Contigo en el Mundo

Creo que nunca he cerrado un libro e, inmediatamente, he escrito un post, pero sabía que una vez terminase estas páginas, iba a suceder. Lo supe desde el principio de empezar a devorarlo y claro, hoy te lo quería contar…

Quienes me conocen de verdad, y los que no me conocen tanto, saben que soy dramática e intensa hasta decir basta, pero quizás es eso lo que me hace vivir cada instante de mi vida de una forma tan apasionante y qué queréis que os diga, en el fondo, no está tan mal.

Siempre he defendido que el amor bueno no duele y lo sigo creyendo firmemente pero, a veces, el amor bueno puede llegar a doler, aunque eso vaya en contra de todos mis principios pero supongo que, cuando eso pasa, es que el amor, simplemente, ha pasado a otro nivel que, sinceramente, no es el que nos merecemos ni queremos.

¿Habéis sentido sentido alguna vez que habéis encontrado al amor de vuestra vida? Estoy segura que sí, aunque ya no esté. Yo he conocido al amor de mi vida, no tengo ninguna duda. No obstante, siempre me gusta recordar a Paulo Coelho diciendo que en la vida hay dos tipos de amor: uno con el que nunca vivirás y al que siempre recordarás y otro con el que compartirás el resto de tus días. Yo todavía no sé si estoy de acuerdo o no con él pero, al menos, sé que esa teoría me hace pensar. Y mucho.

Lo que está claro es que en la vida, hay situaciones que nos ponen dificultades que, o bien no sabemos gestionar, o quizás las hacemos más complicadas de lo que realmente lo son. ¿Cómo sabes si te estás equivocando, si te arrepentirás de una decisión cuando pase el tiempo o si, por el contrario, has elegido el camino correcto? A mí, que me encanta tenerlo todo bajo control, esto me desespera un poco. He tomado muchas decisiones importantes en mi vida, que han dado un giro radical a la misma y que, por suerte, con el paso del tiempo, he sabido que debían ser así y es por lo que quizás, en su momento las elegí. En los últimos meses de mi vida he recorrido una montaña rusa de emociones increíble, con una gran lista de subidas y bajadas que mejor voy a evitar contar, pero sé que he aprendido, aunque todavía desconozco su final y, sobre todo, si será el correcto. En estos casos, siempre me acuerdo de mi amiga Aida, que siempre dice que ese, el elegido, es el correcto, salga mejor o peor, pero es el que debe ser, porque así hemos decidido que suceda y ella, que es muy lista, siempre suele llevar razón… Yo suelo hacerle caso.

Hace unas semanas mi amiga Livia me prestó Contigo en el Mundo, asegurándome de antemano que sus páginas me iban a enamorar. Cierto es que la forma de escribir de Sara Ballarín es tan cercana que, sin darte cuenta, casi sin quererlo, acabas viviendo en la piel de sus personajes. Curiosamente, este libro me ha hecho verme reflejada en muchas situaciones, en muchas frases y sentimientos, ¡e incluso nos he visto a mi amiga Sara y a mí reflejadas constantemente en dos de sus protagonistas! Todavía no sé si ella es más Elsa o lo soy yo, si yo soy Vega o lo es ella… Aunque creo, sinceramente, que ambos personajes tienen muchísimo de nosotras, de nuestra amistad incondicional, de nuestras bromas, de nuestra sinceridad y, sobre todo, de nuestra forma de cuidarnos, protegernos y querernos… ¡Y sentirlo así al leerlo ha sido maravilloso!

Sin ninguna duda, la historia de Vega y Mario me ha hecho suspirar de principio a fin. Ella, profesora de música, se instala en un pequeño pueblo en busca de una vida nueva, como hice yo hace unos años al llegar a Madrid. Él aparece como una de esas bonitas casualidades que se cruzan en tu camino para desmontar todos tus esquemas y hacer que tus días tengan un antes y un después, como seguramente también me pasó a mí. He sentido como él y ella se han querido poco a poco, con pasión, con rabia, con miedo, con respeto, confianza y libertad. Sin dejar de ser dos seres humanos, dos adultos comportándose como niños en más de una ocasión, y es que, ¿a quién no le ha pasado eso más de una vez? No os hablaré del final, porque yo he llegado a él con un nudo en la garganta y espero que así lleguéis vosotros también.

Sinceramente, creo que no os puedo llegar a explicar lo que esta historia ha supuesto para mí, precisamente, en estos momentos de mi vida. Momentos de decisiones, de sentimientos enfrentados, de amor, de ilusiones y decepciones… Momentos que, al fin y al cabo, están presentes en la mayoría de las etapas de nuestra vida. Por ello, creo que es necesario que vayáis a buscar un ejemplar, que os perdáis entre sus letras, que sintáis la brisa del mar a través de unas páginas que, como a mí, estoy segura que os fascinarán. Que veáis las estrellas tumbados en la parte superior de un pequeño velero, que escuchéis canciones que quizás no conocéis, como me ha pasado a mí, y que bebáis una copa de vino mientras vivís cómo Vega y Mario hacen el amor, en todos sus sentidos.

Contigo en el Mundo ya es parte de mi lista de libros favoritos, de esos que, cuando los cierras, ya sabes que algún día necesitarás volver a abrir, de esos que sabes que, de un modo u otro, se han llevado una parte de ti y te han dejado una parte de ellos para que la guardes en tu corazón, para que aprendas, para que sientas y para que vivas, si cabe, con más intensidad.

Lo que está claro es que el tiempo pasa demasiado rápido y que hay oportunidades que solo se presentan una vez, que debemos preocuparnos más por demostrarles a las personas que queremos cuánto lo hacemos, que tenemos que dar sin esperar nada a cambio, pero no dejar que nadie deje de valorar lo que le estamos dando.

A veces, aunque no lo queramos creer, también hay historias que llegan a su fin y, a veces, has sentido tanto dolor que no puedes rescatar ya la ilusión porque se ha perdido y porque, simplemente, necesitas que una nueva sea la que venga a resucitarte. Como les pasa a otros de los personajes de esta novela.

9788491291121

La vida son muchas cosas, muchos sentimientos enfrentados y muchas decisiones importantes… Pero lo esencial en ella, sin duda, es exprimirla al máximo y alimentarnos de las cosas que, realmente, nos hacen sonreír en paz, de manera natural, con tranquilidad y con La Contentor en todo su esplendor.

Sara Ballarín me ha enseñado eso a través de sus palabras y a través de una historia que me ha enamorado de principio a fin. De verdad, no os la perdáis.

Buenas noches, amigos.

Lorena.

Anuncios

Un pensamiento en “Contigo en el Mundo

  1. Buenas noches!!

    Que guay verte de nuevo por aquí. Hay libros que dejan huellas y sin duda ese, al menos a ti, te la ha dejado. Y a mi me has dejado con la miel en los labios así que habrá que buscarlo.

    Gracias por compartirlo. Un besazo y feliz finde 😘

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s