Tan cerca de mi vida…

Podría haber colgado un cartel que dijese “cerrado por vacaciones” y no habría estado, para nada, fuera de lugar. Decidí desconectar de todo y todos para disfrutar de la Navidad, junto a mi familia, mis amigos y todas las personas que me rodean día a día… Era necesario y necesitaba esa paz y relajación en mi mente. La Navidad, como todo lo bueno, se fue esfumando demasiado rápido sin dejar apenas tiempo para decirle “hasta el año que viene…” y sí es cierto que a principios de esta semana podía haber vuelto a conectar, a escribir y a contar alguna historia. Si no lo he hecho, es porque he tenido una semana de trabajo agotadora y hoy, por fin, café en mano y sonrisa dispuesta, me siento ante el ordenador sin saber muy bien qué historia escribir…

Quienes me conocen, saben que nunca me faltan temas de conversación, siempre tengo alguna historia nueva, propia o ajena, que me sorprenda, que me guste, que me decepcione, pero siempre hay algo que explicar, que debatir, hablar y reflexionar. Hoy me ha tocado, también, ponerme al día con e-mails, con historias que me cuentan, seguramente ni quien me escribe sabe realmente por qué necesita hacerlo, ni yo sé muy bien cómo estar a la altura para responderles… Pero a ellos les gusta y a mí sus palabras, motor eterno de ilusión, siempre me hacen muy feliz.

Encender la televisión, echar un vistazo a los periódicos de este país es una bomba asegurada para oprimir el pecho a todos aquellos a los que todavía les queda corazón… Hay tantos, tantísimos temas que podría tratar hoy… La nueva ley sobre el aborto, la imputación de un miembro de la casa real por haber estado robando millones a quienes menos lo merecían, las incansables tramas de corrupción por parte de nuestros políticos que, menos mal, siguen saliendo a la luz, la pérdida de tarjeta sanitaria de todos esos jóvenes que se han visto obligados a tener que salir de aquí para poder trabajar y tener, al menos, una oportunidad… Tantas y tantas cosas de las que podríamos hablar… Está tan feo el mundo, tan irracional y deshumanizado este país, que hoy no me apetece hablar sobre nada de esto. Lo hablaremos, seguro, pero hoy no es el momento.

Hoy me siento demasiado bien como para enfadarme más con esta sociedad en la que vivo, me siento demasiado bien cómo para llorar a través de las palabras por todos los que aquí estamos y por todos los niños que crecerán y vivirán aún peor de lo que nosotros estamos viviendo… Me siento demasiado bien como para hablar de la realidad que nos envuelve.

Me apetece hacerle un guiño al amor, que con sus cosas malas y buenas, sabéis que siempre es un tema que me gusta tratar. Hoy he releído un correo que me escribió una chica hace unas semanas y me contaba lo mucho que había sufrido por amor en los últimos meses, y la ilusión que mis historias y mis fotos en una red social le daban para saber que algún día todo iba a cambiar. Atención, mis fotos. Sí. Más allá de mis palabras, de historias que salen de mi cabeza, mi vida real hace que alguien tenga ilusión y eso es, sin saber cómo explicarlo, realmente sorprendente. No sé muy bien cómo se asimila esto.

Hoy te quería contar que como todo ser humano, he sufrido por amor. Mucho. Pero creo que, llegados a este punto, es el momento de contar mi historia favorita…

Hace unos meses, mi amiga Alba me preguntó por qué no escribía una historia basada en mi relación y le dije que si eso intentaba contarlo como algo ficticio, iba a quedar muy surrealista y peligraría de alcanzar lo cutre, en estado puro. A veces no es necesario intentar que las historias formen parte de la ficción, porque contadas desde la realidad quedan mucho más bonitas…

Yo sólo tenía seis años cuando le vi a él por primera vez. Le vi en televisión y me enamoré de él. ¿Puede enamorarse alguien con seis años? Pues así lo sentí yo, sea amor o no, sentí el amor que una niña de seis años pueda llegar a sentir… Durante mucho tiempo le vi en revistas, le escuchaba a través de la radio, intentaba no perderme ni una sola intervención a través de la pantalla… Incluso llegué a tener fotos suyas colgadas en mi habitación. Bom Bom Chip fue la banda sonora de mi infancia y, sin saberlo, Sergio llegó a mi vida para quedarse a través del tiempo y el espacio…

El tiempo pasaba y ambos nos hacíamos mayores… El grupo desapareció, y dejó de ser la música que frecuentaba mi cassette y mi discman poco después… Pero no dejé de pensar en él. Seguía sus pasos a través de pequeñas intervenciones en series de televisión y, sin dudarlo, me adueñé de una cinta de VHS de una película de adolescentes en la que él era el protagonista. Luego pasó a formar parte de una serie de Disney Channel y con la excusa de que mi hermano pequeño la veía, podía seguir observando, cada vez que iba a casa de mis padres, cómo aquel chico al que siempre había visto desde lejos, y al otro lado de la tele, seguía arrancándome una sonrisa. Llegaron las redes sociales y su poder de acercamiento a aquellos que sentimos más lejanos… Y sobre el año 2008 me puse en contacto con él para hacerle una entrevista que publicaría en uno de mis trabajos de la universidad. Me costó meses que me contestase todas las preguntas, por aquel entonces él estaba en Nueva York estudiando interpretación y el e-mail fue la única forma de tener contacto. Muy poco contacto, la verdad. Acabada la entrevista, no volvimos a hablar.

Yo llevaba un año y medio viviendo en Madrid cuando vi en el Facebook de un buen amigo mío una foto dónde salía un grupo de chicos… Tuve que sonreír. Entre ellos estaba Sergio. Le conté a mi amigo mi historia, mi rol de fan desde la niñez y aquella entrevista a través de un ordenador… Jamás había conseguido verle en persona y más que ilusión, sentía curiosidad. El destino me lo acababa de poner demasiado fácil. Nuestros amigos en común nos pusieron en contacto, otra vez, cuatro años después. Jamás olvidaré la primera noche que le vi. A los dos se nos escapaba una sonrisa tonta… Yo era la chica de la entrevista, y él era el ídolo de mi infancia. Estaba nerviosa y casi no supe de qué hablar. Y tras aquella noche, entre amigos y risas, decidí que había sido curioso, incluso graciosa la situación, pero no me gustaba. Por aquel entonces, yo estaba totalmente destrozada y era la mayor defensora de que el amor no existía y no podría existir jamás. Defendía con uñas y dientes mi territorio, mi cuerpo y mi alma, y me prometía cada día que ningún hombre podría ganarse mi confianza.

Con los días y las semanas fui recuperando una ilusión que tenía totalmente enterrada, volvía a sonreír cómo hacía casi dos años que no lo había hecho, y sentía una paz que absolutamente nadie me había transmitido jamás. Decidimos vernos un par de veces, y pasar horas y horas hablando… riéndonos, compartiendo complicidad. Cuando ni si quiera me había dado un primer beso, me confesó que estaba muy enamorado de mí, que no lo había planeado, que sabía que yo tenía una coraza y que estaba dispuesto a olvidarme, pero a su vez, se sentía totalmente convencido de que valía la pena intentarlo. El primer abrazo me transmitió la paz y la seguridad que me hicieron bajar a la tierra y  el tiempo, los gestos, la bondad y la humildad que le caracterizan hicieron que mi “peor temor” se hiciese realidad. Me estaba enamorando. Es más, me estaba enamorando cómo jamás lo había hecho, y me estaba enamorando de alguien de quien, en cierto modo, siempre lo había estado.

Los miedos se fueron hace ya mucho tiempo, tanto, que ni los recuerdo. El amor que duele sólo es una lección de amor, pero no es amor. El amor bueno es el amor que alimenta, el que te da la pasión, la ilusión y las sonrisas. Sergio es mi otro yo, todo lo que me complementa, en todos los sentidos, y también es, sin ninguna duda, mi mejor amigo. Y no hay nada más mágico que eso.

¿Sabéis por qué os he contado esto? Porque la chica que me escribía el correo me decía que sabía que su sufrimiento sólo era el por qué de algo bueno que le iba a suceder y yo, desde aquí, quiero regalarle esta historia para que sepa que no hay nada más cierto. Para que todos sepan que la vida, al final, pone todo en su lugar. Y que el destino, vayas dónde vayas, siempre sabrá cómo hacer para que encuentres tu camino. Que no os engañe nadie, porque el amor bueno no duele jamás…

Y hablando de todo esto, hablando tan desde dentro y tan cerca de mi vida, me ha sido inevitable acordarme de un libro que me robó el corazón hace ya mucho tiempo. Marguerite Duras lanzó en 1984 un libro que a nadie dejó indiferente. El Amante fue reconocido con el prestigioso Premio Gouncort, ha sido traducido a más de cuarenta idiomas y ha vendido más de tres millones de ejemplares.

Esta narración autobiográfica lleva a la autora a recordar el deseo y la pasión de aquella historia entre una joven de quince años y un rico comerciante de veintiséis. A través de sus páginas recuerda el amor, el odio, las circunstancias que desgarraron a su familia y los hechos que la hicieron madurar demasiado pronto. La novela fue llevada al cine en el año 1992, ni si quiera la he visto, pero por lo que sé la crítica cinematográfica no la dejó en muy buen lugar.

1211791026_024021431

Si no conocéis  el libro, os invito a viajar a través de sus páginas, a dos culturas totalmente distintas y a una historia de amor secreta y prohibida.

Nunca dejéis de sonreír, amigos.

Lorena.

Anuncios

6 pensamientos en “Tan cerca de mi vida…

  1. ¡Vaya! ¡Menuda sorpresa me he llevado al leer este post!

    Entraba tan ilusionada como siempre que veo que has escrito, porque tengo la absoluta certeza de que me va a gustar pero ni de lejos iba a esperarme esto…
    En primer lugar, quiero agradecerte enormemente este “regalo”…Y sobre todo cada una de las palabras que me has dedicado tanto por aquí como por la red social.
    Vuestra historia es de una belleza tremendamente increíble, pura y mágica y además invita a creer aquello de que los sueños se pueden hacer realidad. A través de las imágenes se puede apreciar perfectamente vuestra complicidad y un millón de sentimientos más a simple vista, pero leyendo las hermosas palabras que has elegido para relatar vuestra historia es sencillamente asombroso que exista un amor así, tal y como lo has descrito, amor del bueno.
    No sé lo que la vida me tendrá deparado, si me espera una historia taaaan tremendamente bonita pero lo que sí que sé es que de alguna forma, en el momento adecuado daré con la persona adecuada.

    Gracias por hacerme seguir creyendo en el amor, a los dos.
    Un beso enorme.
    Lorena.

    • Gracias a ti, Lorena. Por haber servido de motivo para contar esta historia, por compartir conmigo tus palabras y sentimientos… No sabía cómo agradecertelo y pensé que quizás así, de este modo, podrías sonreír y saber que no hay mal que por bien no venga… Gracias por formar parte de esta aventura, y en cuanto pueda te contestaré con calma el e-mail… Mil besos fuertes!!!!

  2. ….precioso post!!!! Casualidad o destino lo importante es que os encontrasteis. El Amor cuando se siente se trasmite y eso es lo que tú haces. Un besazo #BBCH!

  3. No sé por qué me coge por sorpresa si es ya normal que cada uno de tus post, por alguna u otra cosa me sorprendan. Pero este es increíblemente especial… transmite una magia de amor indefinible.

    Es cierto que la realidad a veces supera la ficción, y en este caso es así. No porque tenga efectos especiales ni un guión escrito por el mejor guionista del mundo. Sino porque es una historia de verdad, escrita por la propia protagonista y eso hace que cada palabra tenga una carga emocional indescriptible y llegue a cada persona que lo lee.

    Felicidades por encontrar a esa persona que te complementa y acompaña siempre… supongo que el mío estará dando vueltas por ahí en espera de que nos encontramos jajaja.

    Increíble post de verdad.

    Si bien me encanta tu historia, me quedo con tres frases de este post:

    “Hoy me siento demasiado bien como para enfadarme más con esta sociedad en la que vivo”
    “El amor que duele sólo es una lección de amor, pero no es amor. El amor bueno es el amor que alimenta, el que te da la pasión, la ilusión y las sonrisas.”

    miles de besos desde Cádiz MUACKS!!! @Inma_06

    • Inma! Muchísimas gracias.. Gracias por tener siempre palabras bonitas para mí, te tengo controlada aquí y en Twitter! 🙂 Gracias por este comentario tan bonito… y por tu apoyo constante. Te mando mil besos fuertes hasta Cádiz!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s