25 de noviembre cada día.

No debería existir. Un día como hoy no tendría que ser necesario. Hoy no te quería contar nada, y en verdad te quería contar todo. Te quería contar el dolor que me produce que existan cosas tan injustas en el día a día, tan dolorosas, tan tristes… Te quería contar que ojalá no hubiesen motivos para que el 25 de noviembre fuese el Día Internacional Contra la Violencia de Género. Ojalá no hubiesen motivos, ojalá…

Pero los hay. Los motivos son cifras escalofriantes, son lágrimas y rabia, son rostros, son familias destrozadas, son nombres y apellidos, son sonrisas apagadas, son miradas desconfiadas, son historias con miedo, son vidas arrancadas. Son mujeres, y son víctimas del machismo, de la irracionalidad, de la barbarie, de lo inhumano… Y los motivos de este día existen, y la sociedad concienciada también. Por eso este día, por eso esta fecha que repudia, que rechaza, que odia, que defiende, que lucha, que da la mano, que abraza, que sonríe, que escucha, que entiende, que habla… Por eso hoy es su día. Es un homenaje, es un no estás sola, es un abrazo desconocido, es un miedo que se quiere curar, es una sonrisa que se quiere encender, son unas lágrimas que se quieren borrar, es una cifra que quiere desaparecer, es una familia que quiere sonreír, es una mirada que quiere volver, es una historia sin miedo, es una vida que simplemente quiere vivir.

arton10394

En diciembre de 1999, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó este día como el día mundial contra la violencia de género. La propuesta para la fecha la realizó la República Dominicana por el asesinato de las Hermanas Mirabal. Patria Mirabal, Minerva Mirabal y María Teresa Mirabal fueron tres hermanas dominicanas que se opusieron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo y fueron asesinadas el 25 de noviembre de 1960 en una emboscada.

!

Muchas veces, mientras ando por Madrid o simplemente cuando voy sentada en el metro, observo a la gente… Y me gusta preguntarme cómo serán sus vidas, si serán felices, si no, si tendrán familia, si estarán enamorados, si viajarán a menudo, si tendrán trabajo, a qué se dedicaran… Me imagino vidas que quizás no les pertenecen, y seguramente detrás de una bufanda, un paraguas o una cabeza cabizbaja existirán historias que simplemente no deberían existir. Se me ponen los pelos de punta cuando leo que en la última década 700 mujeres han sido asesinadas por su pareja o su ex pareja. Y que son ya 43 mujeres asesinadas en los días que corren por el 2013… Me lleno de rabia, de dolor, de impotencia, de incomprensión… Y me resulta terrorífico saber que según un estudio, el 70% de las mujeres experimentan la violencia en algún momento de su vida.

El amor, al menos como yo lo entiendo, y como estoy segura que lo entiendes tú, es algo bonito, que te da felicidad, que te aporta experiencia, sonrisas, enfados tontos, ternura, seguridad, confianza, estabilidad, emoción… Y así debería ser siempre. No puedo imaginar como una mujer  que ha confiado y se ha enamorado de una persona, puede ver o no ver hasta un determinado momento, la violencia de ese hombre hacia ella. El rechazo de una personalidad irracional, que se siente tan sumamente inferior y fracasado, que necesita “dominar” para sentir que está ahí. Y para ese dominio tiene que humillar, golpear, maltratar, violar y sentir que el “poder” es suyo.

Los celos son enfermizos, esto no es una frase hecha, es real. Los celos pueden llegar a ser tan enfermizos que crean historias que no existen, alucinaciones que se alimentan con rabia, y actitudes que viven y evolucionan hasta llegar a destrozar. Hasta matar.  El que es celoso, nunca reconocerá que es un maltratador, ¿por qué? Si no ha pegado a nadie… El maltrato psicológico es uno de los más dolorosos. Es el que se arrastra por el tiempo, en silencio, mientras te va consumiendo. Ese tipo de personas existen, por desgracia, y existen en más casas de las que creemos, y en vidas que seguramente conocemos.

La mujer maltratada debe intentar ser fuerte, levantarse sin miedo, hacerse poco a poco grande y sentir el apoyo de una sociedad que no la va a dejar sola jamás.

tedoymisojos

Desgraciadamente, hay historias que tienen que basarse en la realidad para ser contadas y para que muchas veces sean escuchadas… Y entonces me he acordado de una película española que me oprimió el corazón cuando la vi por primera vez hace ya unos cuantos años. Te doy mis ojos fue llevada al cine en el año 2003, de la mano de Icíar Bollaín. Laia Marull da vida a Pilar, una mujer que reside en Toledo y se ve en la obligación de escapar de su casa, en medio de la oscuridad de la noche, con su hijo pequeño, dispuesta a no soportar jamás los malos tratos de su marido. Se refugia en casa de su hermana, y dispuesta a empezar de cero, busca trabajo y se siente feliz y realizada. Luis Tosar encarna a Antonio, el marido de Pilar. El maltratador que va en busca de su esposa pidiéndole una segunda oportunidad, prometiendo que todo va a cambiar y que está dispuesto a ser ayudado por profesionales para modificar su conducta. Pilar y su hijo vuelven a casa, pero las terapias con el psicólogo no son suficientes como para que las humillaciones vuelvan a apoderarse de la personalidad violenta de Antonio. La película acaba como muchas familias y mujeres españolas querrían que acabase la película de su vida. Pilar sale de casa, acompañada por sus compañeras de trabajo, decidida a cerrar la puerta para no volver nunca más.

Te-doy-mis-ojos

Según el director: «Te doy mis ojos cuenta la historia de Pilar y Antonio pero también de quienes los rodean, una madre que consiente, una hermana que no entiende, un hijo que mira y calla, unas amigas, una sociedad y una ciudad como Toledo que añade con su esplendor artístico y su peso histórico y religioso una dimensión más a esta historia de amor, de miedo, de control y de poder.»

Ojalá todas las mujeres que sufren el maltrato diario en sus casas, que sufren la humillación, los golpes, el miedo y la injusticia, consigan decir BASTA YA, consigan salir de sus casas y consigan una vida digna, dónde el amor y la ilusión les devuelvan las ganas y la confianza en sí mismas. Ojalá los políticos se dejen de tanto discurso y ánimo disfrazado, ojalá se apriete la justicia y ojalá todos esos asesinos que han destrozado vidas, sonrisas, almas y corazones no vuelvan a ver jamás la luz del día más allá de los barrotes de una celda. Ojalá no hubiesen motivos para que el 25 de noviembre fuese el día Internacional Contra la Violencia de Género. Pero los hay, y por eso está, y por eso estamos, y por eso gritamos, y por eso nos aliamos, y por eso sufrimos, y por eso apoyamos… Porque estamos en contra de la violencia machista. Porque es 25 de noviembre cada día. 

Buenas noches, amigos.

Lorena.

Anuncios

Un pensamiento en “25 de noviembre cada día.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s