Vida sólo tengo esta.

El padre de mi amiga Sara es escritor y hace unas semanas publicó un post en su blog que me hizo reflexionar sobre cosas en las que suelo pensar cada día. Hablaba de la importancia de perseguir los sueños y dedicarse realmente a lo que uno quiere. Entonces existe mi debate moral… Está claro que todo el mundo quiere dedicarse a lo que más le gusta, pero en la mayoría de los casos, y en esta situación económica y social, las oportunidades y los contextos son bastante complicados. No obstante, también sé que uno debe perseguir sin rendimiento aquello que desea para, al menos, llegar lo más cerca posible.

Mi pasión es escribir, y de algún modo, la estoy llevando a cabo compartiendo aquí mis palabras y mis pensamientos. Con esto soy feliz, pero seguramente no es suficiente. Esto no me da para vivir, y obviamente, tengo otro trabajo que ocupa la mayor parte de mi tiempo. No es el trabajo de mi vida, pero claro, es el trabajo que me da un sueldo cada mes, y ahora, lamentablemente, eso es todo un lujo y las circunstancias nos han obligado a tener que dar las gracias. Podría ir más allá, podría sacar tiempo de donde no hay y escribir un libro, moverme de editorial en editorial e intentar que alguien me diese una oportunidad. Podría hacerlo, debería hacerlo, pero no tengo tiempo. Tengo que trabajar, y las horas libres que me quedan las necesito para mí, porque soy persona, sólo por eso.

Ojalá todos pudiesemos dedicarnos realmente a lo que queremos, porque eso significaría que sabríamos amar nuestra profesión, que lo que hacemos nos gusta y seguro que lo haríamos mejor, y de este modo, estoy segura, las cosas nos irían bien. Al menos, mucho más bien de lo que nos van en estos momentos. Formaríamos un mundo, o un país, que ama lo que hace, y el trabajo hecho con dedicación y vocación sólo trae consecuencias positivas. ¿Os imagináis, por ejemplo, cómo nos iría a todos si los políticos amasen su trabajo y su labor fuese la de dedicarse al pueblo?

Algún día buscaré tiempo de dónde no lo hay para poder llevar a cabo mis sueños en su máxima potencia. Algún día tiene que suceder y más me vale que ese día sea más bien pronto que tarde, porque al fin y al cabo, no sé cuánto tiempo me queda, como no lo sabes tú.

Hoy te quería contar un pensamiento que me persigue desde hace demasiados años… La muerte. A veces, intento no pensar en ella, porque es absurdo que uno se pase la vida pensando en la muerte, cuando sabe a ciencia cierta, que la muerte llegará. Es mejor que, al menos, en la vida no esté muy presente. Pero en mi caso lo está. Lamentablemente, la vida sólo es algo en lo que estamos de paso. De hecho, es en lo único en lo que vamos a estar de paso. Es curioso, ¿verdad?. Este será el único día que viva exactamente como lo estoy viviendo. Nunca más volveré a cumplir todos los años que he cumplido y nunca más podré volver atrás.

La vida pasa demasiado rápido, por eso yo, intento siempre ser muy positiva, exprimir todo lo bueno, olvidarme de lo malo. Elegir a los buenos amigos, a los que quiero que se queden en este camino, cuidar el amor verdadero y disfrutar de mi familia cada vez que les veo. Por eso intento llevar a cabo mis sueños, y por eso sé que no quiero que se me quede nada en el tintero. Intento decirles a las personas que me importan lo mucho que las quiero, intento demostrarlo, y siento si a veces no lo consigo. Intento sonreír ante las dificultades y descubrir cada día algo nuevo. Y  a veces, me muero de rabia. Me muero de rabia ante las injusticias, ante los problemas innecesarios, los problemas sociales y económicos que de forma externa hunden al ser humano. Por supuesto hablo de muchos de nosotros, de nuestros familiares o nuestros vecinos, pero hablo mucho más de todos los que mueren de hambre o ven sangre en las personas que más quieren a consecuencia de una guerra. Esta es nuestra única vida, es también su única vida, y es demasiado injusto que se tenga que sufrir tanto.

La muerte marcó mi vida demasiado pronto. El cáncer visitó a una persona muy importante de mi vida cuando yo sólo era una adolescente y él sólo tenía unos años más que yo. Éramos prácticamente unos niños, llenos de vida, de risas, de sueños y de ilusiones. Yo vi como la ilusión de una persona desaparecía y cómo esa persona quiso mantener la sonrisa hasta el último momento. Vi como se apagó la luz de una familia y cómo la vida daba golpes tan duros que te hacía plantearte qué habías hecho mal, o si en algún momento le habías debido algo. No. Simplemente era un hecho desolador que nos había tocado vivir, una enfermedad que cada día está más presente y a la que empecé a temer con todas mis fuerzas.

Estoy segura que conoces a alguien que haya tenido cáncer, estoy segura que has visto a alguien luchar con todas sus fuerzas contra esta enfermedad, estoy segura que conoces a alguien que ha perdido la batalla y ojalá conozcas a varios que la hayan ganado con fuerza. Yo conozco a vencedores y vencidos, pero eso no quita mis miedos. Para que la vida fuese perfecta, debería ser tal y como la plantean. Desarrollarte como persona, crecer, madurar, envejecer y al final, irte, morir. Pero sólo al final. No en mitad de la vida, que vida sólo tengo esta. Y yo quiero vivirla con muchas ganas, y quiero alcanzar mis sueños, y quiero reír envejeciendo y quiero que el tiempo que me queda, ese que no sé cuánto es, sea mucho tiempo, sólo eso.

Hay películas que no son aptas para quienes han sufrido de cerca una experiencia parecida, porque el cine, como cualquier obra de arte, llega tan dentro del alma que a veces es insoportable. De la mano de Javier Fesser, Camino llegó a los cines en el año 2008, y os aseguro que es la película con la que más he llorado en toda mi vida.

cartelcamino

Basada en la vida de Alexia González-Barros, que falleció a los 14 años tras una lucha de diez meses contra el cáncer, Nerea Camacho (Merecidísima ganadora en la XXIII edición del Goya como actriz revelación) da vida a Camino, una niña llena de vida, de alegría, esperanza y sueños, que descubre a la vez aspectos esenciales en la vida como el amor, la amistad o la felicidad, contrastados con el dolor y la enfermedad. La vida de la pequeña, basada en una educación estrechamente vinculada a la religión y procedente de una familia del Opus Dei, se transmite llena de ilusión hasta el final, mostrando sus sueños llenos de color que son capaces de hacerle frente a la oscuridad de cada una de las puertas que se cierran a su paso. La familia González-Barros quiso desvincularse de la película, afirmando que muchos aspectos ni si quiera ocurrieron en la realidad. Ojalá todos esos hechos que no ocurrieron fuesen aquellos que abrazan a la religión desde la más pura irracionalidad, como el sentimiento de la madre que, pese al dolor, se siente orgullosa porque su hija ha sido elegida por Dios, o el aplauso de curas y enfermeras en el momento en el que la niña fallece.

fotograma_pelicula_Camino

En su momento, la oficina de información del Opus Dei afirmó: “esta visión cinematográfica ofrece una visión distorsionada de la fe en Dios, de la vida Cristiana y de la realidad del Opus Dei“. Pues ojalá señores, ojalá hubiese más ficción que realidad en esa historia. Pero ya sabéis que de la iglesia me fío más bien poco, y aunque estoy segura que ningún religioso desea la muerte de un familiar, se me ponen los pelos de punta sólo de imaginar que pudiese existir la más mínima posibilidad de que crean que la muerte es una bendición por haber sido elegidos por Dios para ir con él a un mundo mejor. (Amén)

camino1

Camino es una de esas películas que llegan al alma, que te encogen el corazón y te hacen ver la vida de otro modo, dándole prioridad a la vida por encima de todas las cosas. Los momentos difíciles, al final, pasan. Pero la vida es esta, sólo esta y por eso debemos vivirla disfrutando cada día e intentando sonreír a cualquier obstáculo que se nos ponga. Por eso es importante que disfrutemos de lo que tenemos, que nos rodeemos de quienes queremos y nos alimentemos de cosas buenas, porque con el tiempo, estas serán las cosas que nos acompañen. Perseguid vuestros sueños siempre e intentad alcanzar la felicidad en estado puro. Porque eso, al fin y al cabo, es uno de los mayores placeres de la vida y yo lo hago porque vida, sólo tengo esta.

Feliz día, amigos.

Lorena.

Anuncios

6 pensamientos en “Vida sólo tengo esta.

  1. Hola Lorena,
    No sé por dónde empezar porque has dicho muchas cosas con las que me siento identificado. Prepárate porque me voy a extender un poco, ya que vengo trabajando en la idea de la muerte desde hace años.
    Yo también tengo muchos sueños, y uno de los míos es escribir, y como a tí, y muchos otros, me toca dedicarme a otras cosas para sobrevivir. Invierto unas tres horas diarias en escribir y documentarme. Por no mencionar los ratos que dedico a pensar en construir un mundo más justo. Yo también creo que si tuviera oportunidad y el poder mediático, me dedicaría exclusivamente a mejorar las cosas. Muchas veces he dudado si realmente lo haría, o me dedicaría a vivir la vida, pero ya hace tiempo que sé cuanto me satisface contribuir y ayudar, y cuanto me satisface el ocio, la ostentación y la juerga (que también lo hago de vez en cuando). Pero a estas alturas lo tengo claro: la juerga y los juguetes de capricho duran menos…
    Yo también perdí a un amigo a causa en éste caso de la leucemia. Tenía unos dieciocho años, y parece tópico, pero no dejo de recalcar nunca, que fué una de las mejores personas que he conocido… Era siempre amable y no le gustaba hablar de los demás, entregado, responsable, y las travesuras las hacía tanto o más que el resto, pero siempre de buen rollo. Era de esas personas con las que no te importaba pasar ratos y ratos…
    Por otro lado está el tema de la muerte, que en otros tiempos, las guerras y el hambre no dejaban otro camino que la esperanza de la existencia de un paraíso. Pero hoy en día, aunque parece que la gente ha asumido la muerte, lo que ocurre es que la mayoría la procuran olvidar, eso sí, hasta que les llega una enfermedad, o fallece un familiar cercano.
    Vivimos en una transición en la que la sociedad está dejando de creer en el Dios católico en el que nos han educado, y estamos tratando de cuidarnos para alargar nuestra vida y pasarla lo mejor posible. Pero nos olvidamos de una cosa: a nadie le da por ponerse “manos a la obra” para tratar de revivir a los muertos. Y suena brusco, pero cada vez somos más capaces de todo. Es un poco largo de contar, pero tengo en mi blog una explicación un poco más extensa, en el apartado de religión (aunque lo llame así soy ateo):

    http://diego-msica.blogspot.com.es/search/label/Religi%C3%B3n

    Presenté un relato sobre éste tema en “inspiraciencia 2013”, y he comenzado a escribir un libro basándome en el concepto de información de Claude Shanon(matemático), y Vlatko Vedral (físico).

    No me considero místico, pero si que me considero visionario y soñador científico. Y mi mayor reto, en el caso de la muerte, no está en explicar el método para salvarla, sino en sacar a las personas de la religión, o en el caso de los ateos, de la desesperanza.
    Simplemente quiero transmitir que debemos fomentar el pensamiento crítico, a través de la ciencia y la filosofía. Empezar a documentarnos sobre los avances científicos, y transmitirlo para que todos seamos capaces de pensar en las posibilidades, y la ciencia se encargará del resto.
    Mi reto no es sólo escribir, sino transmitir una posibilidad, que sirva para todos los que no han tenido la oportunidad de vivir tanto como quisieran.
    Probablemente sea el reto más importante de la humanidad, y no sea yo quien lo empiece a llevar a cabo, pero debe conocerse la existencia de ésta posibilidad, así como pensar en otras respecto a la idea de revivir a los muertos. Pero como ya he dicho surgirán tantos debates, que el reto científico acabará siendo el menor de los problemas.
    No le tengas miedo a la muerte, y si tienes ganas de seguir viviendo, sigue con tu causa, enseñando a la gente a amar, a pensar, y a documentarse para no caer en manos de los místicos…
    Te preguntarás porque te he contado todo ésto a tí, pues simplemente ha nacido del tema de tu publicación, de mi necesidad de contarlo, y de que creo que vas a seguir por muchos años tratando de mejorar el mundo a tu manera…

    Un abrazo!

    • Buenas tardes, Diego!!! Wow!! Mil gracias por tu super comentario, por tu aportación y tu reflexión… de verdad. Gracias por compartirlo conmigo. Te mando un abrazo bien fuerte y espero que sigas escribiendo y persiguiendo tus objetivos y tus sueños… Mejoraremos el mundo en todo lo que esté a nuestro alcance… eso siempre. 🙂

  2. ¡Hola Lorena! Como siempre te digo, no me pueden gustar más tus textos 😀
    Por desgracia la muerte también me ha rodeado desde que era pequeña y un compañero de clase murió con 9-10 años, hasta que mi abuelo nos dejó hace dos por un maldito cáncer pasando por otras personas cercanas.
    Pero la vida continúa para nosotros y cumplir nuestros sueños es uno de los motivos que nos mantienen vivos.
    Espero algún día cumplir todos los míos, poder comprar un libro tuyo, o incluso conocerte! Con esto no te estoy metiendo prisas para que lo escribas eh jajaja, por ahora me conformo con leerte en estos mundos, que escribes muy bonito.

    Un abrazo muy fuerte de una ilicitana.

    • Hola Patricia!!! Mil gracias por tu comentario y tus palabras tan bonitas… Lamentablemente, en la vida nos encontramos con situaciones demasiado dificiles de llevar, pero uno siempre debe saber de dónde sacar sus fuerzas papara seguir adelante… La mitad de mi corazón es ilicitano, siempre lo digo, así que ojalá pronto visite mi querida ciudad de las palmeras y no dudes en que podremos conocernos!!!! Muchas gracias por tu apoyo… Te mando un abrazo enorme!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s