Tengo miedo.

A veces una se sienta frente al ordenador y no sabe muy bien sobre qué quiere escribir, ni cómo lo va a hacer. Hoy es, sin ninguna duda, uno de esos días. Podría presentaros un nuevos relato que tengo en mente, pero me parece que todavía no es el momento, quizás llegue en el siguiente post.  Hay varios temas que me gustaría tratar, temas que últimamente han llamado mi atención y he sabido que tarde o temprano tendría que convertirlos en historia, como por ejemplo hablar de la anciana que toca el violín todas las noches en Gran Vía mientras su marido espera a su lado, podría hablar de imágenes que últimamente aparecen a modo de denuncia en las RRSS sobre el maltrato animal (y no me refiero a los toros, eso todavía es legal y hay irracionales que lo llaman cultura) o podría hablar del miedo que tienen los ciudadanos a perder su trabajo en un país donde no hay oportunidades y por eso aguantan lo inaguantable, como el acoso sexual… Pero estos temas, os prometo, se tratarán más adelante.

Mientras os escribo estas líneas, me ha venido a la mente algo que siempre me ha dado muchísimo miedo y ahora sé que hoy te lo quería contar.

Me da miedo que exista la posibilidad de que algunos seres humanos se sientan con la capacidad y libertad de arrebatar algo tan grande como la vida. Los secuestros y asesinatos siempre ha sido algo que desde muy pequeña me ha impactado, sobre todo cuando las víctimas son niños. Anoche saltaba la noticia de que podrían haberse encontrado restos óseos en uno de los lugares donde se buscaba el cuerpo de Marta Del Castillo. Todavía no se ha confirmado si los restos podrían ser de huesos humanos. Espero que sí y sólo lo espero para que su familia, en la más profunda agonía y el más profundo dolor, sepa al menos dónde está su hija. Para quienes seáis de fuera y no conozcáis el caso, Marta del Castillo era una adolescente sevillana que desapareció en enero de 2009 y cuyos asesinos confesaron el crimen poco tiempo después. Su ex novio, y dos de sus amigos eran los culpables. A día de hoy, detenidos y tras numerosas declaraciones y mucha búsqueda por parte de cuerpos del estado y ciudadanos, no se ha conseguido encontrar los restos del cuerpo de la joven.

El caso de Marta es uno, entre muchos otros. Hoy, este caso vuelve a ser noticia. Muchas veces, cuando oigo cosas así me acuerdo de Jeremy Vargas o Sara Morales, niños desaparecidos, sin ningún tipo de rastro en las islas canarias, me acuerdo de Madeleine o de Josué, un niño de Dos Hermanas (Sevilla) que desapareció de la noche a la mañana y pocas semanas después desapareció su padre. Pienso también en todos esos casos de niños desaparecidos que finalmente han sido encontrados muertos como los niños Ruth y José (secuestrados y asesinados por su propio padre), Rocío Wanninkof, Sonia Carabantes, las tres niñas de Alcasser o el terrible caso de Sandra Palo… Niños que han protagonizado noticias en televisión, portadas de periódicos y dolor, mucho, mucho dolor. Familias destrozadas y un país entero consternado. ¿En qué momento un ser humano cree que tiene el poder y la capacidad de arrebatarle la vida a otro? ¿En qué momento se puede observar a un niño jugando y se decide que te lo llevas  para hacerle daño y asesinarle?  ¿Qué tienen algunas personas en su mente? ¿Por qué?

Es un tema tan delicado que casi me da miedo incluso hablar sobre ello. Pero hablo desde la visión y la opinión de lo que soy, una ciudadana más que siente dolor y rabia ante una situación como ésta. Me gustaría saber qué piensan cada uno de esos padres sobre la justicia de este país, qué piensan cuando ven que los asesinos de sus hijos salen en libertad,  cuándo sienten que el gobierno no les da la ayuda que merecen o qué se siente cuando sabes que hay un programa de  televisión capaz de pagar miles de euros a la madre de uno de los asesinos de tu hija… No quiero, ni puedo, llegar a imaginar el dolor de esos padres ante la injusticia. Ante la injusticia de la justicia, y ante la barbarie que se entierra en la mente de algunas personas que son capaces de destrozar, golpear y asesinar.

Entre todos esos niños desaparecidos, hay miles y miles más que no conocemos, millones de personas desaparecidas en todo el mundo, sin ninguna explicación, sin ninguna lógica que pueda argumentar jamás la mente cruel de algunos seres humanos.

Iba a relacionar este post con una película que me encanta (Venganza) con este tema. Pero no lo haré. No lo hago por el respeto que tengo hacia el dolor de los corazones destrozados de todos los amigos y familiares de las víctimas, porque a veces la realidad supera la ficción y el resultado real es mucho más desgarrador. Necesitamos una justicia fuerte y eficaz que respalde a las víctimas y a sus familiares, necesitamos un gobierno que apoye de verdad y no sólo en palabras a todos los que sufren casos como estos, necesitamos una unión ciudadana y social que creo que es lo único que tenemos de todo esto, necesitamos sentirnos seguros en un país dónde sabemos que los que hacen daño pagarán por ello. Los familiares necesitan estar seguros de que los asesinos de sus hijos, sobrinos, nietos o amigos no volverán a salir a la calle y tener una vida normal (perdonadme por no creer en las segundas oportunidades para este tipo de personas).

Hoy espero, como esperamos todos, que dentro de la desgracia que ya no tiene solución, los restos óseos encontrados en la escombrera de Camas (Sevilla) pertenezcan a Marta, aunque sólo sea para que sus padres, a los que llevamos años viendo destrozados y consumidos por la tristeza puedan tener la certeza de dónde está, al menos, el cuerpo de su hija.

1365947846483

Tengo miedo de las barbaridades de las que son capaces algunas mentes perturbadas. Tengo miedo de algunas personas, mucho miedo.

 

Feliz martes, amigos.

Lorena.

Anuncios

Un pensamiento en “Tengo miedo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s