenciales en la vida como el amor, la amistad o la felicidad, contrastados con el dolor y la enfermedad. La vida de la pequeña, basada en una educación estrechamente vinculada a la religión y procedente de una familia del Opus Dei, se transmite llena de ilusión hasta el final, mostrando sus sueños llenos de color que son capaces de hacerle frente a la oscuridad de cada una de las puertas que se cierran a su paso. La familia González-Barros quiso desvincularse de la película, afirmando que muchos aspectos ni si quiera ocurrieron en la realidad. Ojalá todos esos hechos que no ocurrieron fuesen aquellos que abrazan a la religión desde la más pura irracionalidad, como el sentimiento de la madre que, pese al dolor, se siente orgullosa porque su hija ha sido elegida por Dios, o el aplauso de curas y enfermeras en el momento en el que la niña fallece.

fotograma_pelicula_Camino

En su momento, la oficina de información del Opus Dei afirmó: “esta visión cinematográfica ofrece una visión distorsionada de la fe en Dios, de la vida Cristiana y de la realidad del Opus Dei“. Pues ojalá señores, ojalá hubiese más ficción que realidad en esa historia. Pero ya sabéis que de la iglesia me fío más bien poco, y aunque estoy segura que ningún religioso desea la muerte de un familiar, se me ponen los pelos de punta sólo de imaginar que pudiese existir la más mínima posibilidad de que crean que la muerte es una bendición por haber sido elegidos por Dios para ir con él a un mundo mejor. (Amén)

camino1

Camino es una de esas películas que llegan al alma, que te encogen el corazón y te hacen ver la vida de otro modo, dándole prioridad a la vida por encima de todas las cosas. Los momentos difíciles, al final, pasan. Pero la vida es esta, sólo esta y por eso debemos vivirla disfrutando cada día e intentando sonreír a cualquier obstáculo que se nos ponga. Por eso es importante que disfrutemos de lo que tenemos, que nos rodeemos de quienes queremos y nos alimentemos de cosas buenas, porque con el tiempo, estas serán las cosas que nos acompañen. Perseguid vuestros sueños siempre e intentad alcanzar la felicidad en estado puro. Porque eso, al fin y al cabo, es uno de los mayores placeres de la vida y yo lo hago porque vida, sólo tengo esta.

Feliz día, amigos.

Lorena.

Tan cerca de mi vida…

Podría haber colgado un cartel que dijese “cerrado por vacaciones” y no habría estado, para nada, fuera de lugar. Decidí desconectar de todo y todos para disfrutar de la Navidad, junto a mi familia, mis amigos y todas las personas que me rodean día a día… Era necesario y necesitaba esa paz y relajación en mi mente. La Navidad, como todo lo bueno, se fue esfumando demasiado rápido sin dejar apenas tiempo para decirle “hasta el año que viene…” y sí es cierto que a principios de esta semana podía haber vuelto a conectar, a escribir y a contar alguna historia. Si no lo he hecho, es porque he tenido una semana de trabajo agotadora y hoy, por fin, café en mano y sonrisa dispuesta, me siento ante el ordenador sin saber muy bien qué historia escribir…

Quienes me conocen, saben que nunca me faltan temas de conversación, siempre tengo alguna historia nueva, propia o ajena, que me sorprenda, que me guste, que me decepcione, pero siempre hay algo que explicar, que debatir, hablar y reflexionar. Hoy me ha tocado, también, ponerme al día con e-mails, con historias que me cuentan, seguramente ni quien me escribe sabe realmente por qué necesita hacerlo, ni yo sé muy bien cómo estar a la altura para responderles… Pero a ellos les gusta y a mí sus palabras, motor eterno de ilusión, siempre me hacen muy feliz.

Encender la televisión, echar un vistazo a los periódicos de este país es una bomba asegurada para oprimir el pecho a todos aquellos a los que todavía les queda corazón… Hay tantos, tantísimos temas que podría tratar hoy… La nueva ley sobre el aborto, la imputación de un miembro de la casa real por haber estado robando millones a quienes menos lo merecían, las incansables tramas de corrupción por parte de nuestros políticos que, menos mal, siguen saliendo a la luz, la pérdida de tarjeta sanitaria de todos esos jóvenes que se han visto obligados a tener que salir de aquí para poder trabajar y tener, al menos, una oportunidad… Tantas y tantas cosas de las que podríamos hablar… Está tan feo el mundo, tan irracional y deshumanizado este país, que hoy no me apetece hablar sobre nada de esto. Lo hablaremos, seguro, pero hoy no es el momento.

Hoy me siento demasiado bien como para enfadarme más con esta sociedad en la que vivo, me siento demasiado bien cómo para llorar a través de las palabras por todos los que aquí estamos y por todos los niños que crecerán y vivirán aún peor de lo que nosotros estamos viviendo… Me siento demasiado bien como para hablar de la realidad que nos envuelve.

Me apetece hacerle un guiño al amor, que con sus cosas malas y buenas, sabéis que siempre es un tema que me gusta tratar. Hoy he releído un correo que me escribió una chica hace unas semanas y me contaba lo mucho que había sufrido por amor en los últimos meses, y la ilusión que mis historias y mis fotos en una red social le daban para saber que algún día todo iba a cambiar. Atención, mis fotos. Sí. Más allá de mis palabras, de historias que salen de mi cabeza, mi vida real hace que alguien tenga ilusión y eso es, sin saber cómo explicarlo, realmente sorprendente. No sé muy bien cómo se asimila esto.

Hoy te quería contar que como todo ser humano, he sufrido por amor. Mucho. Pero creo que, llegados a este punto, es el momento de contar mi historia favorita…

Hace unos meses, mi amiga Alba me preguntó por qué no escribía una historia basada en mi relación y le dije que si eso intentaba contarlo como algo ficticio, iba a quedar muy surrealista y peligraría de alcanzar lo cutre, en estado puro. A veces no es necesario intentar que las historias formen parte de la ficción, porque contadas desde la realidad quedan mucho más bonitas…

Yo sólo tenía seis años cuando le vi a él por primera vez. Le vi en televisión y me enamoré de él. ¿Puede enamorarse alguien con seis años? Pues así lo sentí yo, sea amor o no, sentí el amor que una niña de seis años pueda llegar a sentir… Durante mucho tiempo le vi en revistas, le escuchaba a través de la radio, intentaba no perderme ni una sola intervención a través de la pantalla… Incluso llegué a tener fotos suyas colgadas en mi habitación. Bom Bom Chip fue la banda sonora de mi infancia y, sin saberlo, Sergio llegó a mi vida para quedarse a través del tiempo y el espacio…

El tiempo pasaba y ambos nos hacíamos mayores… El grupo desapareció, y dejó de ser la música que frecuentaba mi cassette y mi discman poco después… Pero no dejé de pensar en él. Seguía sus pasos a través de pequeñas intervenciones en series de televisión y, sin dudarlo, me adueñé de una cinta de VHS de una película de adolescentes en la que él era el protagonista. Luego pasó a formar parte de una serie de Disney Channel y con la excusa de que mi hermano pequeño la veía, podía seguir observando, cada vez que iba a casa de mis padres, cómo aquel chico al que siempre había visto desde lejos, y al otro lado de la tele, seguía arrancándome una sonrisa. Llegaron las redes sociales y su poder de acercamiento a aquellos que sentimos más lejanos… Y sobre el año 2008 me puse en contacto con él para hacerle una entrevista que publicaría en uno de mis trabajos de la universidad. Me costó meses que me contestase todas las preguntas, por aquel entonces él estaba en Nueva York estudiando interpretación y el e-mail fue la única forma de tener contacto. Muy poco contacto, la verdad. Acabada la entrevista, no volvimos a hablar.

Yo llevaba un año y medio viviendo en Madrid cuando vi en el Facebook de un buen amigo mío una foto dónde salía un grupo de chicos… Tuve que sonreír. Entre ellos estaba Sergio. Le conté a mi amigo mi historia, mi rol de fan desde la niñez y aquella entrevista a través de un ordenador… Jamás había conseguido verle en persona y más que ilusión, sentía curiosidad. El destino me lo acababa de poner demasiado fácil. Nuestros amigos en común nos pusieron en contacto, otra vez, cuatro años después. Jamás olvidaré la primera noche que le vi. A los dos se nos escapaba una sonrisa tonta… Yo era la chica de la entrevista, y él era el ídolo de mi infancia. Estaba nerviosa y casi no supe de qué hablar. Y tras aquella noche, entre amigos y risas, decidí que había sido curioso, incluso graciosa la situación, pero no me gustaba. Por aquel entonces, yo estaba totalmente destrozada y era la mayor defensora de que el amor no existía y no podría existir jamás. Defendía con uñas y dientes mi territorio, mi cuerpo y mi alma, y me prometía cada día que ningún hombre podría ganarse mi confianza.

Con los días y las semanas fui recuperando una ilusión que tenía totalmente enterrada, volvía a sonreír cómo hacía casi dos años que no lo había hecho, y sentía una paz que absolutamente nadie me había transmitido jamás. Decidimos vernos un par de veces, y pasar horas y horas hablando… riéndonos, compartiendo complicidad. Cuando ni si quiera me había dado un primer beso, me confesó que estaba muy enamorado de mí, que no lo había planeado, que sabía que yo tenía una coraza y que estaba dispuesto a olvidarme, pero a su vez, se sentía totalmente convencido de que valía la pena intentarlo. El primer abrazo me transmitió la paz y la seguridad que me hicieron bajar a la tierra y  el tiempo, los gestos, la bondad y la humildad que le caracterizan hicieron que mi “peor temor” se hiciese realidad. Me estaba enamorando. Es más, me estaba enamorando cómo jamás lo había hecho, y me estaba enamorando de alguien de quien, en cierto modo, siempre lo había estado.

Los miedos se fueron hace ya mucho tiempo, tanto, que ni los recuerdo. El amor que duele sólo es una lección de amor, pero no es amor. El amor bueno es el amor que alimenta, el que te da la pasión, la ilusión y las sonrisas. Sergio es mi otro yo, todo lo que me complementa, en todos los sentidos, y también es, sin ninguna duda, mi mejor amigo. Y no hay nada más mágico que eso.

¿Sabéis por qué os he contado esto? Porque la chica que me escribía el correo me decía que sabía que su sufrimiento sólo era el por qué de algo bueno que le iba a suceder y yo, desde aquí, quiero regalarle esta historia para que sepa que no hay nada más cierto. Para que todos sepan que la vida, al final, pone todo en su lugar. Y que el destino, vayas dónde vayas, siempre sabrá cómo hacer para que encuentres tu camino. Que no os engañe nadie, porque el amor bueno no duele jamás…

Y hablando de todo esto, hablando tan desde dentro y tan cerca de mi vida, me ha sido inevitable acordarme de un libro que me robó el corazón hace ya mucho tiempo. Marguerite Duras lanzó en 1984 un libro que a nadie dejó indiferente. El Amante fue reconocido con el prestigioso Premio Gouncort, ha sido traducido a más de cuarenta idiomas y ha vendido más de tres millones de ejemplares.

Esta narración autobiográfica lleva a la autora a recordar el deseo y la pasión de aquella historia entre una joven de quince años y un rico comerciante de veintiséis. A través de sus páginas recuerda el amor, el odio, las circunstancias que desgarraron a su familia y los hechos que la hicieron madurar demasiado pronto. La novela fue llevada al cine en el año 1992, ni si quiera la he visto, pero por lo que sé la crítica cinematográfica no la dejó en muy buen lugar.

1211791026_024021431

Si no conocéis  el libro, os invito a viajar a través de sus páginas, a dos culturas totalmente distintas y a una historia de amor secreta y prohibida.

Nunca dejéis de sonreír, amigos.

Lorena.

Hace días que empecé la cuenta atrás…

Hace días que empecé la cuenta atrás. La Navidad es, sin ninguna duda, mi época favorita del año. Es el momento de volver a casa, de estar con los míos, de preparar pasteles, de comer y hacer sobremesas que podrían ser eternas, es momento de ilusión, de esperanza, de dar gracias a la salud cuando no toca la lotería, el momento de sonreírnos y saber que los problemas, al fin y al cabo, con el tiempo desaparecen. Me encanta decorar mi casa, ver las luces en la calle y escuchar villancicos…

Hoy te quería contar que el otro día paseaba con un amigo por la calle Goya, en el corazón de uno de los barrios más prestigiosos de Madrid. Allí, entre el lujo y la estupidez de muchos, me detuve a mirar el escaparate de una juguetería poco común y cada vez más necesaria. Reconocí algunos juguetes al instante, muchos de ellos eran los juguetes de moda cuando yo era niña. Juguetes que jamás se vendieron, otros de segunda mano, preparados y arreglados con suma elegancia y delicadeza como si acabasen de salir de fábrica… Ninguno de los juguetes superaba los diez euros, y supe que aquella juguetería pretendía ser la ilusión de los pobres en un barrio de ricos. Porque sí, lamentablemente retrocedemos en el tiempo, eso bien lo sabéis, y cada vez la diferencia social es más grande entre los que tienen y los que no. Me alegré de ver aquel escaparate y no me olvidé de todos esos padres que aún así, no pueden pagar diez euros por un juguete. ¿Cómo afronta una familia el gasto de los regalos de Navidad cuando ni si quiera tiene dinero para poder comprar comida o pagar una factura? ¿Cómo le explicas a unos niños que los Reyes Magos este año dejan de ser tan magos y se han quedado pobres? ¿Cómo le explicas a unos niños que vivimos en un país dónde el gobierno nos está quitando hasta la vida? Es injusto tener que explicarlo y más injusto, aún, que tengan que entenderlo. Muchas de esas familias que no pueden comer, no pueden afrontar gastos, y ni se plantean poder comprar juguetes sólo necesitan un trabajo. No creo que ninguno de ellos desee ser rico, ni vivir una vida de lujos, sé que muchos, sólo desean y necesitan un trabajo. Eso que supuestamente es un derecho. Sólo eso.

La Navidad es una época que a todos, parece ser, nos ablanda el corazón. Las televisiones se llenan de programas dispuestos a repartir suerte, dinero, regalos e ilusión y la gente, porque todavía queda mucha gente solidaria, participa y aporta lo que puede. Por suerte, hay muchas asociaciones, también, que se dedican a recoger juguetes usados y a repartirlos entre los niños más necesitados. ¿Os acordáis cuándo hace unos años hacíamos esto para niños que vivían en países tercermundistas, muy lejos de aquí?

Esta es la cara triste de la Navidad que cada vez viven más familias en nuestro país. Por suerte, yo tengo una familia que dinero no tiene, pero es millonaria en salud y amor, y eso, es lo que nos mantiene siempre unidos, frente a cualquier problema y cualquier obstáculo, ayudándonos siempre los unos a los otros. Por eso me gusta la Navidad, por eso sigue siendo mi época favorita del año, porque a pesar de las dificultades, todavía conozco a mucha gente que tiene ganas de sonreír, de tener ilusión y no dejar que la economía acabe con sus vidas. ¿Os imagináis a alguno de nuestros políticos no teniendo qué poner en la mesa el día de Nochebuena? ¿Os los imagináis diciéndole a sus hijos que no tienen regalos, o lo que es peor, que este año no podrán ir a Suiza a esquiar? Seguro que os lo imagináis, como lo imagino yo, pero sabemos que aunque debería serlo, no es real. Ojalá, durante un segundo, llegasen a imaginarselo ellos, quizás entonces se pararían a pensar qué es lo que están haciendo mal, o por qué no están haciendo nada bien.

A pesar de los problemas, a pesar de que este año faltará mi hermano en la mesa que resulta que vive fuera de España, porque aquí no se le da oportunidad profesional a los jóvenes, a mí todavía me queda ilusión, y mucha. Yo tengo trabajo e intento ayudar a quienes me rodean y no lo tienen, en todo lo que puedo. A mi la Navidad, por suerte, me sigue pareciendo maravillosa, mi época favorita del año, dónde siempre fui enormemente feliz. Soy capaz de verme de niña, abriendo regalos y pensando lo buena que había sido, porque los Reyes Magos habían accedido a todas mis peticiones. Recuerdo la sonrisa de mi madre, de mis tíos, de mis abuelos o de mi hermano Miguel, recuerdo la ilusión viendo la cabalgata, soñando, esperando, deseando. A pesar de los años, esa ilusión sigue tan viva como siempre. Y para mí la Navidad, desde que soy pequeña, tiene elementos básicos que año tras año me hacen sonreír.

Mujercitas fue llevada al cine en el año 1949. En el año 1994, la película estadounidense vuelve a estrenarse, con otras actrices, de la mano de Gillian Armstrong. Protagonizada por Winona Ryder (nominada al Óscar como Mejor Actriz Principal), Susan Sarandon, Trini Alvarado, Claire Danes y Kirsten Dunst cuenta la historia de Marmee, una madre ejemplar, que se queda sola con sus hijas, sus mujercitas, mientras su marido lucha en el frente en plena guerra civil estadounidense. Valores como la independencia, el amor y la importancia de la familia, son los ingredientes de este film lleno de ternura y sueños. Esta película siempre me ha recordado a la Navidad, y a mi madre, supongo que la descubrí con ella cuando yo era sólo una niña. Hace años que no veo esta película, pero os prometo que cada Navidad me acuerdo de ella, así que creo que llega el momento de volver a sentarme en el sofá y recordarla…

Unknown

Otro elemento básico de mi Navidad es la música. No hay nada que me guste más que cantar villancicos con mi familia, entre risas y anécdotas, entre turrones y amor. Pero si hay un villancico que me ha acompañado siempre, desde que soy muy niña, es la Canción de Navidad que Bom Bom Chip estrenó a principios de los años 90. Este grupo musical marcó mi infancia (y ya sabéis muchos que también mi vida), y su canción sobre los reyes magos, la paz mundial y la ilusión de los niños sigue arrancándome una sonrisa cada vez que la escucho. No falla ningún año por estas fechas, os lo aseguro.

bom-bom-chip

Desde aquí, sólo me queda desearos a todos unas Felices Fiestas, que os llenéis de amor y salud, que sonriáis aunque los tiempos ahí fuera y aquí dentro sean demasiado difíciles, que exprimáis al máximo los momentos con vuestros seres queridos, que vuestras sonrisas sean eternas y que vuestros sueños no dejen de soñar…

Este post se lo quiero dedicar a Sergio, Rebeca y Estela, que supieron ponerle banda sonora a los años más felices de mi vida, que siguen formando parte de mis canciones de Navidad y que han apoyado y leído este blog desde el minuto cero. Gracias…

Yo hace días que empecé la cuenta atrás para volver a casa. Porque la Navidad es, sin ninguna duda, mi época favorita del año.

Buenas noches, amigos.

Lorena.

El Palacio de los deportes a tus pies…

Os prometo que no me gusta nada estar tantos días sin escribir, así como os prometo que cada día se me ocurren mil cosas que os quiero contar. Os prometo que no tengo tiempo. Estas fechas están llenas de preparativos, y a mí, que me encanta la Navidad, me falta tiempo para todo. Comprar regalos, organizar sorpresas, escribir postales, cenas y comidas con amigos… Todo eso más la cantidad de trabajo que tengo estas semanas me dejan totalmente desconectada. Hoy, por fin, encuentro un ratito para hablaros de un concierto que viví muy de cerca hace sólo una semana…Hoy te lo quería contar.

No os imaginais lo bonitas que están las calles de Madrid en estas fechas… El centro huele a castañas y gofres de chocolate, y las luces llenan las calles de magia entre miles de personas… Ya sabéis que esta ciudad me tiene enamorada. Hace unos cuantos posts, os hablaba de mi amigo Diego, de su carrera profesional, de nuestra amistad, de cómo habíamos llegado a querernos como hermanos y cuánto lo echaba de menos… Cada día, en twitter, recibo muestras de cariño de parte de sus fans, que se han enganchado al blog y que, de un modo u otro, me están acompañando en esta aventura… Muchas esperabais nuestro ansiado reencuentro, y el momento llegó hace sólo una semana. En las redes sociales se hace evidente el boom y la masa de fans que mueve la serie Violetta, pero es cierto que hasta que no lo vi con mis ojos, no fui consciente de la realidad.

VIoletta2

Tras finalizar su gira latinoamericana, el elenco de la serie de Disney Channel han estado recorriendo las ciudades más importantes de España, empezando, de este modo, su gira europea. LLegó el día, y llegó el concierto de Madrid. Diego llevaba semanas diciéndome que le hacía mucha ilusión que fuésemos a verle, pero si os soy sincera pensé que no me iba a dar tiempo porque justo ese día trabajaba. Ese mismo sábado, Diego me envió un mensaje y me dijo que me daba tiempo de sobra, así que dejaba unas invitaciones para que compartiésemos con él el aclamado show. Mi amigo David (uno de los mejores amigos de Diego también) y yo, nos fuimos hasta el Palacio de los Deportes y nada más llegar nos dirigimos a recoger nuestras invitaciones. Permitidme que os cuente algo que me pareció bonito y a la par curioso. Mientras estábamos en las taquillas una chica se me acercó y me llamó por mi nombre. Yo, la reconocí al instante. Era Merche, la chica que lleva una de las páginas de fans de Diego en Twitter. Merche es una gran seguidora del blog y recibo constantemente muestras de cariño por su parte. Aquel día, ella había ganado un meet & great para estar con todo el elenco de la serie, y como sabía que iba a ver a mi Chachi, había traído un regalo para mí. Merche me entregó una carta y un dibujo que había hecho con todo su cariño, y sus palabras me parecieron preciosas y no sabéis lo feliz que soy sabiendo que la gente se emociona con las cosas que yo escribo, por eso, precisamente eso, es lo que me da energía para seguir contando historias, para no parar nunca de contarlas…

971890_10152070629357431_977058512_n

Ya sentados en las gradas, David y yo conocimos a una familia que había venido desde Cádiz, unos padres que habían viajado a Madrid sólo para hacer realidad la ilusión de sus hijas, para que ellas, que no sobrepasaban los diez años de edad, soñasen entre las canciones y las luces, entre los bailes y la ilusión que se respiró en aquel concierto. Les contamos que éramos amigos de Diego, y ya podéis imaginar su emoción… Les prometí que les conseguiría un autógrafo suyo que más tarde les envié por una imagen de whatsapp y con lo que doy fe, ellas fueron muy felices. Y yo más. Diego, que es tan bueno y humilde, no dudó en hacerlo (y más con lo mucho que él ama Andalucía…) Un besazo enorme para Cádiz, porque sé que ahora, ellas también me leen.

1491726_10152070629497431_2113504374_n

Como bien os decía antes, sabía la gran repercusión que Violetta está causando en todo el mundo… Pero ver el Palacio de los Deportes prácticamente lleno, y ver a uno de mis mejores amigos, a mi hermanito, sobre ese escenario, fue una de las cosas más bonitas que voy a sentir esta Navidad… David y yo nos mirábamos y nos sonreíamos, sobraban las palabras. Estábamos disfrutando y estábamos muy, muy orgullosos de ver a nuestro amigo, al que sólo hace un año estábamos deseando suerte, triunfar. Y triunfar de este modo. El concierto fue un auténtico show, un espectáculo increíble, que estoy segura disfrutaron tanto niños como mayores… El juego de luces, las perfectas coreografías, la incansable energía, el maravilloso vestuario, los diálogos, las canciones… Fue una combinación brutal y perfecta que no dejó a nadie indiferente, y que hizo soñar a miles de niños y niñas que aquel día sólo pensaban en cantar y bailar.

1454624_10152070629832431_928751510_n

1069211_495930870492597_1827228206_n

Ba-zyKoCcAA7o4G.jpg-large

Cuando acabó el concierto, pudimos pasar a los camerinos, ahí estuvimos con la familia de Diego, que había venido desde Zaragoza… y el momento del reencuentro os lo podéis imaginar. Fue realmente emocionante, teníamos una mezcla de sentimientos… Nervios, emoción, nostalgia, felicidad, admiración… que se fundieron en un abrazo y me hicieron ver, una vez más, que mi Chachi sigue siendo el mismo, ese chico risueño, alegre, que no se cansa de querer a los suyos, y sobretodo, que no se cansa de soñar. Por la noche, nos reunimos unos cuantos amigos para poder cenar con él, en casa, con tranquilidad, para hablar y contarnos todas las historias que nos hemos perdido los últimos meses los unos de los otros… Y la amistad verdadera tiene ese poder especial de hacer real que el tiempo y el espacio no existan, y que las risas y la complicidad siempre sean las mismas.

1454862_10152070631232431_1761908722_n

Es Navidad, es mi época favorita del año, tengo amigos maravillosos, tengo salud, trabajo, una familia increíble y un hombre que complementa en todos los sentidos… Podría decir que todo es perfecto en mi vida, o quizás es perfecto porque valoro mucho todo lo que tengo, exprimo el lado más positivo y me siento enormemente afortunada por ello, pero es cierto que en ese concierto dónde vi la ilusión de tantos, tantos niños… pensé en todos esos niños que soñaron también con estar ahí y no pudieron porque sus padres no pudieron pagar esas entradas. Una vez más, insisto, la música es cultura, la cultura no es un lujo, la cultura es para todos, y los precios de los espectáculos se quedan al alcance de muy pocos.

Buenas noches, amigos.

Lorena.