Yo decido volver a mi infancia en una noche de terror…

Ultimamente me he dado cuenta que a la gente le gusta emocionarse. Me doy cuenta por lo que la gente me cuenta cuando me escribe, y me doy cuenta cuando observo a todos los que están a mi alrededor. Una de las formas por la cual el ser humano siempre se emociona es a través de sus recuerdos. Tanto de los buenos, como de los malos. Los recuerdos buenos nos emocionarán a través de la sonrisa y los malos a través del dolor. Emociones distintas, pero emociones, al fin y al cabo. Y sin ninguna duda, si hay recuerdos que a la mayoría consiguen emocionarnos, son los recuerdos de nuestra infancia.

Hoy me he despertado con muchas fotos en las redes sociales y muchos comentarios sobre la fiesta de Halloween. Esta fiesta, de origen anglosajón, llegó a Estados Unidos a través de los irlandeses que emigraron al continente americano, y en los últimos años, y cada vez más, se ha ido implantando en nuestro país.

capture8_6

Hoy te quería contar que la primera vez que me disfracé por Halloween fue cuando tenía unos nueve o diez años, no más. Mis amigos del colegio y yo, nos disfrazamos y fuimos a casa de nuestros familiares para que nos diesen caramelos. Creo que éramos los únicos niños del pueblo que lo hicimos. Ahora, cada vez hay más niños que se disfrazan de muñecos terroríficos. Más allá de los niños, muchos adultos decidimos celebrar Halloween. Entre decoración, comida, amigos y risas, las veladas junto a esta tradición son cada año más frecuentes. A mí, personalmente, no es algo que me haga especial ilusión, me parece algo divertido, sin más, una buena excusa para juntarme con mis amigos y divertirme. Pero si no lo celebro, no sufro. ¿Seguirá siendo así para las futuras generaciones? Seguramente no. Esta fiesta se va a ir implantando cada vez más y seguramente los niños de ahora la van a ir celebrando cada vez con más intensidad. Todo cambia, y las tradiciones, a veces, también.

He empezado a hablarte de los recuerdos de mi infancia, porque si algo me ha encantado desde muy niña, han sido las películas de terror. Inexplicablemente, siempre me ha encantado la sensación de miedo y la necesidad de cubrirme los ojos frente al televisor cuando llegaban escenas que no era capaz de ver. Hoy, al ver a tanta gente colgando fotos de calabazas, brujas y fantasmas me ha venido a la mente una película que adoraba de niña, que muchos de vosotros conoceréis.

1993ElRetornoDeLasBrujasavi_snapshot_001839_20120527_013736

El retorno de las brujas se estrenó en 1993, bajo la dirección de Kenny Ortega. Bette Midler, Kathy Najimi y Sarah Jessica Parker dan vida a las hermanas a las hermanas Sanderson, tres brujas que regresan del pasado en la noche de Halloween. La historia empieza en el año 1693, en Salem, cuando una niña es secuestrada por tres ancianas que pretenden robar la juventud de todos los niños del pueblo para ser cada vez más jóvenes y hermosas. Castigadas y ahorcadas por la muerte de la pequeña Emily, las brujas prometen volver algún día para seguir con su malévolo plan.

300 años después, Max (Omri Katz) se ve obligado a acompañar a su hermana pequeña (Thora Birch) en la noche de Halloween a recaudar caramelos y dulces. Max y su recién conocida amiga Allison, deciden visitar la antigua casa museo de la familia Sanderson. Allí, Max encenderá una vela y con esa llama las brujas regresarán del más allá.

Hocus-Pocus-2-Rise-of-the-elderwitch-el-retorno-de-las-brujas-abracadabra

Divertida y apta para los más pequeños de la casa. Y para todos esos adultos, que siguen sabiendo y presumiendo del niño que vive en ellos, seguro que les gustará. A los que la vimos en nuestra infancia, siempre resultará un guiño y una sonrisa a nuestra inocencia seguramente ya perdida.  Porque, en el fondo, a todos nos encanta emocionarnos, recordar y regresar a los momentos más dulces de la vida,  y porque yo decido volver a mi infancia en una noche de terror.

Feliz noche de Halloween, amigos.

Lorena.

Anuncios

Siempre acabamos hablando de amor…

Al final, siempre pasa. Siempre acabamos hablando de amor. Si eres músico acabarás componiendo una canción que hable de amor, si eres escritor acabarás escribiendo sobre una historia que hable de amor, si en tu trabajo no tienes la necesidad de desarrollar ninguna faceta creativa, también acabarás hablando de amor… Y claro, es que siempre pasa.

Hoy te quería contar que el amor es como el pan de cada día, pero sé que eso ya lo sabes. Nos guste más o nos guste menos, estemos enamorados o no lo estemos, el amor siempre será admirado o anhelado, e incluso cuando nos convencemos y queremos odiarle, acabaremos echándole de menos. Muchas veces pienso que hay miles de personas que no están realmente enamoradas. El amor es como el agua, es capaz de adaptarse a la forma que desees darle. Miles de personas serán felices con quienes compartan sus vidas, pero no estarán enamoradas. Y eso, lo pensamos todos. Todos sabemos que nuestro amor es el más fuerte, que nadie quiere como nosotros queremos y que no hay historia más bonita que la nuestra. Todos creemos que queremos cómo nunca antes hemos hecho, y si al final, la historia fracasa, no pasa nada, volveremos a querer cómo nunca habíamos imaginado hacer. Y así es el amor, orgulloso y elegante, caballeroso y cobarde, enternecedor y grosero, seco y adorable, bueno y malo, fugaz y eterno… El amor es capaz de ser todo.

Aunque no estés enamorado, y aunque proclames y grites a los cuatro vientos que no quieres estarlo, te emocionarás cuando escuches una bonita historia de amor, se te encenderá el alma cuando oigas una canción o te saltarán las lágrimas cuando lo veas en el cine. Ese el poder del arte, y la igualdad de los seres humanos. No podemos negarlo. Somos iguales. Cambian los escenarios, los personajes y los cuentos, pero todos somos iguales.

Quizás viene implantado por la sociedad desde que nacemos, o quizás son sentimientos de verdad, pero desde muy pequeña siempre me he sentido enamorada. Lo más curioso es que del niño que me enamoré cuando tenía seis años, hoy es el hombre al que quiero y abrazo cada día, pero ese es otro tema que hoy no debemos tocar.  ¿El amor es para siempre? Y empiezan a reírse de nosotros las opiniones diversas que nos llevarán a los debates… Quizás sí, quizás no. Yo pienso que puede ser, sin ninguna duda. Dicen que el amor sólo puede durar tres años… Mis abuelos fruncirían el ceño al escucharlo, y sonreirían al recordar que llevan juntos desde que tienen doce, queriéndose cada vez más y sabiendo que no es imposible.

el-diario-de-noa-foto6

Lo creamos o no, nos gusta pensar que puede serlo. Nos gusta imaginar que hay historias emocionantes que son capaces de viajar en el tiempo y el espacio, de jugar con el destino, y bailar con lo que no son casualidades. Hay una historia que estoy segura conocéis la mayoría. Una historia de amor que traiciona la realidad creando expectativas, una historia de amor que simplemente fue real. “Esas cosas sólo pasan en las películas“, lo habéis escuchado muchas veces, ¿verdad? Pues es mentira. En la vida real también pasa.

Os habéis emocionado con la historia de Allie y Noah, estoy segura. Habéis querido esperar que el amor de vuestra adolescencia vuelva para quedarse para siempre, habéis deseado vivir una historia de amor que os lleve a la locura y habéis soñado con esa casa blanca con ventanas azules que se ha construido para dar vida a vuestros sueños.

el-diario-de-noa_7

El diario de Noah (The Notebook) fue llevada al cine de la mano de Nick Cassavetes en el año 2004. La historia empieza en una residencia de ancianos, donde un señor le relata a una amiga la historia de dos jóvenes que se enamoraron locamente en el verano de 1940, en Seabrook, Carolina del Sur. Ryan Gosling y Rachael McAdams dan vida a Allie y Noah. Ella, procedente de una familia adinerada de la ciudad y él un chico de campo, que trabaja en una fábrica de madera, darán forma a la historia de amor que ha hecho soñar a miles de espectadores en todo el mundo. Por diferencias sociales, al acabar el verano, sus vidas se ven separadas en contra de su voluntad. Siete años después, el destino les echa una mano y hace que Allie encuentre en el periódico una fotografía de Noah, delante de la casa que siendo unos “niños” le prometió que haría para ella.  Estoy segura que conoces bien la historia, y si no lo haces, no te seguiré contando nada porque quiero que la veas.

el_diario_de_noa1

La película recaudó 115.6 millones de dólares y cuenta con 12 premios y 3 nominaciones. Yo me enamoré de ella la primera vez que la vi, en mi piso de estudiante, en el año 2005. La he visto mil veces y sé que la veré mil más. Hace dos días se emitía en un canal de televisión y las redes sociales se hacían eco, una vez más, de lo mucho que le gusta a la gente. Es cierto, que suele gustar más a mujeres que a hombres y una encuesta realizada hace unos años, la sitúa en el número 1 de películas románticas. Pero si aún sabiendo que la mayoría conocéis esta historia, yo he venido a hablaros de ella, es porque más allá de la película, quiero hablaros del libro.

Cada año, por Navidad, mis abuelos me regalan un libro que ellos mismos firman con su puño y letra y que yo guardo como auténticos tesoros. En las navidades de 2008, El Cuaderno de Noah llegó a mis manos. Siempre soy más de las historias de los libros que de las películas, en el cine siempre pienso que se han olvidado de algún detalle que para mi era esencial. En este caso, creo que la película basada en la novela está realmente muy conseguida. No obstante, en el libro encontrarás detalles que no se llevaron a la gran pantalla. Como ver a Allie convertida en toda una artista internacional, o podrás trasladarte a su cocina, dónde ya siendo mayores, cuentan a sus hijos la enfermedad que ella padece.

Traducida a dieciocho idiomas, y conmoviendo a millones de lectores en todo el mundo, El Cuaderno de Noah fue la primera novela de Nicholas Sparks, que no tuvo más que basarse en la historia de amor de los abuelos de su esposa para explicar con exquisita sensibilidad una de las historias de amor más bonitas que he conocido jamás.

la foto-49

Porque puede ser para siempre, lo sabemos y queremos creerlo. Porque en el fondo, todos somos soñadores profesionales y nos guste o no, estemos enamorados o no, dispuestos a estarlo o no… siempre acabamos hablando de amor. 

Feliz martes, amigos.

Lorena.

Cuando lo pienso, me duele.

Siempre he sido un poco vampiro. Siempre he sido de escribir por las noches y dormir por el día, aunque últimamente hago más lo contrario, ¿me estaré haciendo mayor? Siempre he sido más de noche que de día, más de verano que de invierno, más de chocolate que de vainilla, más de playa que de montaña, más de salado que de dulce, más de alegrías que de penas, más de series que de programas.

Con el cambio de temperatura de las últimas semanas, estos días ha llegado a mí uno de esos resfriados tontos que te arrancan las fuerzas del cuerpo y la mente, te hacen permanecer inmóvil en el sofá, aferrarte a la manta y beber caldos para recuperar la vida. Y claro, tantas horas de sofá y manta van acompañadas de televisión. De verdad que soy más de series que de programas, pero ayer después de las noticias, empecé a ver un programa que me rompió el alma.

Espera, te he mentido.

Intento ser más de alegrías que de penas, pero no siempre lo consigo. Aún con mi positivismo, creo que suelo llorar una vez al día. Melodramática desde la cuna, y sensible desde antes de existir, siempre hay algo que me emociona y me hace llorar. Pero bueno, dicen que igual de sano es llorar que reír, así que por ahí me salvo. Lamentablemente, en este país, ver las noticias o los programas de televisión, muchas veces e inevitablemente, es sinónimo de llorar.

Hoy te quería contar que ayer lloré viendo un programa de televisión de esos en los que la gente con pocos recursos pide ayuda. Gente con pocos recursos. Son tantos y tantos ahora mismo… ¿Os acordáis cuándo veíamos galas de televisión para recaudar dinero para niños de países tercermundistas? ¿Os acordáis cuando era despectivo ser mileurista? Ahora se recauda dinero para niños españoles, y quien gana mil euros al mes debe dar gracias cada día.

Entre todos es un programa de la uno de TVE, y ayer lo vi por primera vez. Hoy debatía con unas amigas sobre ello, y algunas me decían que no soportaban la dosis de sensacionalismo que se inyecta cada día en programas así. Yo, lamentablemente, sólo pude llorar. Quizás porque no necesito encender la televisión para ver como gente a la que quiero no llega a fin de mes, es más, gente a la que quiero no sabe ni cómo empezar el mes. 400 euros para mantener una familia, y en algunos casos, ni si quiera eso. Pero ese programa me hizo ver como aún queda gente buena en este país… gente realmente buena. Hubieron personas que llamaron para donar 50 euros, una señora llegó a donar tres mil. Llamó mucha gente. Ofrecieron dinero, casas, incluso trabajo. Es lo único que piden la mayoría de estas familias. Trabajo. ¿No era esto un derecho? La mujer que pedía ayuda tenía 5 hijos, y la mayor sólo tenía nueve años. Muchas noches no podían cenar, y os juro que en ningún momento la vi perder la sonrisa. Entre lágrimas, pero con una sonrisa. Volvemos a lo de siempre, ¿en qué país vivimos? ¿Cómo podemos permitir que nuestros representantes vivan en el lujo mientras un país entero está sufriendo? ¿Cuántos padres lloran cada noche por qué no saben que le darán de comer al día siguiente a sus hijos?

A mi perdonadme, pero a veces, insisto, programas de este tipo son necesarios para saber que lo que está pasando es real. Tanto los corazones envenenados de los que roban, como los corazones rotos de los que lloran. Y claro, la gente no tiene dinero. Incluso la gente que trabaja, no puede llegar a fin de mes. Si no tienes dinero para llegar a fin de mes, ¿cómo vas a poder pagar 8 euros por una entrada de cine? 

Como muchos sabéis, estos últimos tres días se ha celebrado la Fiesta del Cine. Casi tres mil salas en toda España se han sumado a esta promoción en la que sólo debías registrarte para poder disfrutar del cine por 2,90 euros. La semana pasada entrevisté a varios actores y directores sobre ello, y todos coincidían en que es necesario bajar los precios. La gente no tiene dinero, y la gente no va al cine. Punto. ¿Qué ha pasado? Pues que las salas que hace unas semanas estaban vacías proyectando maravillas, se han vuelto a llenar de color, ilusión y sonrisas. Las redes sociales se han hecho eco de cómo las colas de los cines en toda España eran realmente desbordantes. Señores políticos, a ver si les queda claro… Que no es que a la gente no le guste ver películas en pantallas gigantes, con una calidad maravillosa y un sonido increíble, que no es que no nos guste sentarnos al lado de gente que no conocemos de absolutamente nada para compartir risas o lágrimas por una historia que estamos viendo, que no es que no queramos sentarnos en butacas y disfrutar de las películas… Que no, señores, que no, que se están confundiendo. Que resulta que la gente no va al cine porque no tiene dinero. Porque una familia que tiene varios hijos, no puede permitirse el lujo de pagar 8 euros por cada uno de ellos… Y el error está aquí, señores. En ese 21% que nos han implantado. Que el cine es cultura, y la cultura NO es un lujo, la cultura es necesaria para educarnos, para formarnos e incluso para ilusionarnos.

3001_201310228wob8b

Yo de pequeña iba mucho al cine. La primera película que recuerdo haber visto en el cine fue Milagro en la ciudad, pero seguro que ya había ido antes. Iba al cine muchos fines de semana… con mis primos, mis padres, mis tíos… era una niña y sentía esa magia. Era un plan perfecto y a todos nos encantaba. Los cines estaban llenos, y la gente sonreía. Ahora las salas están vacías, y para muchos, ver una película se ha convertido en un capricho que darse de vez en cuando. Y así vamos por mal camino… ¿No deben, de verdad, plantearse las cosas? ¿No es mejor llenar salas cada día por un precio más reducido, que tenerlas vacías? Ya que han decidido retroceder en tantas cosas esenciales, a ver si retroceden por algo que nos beneficie. Dejen de recortarnos la vida y apuesten por facilitarnosla, ya verán como eso también funciona, y seguirán durmiendo tan tranquilos. De verdad, que luchar por el bienestar social no es peligroso.

Hoy me voy a dormir un poco enfadada. Me enfado mucho, ¿no es verdad? Perdonadme. Pero es que cuando pienso en lo que nos estamos convirtiendo, me duele.

Buenas noches, amigos.

Lorena.

Dolor en nuestra historia.

Si hay algo que me produce una ternura infinita es la gente mayor. Los ancianos son para mí la sabiduría de la vida, la nobleza, las arrugas del tiempo, de las historias, la experiencia de los momentos… Y si hay algo que siempre me oprime el corazón y me parte el alma es ver a un anciano llorar. El otro día vi en televisión a un matrimonio de ancianos llorar mucho, y con ellos, al otro lado de la pantalla, lloré yo. Soñé con ellos durante toda la noche, y pensé en escribir sobre esto.

Hoy te quería contar que una vez, hace años, me robaron mi cámara de fotos del bolso mientras lo llevaba puesto, una persona que se pegó a mí, una persona a la que miré sin maldad y le sonreí. Cuando me di cuenta, lloré mucho. Lloré de rabia y de impotencia, lloré porque en esa cámara había más de mil fotos mías, de mis amigos, de mi familia, fotos y recuerdos que me pertenecían. Esa cámara era mía, y alguien porque sí me la había robado. Lloré porque no entendí qué derecho se tomaba la gente para robar cosas que no le pertenecen, sin saber el daño que pueden causar. Yo lloré por una cámara de fotos… ¿Qué deben sentir unos padres cuando les roban a su hijo?

El otro día vi en televisión a un matrimonio de ancianos llorar mucho. Ellos, habían estado décadas llevando flores a la tumba de su hijo, que murió a las pocas horas de nacer. Cuando en el cementerio se iban a construir nuevos nichos, el matrimonio decide desenterrar los restos del bebé para cambiarle de sitio. El ataúd, tan pequeño y arañado por el tiempo y la tristeza, estaba vacío. Habían estado durante décadas llevando flores a una tumba dónde nadie había sido enterrado. Su hijo era un niño robado. Ahora, entre lágrimas y a través del programa de televisión, decían que no descansarían hasta poder encontrarle… Se me partió el alma y deseé que me robasen mil cámaras si hacía falta.

Unknown

Me he puesto a buscar por internet para saber un poco más sobre estos casos que forman parte de la realidad de España. Muchos de vosotros, los conocéis a través de los medios de comunicación, algunos, quizás, conozcáis algún caso de alguien que haya vivido esto. Para los que me leéis desde otros países y no conocéis la historia os diré que todos los ancianos del mundo me producen ternura menos una mujer, Sor María. Esta señora ha protagonizado portadas de periódicos y noticias de televisión en los últimos años. Ella fue la encargada, con la ayuda de muchos, de robar durante décadas a bebés recién nacidos y venderlos a familias acomodadas de nuestro país. Esta señora murió hace unos meses, a los 88 años de edad, y creo que a nadie nos dio ninguna pena. O quizás sí, porque quizás debería haber seguido viva para pagar todo el daño que ha hecho a tantas y tantas familias.

1334570129_0

Tras la Guerra Civil Española y durante la dictadura, el régimen militar quitaba los bebés recién nacidos a madres republicanas para entregarlos a familias cristianas, para que éstos fuesen educados en la religión Católica. Como se explica en la página web de SOS Bebés Robados (www.sosbebesrobados.com), la asociación dedicada a buscar justicia por todas estas barbaridades, el psiquiatra español Vallejo-Nájera, afirmaba que existe un “gen rojoun gen, que podría ser aplacado o curado si desde el principio se segrega a aquellos que ya no tienen cura de los que todavía están por formar. Es decir, la separación de los hijos de los ‘rojos’ de sus progenitores”. El mismo, define a la mujer roja como una menor de edad, próxima al animalismo e incapaz de criar a su descendencia y recomienda una educación sexual, para poder hacer una limpieza o purificación psíquica a fondo, recomendando la separación del RN de la madre. Me da mucho miedo pensar que hayan existido y existan personas capaces de pensar y hablar así.

A partir de los años 50, se establece el sistema “bebé muerto”, en el que se le comunica a la madre que el recién nacido ha fallecido y es entregado a familias que pagan una generosa cantidad de dinero, adoptando de forma ilegal a su “hijo”. Finalizada la dictadura, y en plena democracia, la salvajada política pasa a ser una salvajada económica, y se trafica con bebés por puro negocio.

Ya en el año 1982, la revista Interviú publicaba un artículo destapando este caso con imágenes verdaderamente aterradoras de cadáveres de bebés congelados, que se utilizaban para enseñarlos a las madres en el caso de que tras anunciarles la muerte, insistiesen mucho en querer ver a su hijo. Se utilizaba el mismo cadáver varias veces, y la madre podía besar por última vez el cuerpo frío del que creía que era su hijo.

0e8948c10f57519a02b81867a3ebc90d

Se calcula que han habido en España unos 300.000 niños que han sido separados de sus madres, cifra verdaderamente escalofriante. Clínicas privadas, hospitales, médicos y monjas entremezclados en una historia que bien podría haberse sacado de una película de terror.

Yo, que no soy muy afín a la religión católica, no me sorprendo en demasía que haya corrupción en ella, pero si es verdad que creo y confío en que existen muchas monjas y curas buenos, que hacen labores humanitarias por pura fe y bondad. En este caso, ver a Sor María vestida de monja me causaba verdaderos escalofríos. La historia seguiría siendo igual de dura si esto lo hubiese hecho el panadero de debajo de mi casa, pero cuando la iglesia, que predica unos valores humanos, al final coge esos valores y los acuchilla, traiciona y asesina pues impacta más, si cabe.

Sor María fue la única imputada en este caso, aunque se conoce de sobra que hay muchísimas más personas implicadas. La Ley de Enjuiciamiento Criminal establece que si un imputado fallece y es el único acusado, se procede al archivo del caso.

Hace sólo un par de días, se emitía la primera parte de una TV MOVIE basada en el caso de niños robados, en Telecinco.Muchas veces, la realidad supera la ficción, pero quizás gracias a esta mini serie, muchos hemos sido realmente conscientes de la terrible situación que siguen viviendo, aún, miles de personas en nuestro país que buscan a un hijo, un hermano o unos padres de los que fueron separados.

ninos-robados-2

Dirigida por Salvador Cano, y cambiando nombres de médicos, monjas y víctimas, la serie ha conmovido a todo el país. Una espectacular Blanca Portillo interpretando a Sor Eulalia (Sor María) y un escalofriante Emilio Gutierrez que encarna el personaje que en la realidad correspondería al doctor Vela (Quién firmaba las defunciones de los bebés y negociaba también sus ilegales adopciones), dan vida a la parte más macabra de esta historia. Nadia de Santiago y Macarena García (espectaculares las dos) dan vida a Conchita y Violeta, dos jóvenes que en los años 70 pierden a sus bebés el mismo día que nacen en dos realidades distintas. La primera, es consciente de que su bebé está vivo y ha sido robado, mientras la segunda recibe la noticia de la muerte de su hijo. Adriana Ugarte ha sido para mí uno de los mejores papeles de la serie, desde la ternura y el sufrimiento, una joven de negocios, procedente de una adinerada familia madrileña empieza a sospechar que sus padres no son sus padres biológicos. No descansará hasta saber qué ocurrió cuando nació y hará todo lo posible por encontrar a su verdadera madre.

Violeta-llega-Madrid-sola-embarazada_MDSVID20131016_0078_7

Tras finalizar la serie cada noche (se ha emitido en dos partes), Telecinco  ha dedicado un programa especial dedicado a víctimas reales de estas historias. Algunos, felizmente, han visto sus tragedias terminar en un final feliz, mientras miles y miles de afectados siguen luchando por encontrar a las personas que están buscando. Todos ellos, con más o menos suerte, coincidían en dos cosas: en que sus vidas habían sido arruinadas y en que se hiciese justicia de una vez.

Muchas denuncias han sido archivadas y en la mayoría de los casos no hay amparo por parte de la justicia. Esto es España señores, una vez más.

El 11 de abril de 2011 se crea la asociación SOS Bebés Robados, de la que os he hablado anteriormente, y esta asociación ha convocado para mañana, sábado 19 de octubre, una manifestación que partirá de la Puerta del Sol, en Madrid, hasta la calle Gran Vía, nº 14, de 11.00 a 14.00 horas. Levantemos las voces, que nos escuchen, luchemos juntos para que se haga justicia sobre una realidad que forma parte de nuestra historia, una realidad que no es más que un fuerte dolor en nuestra historia.

Feliz viernes, amigos.

Lorena.

El amor bueno merece ser feliz.

Hay situaciones que merecen ser mimadas, como hay personas que lo merecen también. Hace unos días me senté con una amiga en una terraza del centro de Madrid, nos acompañaban dos copas de vino y unos cigarrillos. Dejamos de lado nuestros teléfonos móviles y nos dejamos llevar por las confidencias, los secretos y las risas… Porque a veces es necesario mimar los momentos.

Empezamos a hablar de historias, de las que recordábamos, de las de ahora, de las de siempre… Y acabamos debatiendo sobre el amor y las personas. El amor… Aún recuerdo cuando en plena adolescencia un profesor me decía que el amor era un ideal, y yo defendía con uñas y dientes que el amor era una realidad y la más bonita del mundo, sin ni si quiera haberlo conocido. Está claro, que recibimos el amor como un sentimiento, como la forma de querer a alguien. No sólo podemos hablar del amor hacia una pareja… Yo estoy enamorada de tantas cosas!!! Estoy enamorada de un hombre maravilloso, de mi familia, de mi perro, de mis amigas y mis amigos… Incluso estoy enamorada de algunos sabores, olores y lugares. El amor es demasiado amplio, y el amor puro y sano, sin duda, es maravilloso.

Unknown

Otras veces, el amor duele. Claro, el ser humano experimenta siempre el lado positivo y negativo de las mejores cosas y a veces, el amor duele. A mi también me ha dolido. Tanto y hasta tal punto que pensé que ya nada tendría solución… Pero es verdad que pasado el tiempo, te das cuenta que el drama no fue para tanto y que al final fue una cosa más, a la que con el tiempo aprendes a quitarle importancia y además aprendes a sonreírle por todo lo bueno que ha nacido del momento más oscuro.

Entre vinos y tabaco hablábamos del amor como obsesión, de esa necesidad que muchas personas sienten por aferrarse fuerte a un recuerdo y no ser capaces de limpiarse los ojos ante la realidad. El amor hace cometer locuras, está claro. Francisco de Quevedo decía: “No hay amor sin temor de ofender o perder lo que se ama.” Y es verdad. Cuando uno ama, se niega a perder lo que ama, lo que quiere, lo que está alimentando su vida y sus ilusiones… Esto sucede incluso en las relaciones dónde el amor ofende y hace daño. Pero si es cierto, y esto no lo podemos discutir, es que alguien debe intentar luchar por lo que quiere, pero sobretodo debe saber hasta qué punto y qué momento puede hacerlo. El problema, sin duda, viene cuando alguien arrastra una ilusión más allá de lo que permite el tiempo. Mi amiga y yo, entre complicidad y comprensión, nos contamos una historia que más bien parece sacada de una película americana… y que obviamente a una película me recordó.

wickerpark024oi

Hablábamos de una persona a la que conocimos, que siempre tuvo miedo de si misma, y quizás si se hubiese valorado un poco más habría sabido llevar las cosas de otro modo. (Es tan importante que confiemos y nos queramos a nosotros mismos!)… Esta persona luchó con todas sus armas para impedir que otras dos se conociesen. Sabía, de algún modo, que si esto ocurría, estas personas se enamorarían. Intuiciones que a veces se tienen, aunque no gusten. Lo impidió y lo consiguió. Pero claro… lo consiguió durante un tiempo. Consiguió que dos personas estuviesen alejadas en el espacio y el tiempo, y evitó que sus vidas se cruzasen, aunque sólo fuese andando por la misma calle.

Y aquí viene la cuestión… ¿El destino es capaz de jugar las cartas del amor? Pues a veces pasa. Esas dos personas, muchos años después, se conocieron por casualidad. Y no hubo remedio, ni nadie lo pudo evitar. Tenían que conocerse, y eso había sido así desde muchos años atrás. Se enamoraron. Se enamoraron como jamás habían logrado hacer. Fusionaron risas, sueños y vida. De estas dos personas, una es buena amiga mía, de esas con las que comparto vinos y cigarrillos… Y os prometo que jamás he visto a nadie mirarse cómo lo hacen ellos. Y entonces, sé que la magia entre las personas existe, que el destino se ríe ante la maldad de la gente, y que todo ocurre cuando y dónde tiene que ocurrir. Entonces sonrío, porque sé que el amor bueno existe, el puro y verdadero, y que al final, siempre supera al que hace daño. O al menos intenta hacer daño (como veis, no siempre lo consigue).

Quienes hayáis visto la película, la habréis visualizado al leer esto… No tan lejos de la realidad, OBSESIÓN fue llevada al cine de la mano de Paul McGuigan en el año 2004. Con un reparto de lujo, Josh Harnett, Diane Kuger y Rose Byme forman ese trío amoroso en un film de etapas retrospectivas, de corte mixto, dramático y romántico a la vez.

images

Matt es un joven que vive en Chicago cuando ve por casualidad a Lisa, una joven y atractiva bailarina. Hará todo lo posible por conocerla y conseguir que ella le conceda una cita. Lo consigue. Desde ese momento son inseparables. Se aman locamente y saben que ya no podrían estar el uno sin el otro. Todo cambia cuando, a punto de irse a vivir juntos, Lisa desaparece sin decir nada. Matt, destrozado, abandona la ciudad y decide empezar de cero. Dos años más tarde, y prometido con otra joven, la casualidad y el destino les brindan una oportunidad juntándoles de nuevo en la misma ciudad. Lo que Matt no sabe es que Lisa lleva dos años sintiendo la misma sensación de abandono, lleva dos años sin una explicación y que sigue tan enamorada de él como lo está él de ella. Alex, la mejor amiga de Lisa, y enamorada de Matt en la sombra, ha hecho y hará todo lo posible para que ellos no se vuelvan a encontrar.

3WiiIscE0vt4igGmQEfB6Lnp5b8

Si no la habéis visto, os la recomiendo para una de estas tardes grises y frías que ya han llegado. Porque a veces, hay gente mala que lucha por hacer daño a los demás, y porque la mayoría de las veces, el destino sabe cómo jugar.  Porque a todas esas personas, que siguen obsesionadas con una realidad que no les corresponde, la vida las sabe frenar, y yo desde esa terraza del centro de Madrid, con una copa de vino y un cigarrillo en la mano, les quise sonreír. Y desearles suerte, que les hace y les hará mucha falta.

Porque sin ninguna duda, el amor bueno se merece ser feliz.

Feliz martes, amigos.

Lorena.

Te querré siempre, Daniel Sempere.

Hoy es uno de esos martes en los que me he levantado con mil cosas que hacer. Mi cabeza ya corría mientras mi cuerpo le pedía a la almohada y a las sábanas que me atrapasen unos minutos más. Con el olor del café y los besos de buenos días he empezado a hacer mil cosas y he pensado en un mensaje que recibí ayer. Pensar en este mensaje me ha hecho trasladarme a hace unos días, cuando un buen amigo citaba en una red social una lista de nombres que habían marcado su vida. Estos nombres eran de profesores y profesoras que encaminaron nuestra educación y nuestra adolescencia, que formaron parte de nuestros pensamientos y decisiones, que formaron parte de nuestros miedos e ilusiones, como alumnos y como personas. Sí, este buen amigo y yo compartimos aula, sillas, sueños y libros, y por tanto, todos estos profesores también son parte de mi vida.

canuda3

Me resulta maravilloso como a pesar de los años, muchos de ellos siguen formando parte de mí, de mis anécdotas, de mis experiencias y mis metas. Siguen dándome consejos, ayudándome en las preocupaciones y sonriéndome en los éxitos… Algunos de estos nombres me arrancaron una sonrisa al leerlos, y hoy, al pensar en ellos, me ha bombardeado la imagen de la portada de mi libro favorito. Supongo que se debe a que sigo asociándolo al momento en el que lo descubrí, o quizás es porque hace demasiado que no lo leo…

Hoy te quería contar algo que te quise contar desde el principio. Era diciembre de 2003, o enero de 2004, no lo recuerdo bien, cuando en una entrevista en televisión alguien habló de La Sombra Del Viento. Al día siguiente, le pregunté a mi profesora de literatura si lo conocía. Me sonrió y me dijo que ya era hora de que me apeteciese leerlo. Al día siguiente me prestó su ejemplar. Hoy, millones de personas lo han leído, pero por aquel entonces, la mayoría de la gente que me rodeaba no había oído hablar de él jamás. Me sentí aventurera y pionera en unas páginas que muchos desconocían, y me enamoré desde su “Todavía recuerdo aquel amanecer en que mi padre me llevó por primera vez a visitar el Cementerio de los Libros Olvidados…” hasta su última frase.

la-sombra-del-viento

La magia de la literatura, del cine o de la música, es el idioma universal de sus historias. Siempre encontrarás un reflejo de ti en una canción que te encante, en una película que te apasione o un libro que te emocione. Como quién ve su película favorita a menudo, o quien nunca se cansa de escuchar la canción de su vida, yo nunca me canso de leer La Sombra Del Viento. Lo hago una vez al año. Me gusta reencontrarme con sus personajes, verles de nuevo, imaginar sus días, sus preocupaciones y sus sueños. Me gusta descubrir cosas nuevas en mí cada vez que los veo a ellos.

Quizás he leído libros mejores en mi vida, pero todavía no he sido capaz de descubrirlo, ni reconocerlo, y eso sólo hace que los personajes de Carlos Ruíz Zafón sigan siendo mis favoritos entre todos  y cada uno de los que sigo conociendo a través de otras páginas y otras historias… Si eres de los que aún no lo han leído, sólo puedo decirte que lo hagas, y si ya lo has hecho, estoy segura que sonríes cada vez que recuerdas a Daniel Sempere, Beatriz Aguilar, Julián Carax, Penélope Aldaya o a Fermín Romero de Torres…

La Sombra del Viento imagen sobre el libro

Me enamoré de todos ellos cuando sólo tenía 16 años, pero si alguien me robó el corazón desde la primera vez que le descubrí, fue Daniel. Su personaje, su personalidad, su bondad y su pasión por la lectura, me han hecho muchas veces desear dar un paseo con él por una antigua Barcelona, sentarme a tomar un café en Els Quatre Gats, o andar sin prisa hasta la Avenida del Tibidabo y pararme a observar el palacete que se alza en el número 32. Muchas veces he anhelado no poder perderme entre los pasillos y laberintos del Cementerio de los libros Olvidados, o no poder observar el escaparate de la Librería Sempere e hijos, en la calle Santa Ana. Creo que fue este libro quién me hizo enamorarme de Barcelona… de la Barcelona de calles grises y tiempos fríos. Me gusta la Barcelona actual, pero sueño con la magia de aquellas calles y muero de rabia con las injusticias sociales de aquellos tiempos.

2011112190apertura

A La Sombra del Viento le siguieron El Juego del Ángel y El Prisionero del Cielo. Maravillosos ambos, pero inigualables al primero. Todos ellos entremezclan una historia y unos personajes… El desenlace de todo llegará en el cuarto libro, que  Ruíz Zafón todavía no ha publicado.

Hoy pensar en mis profesores favoritos me ha hecho querer perderme de nuevo entre una Barcelona de posguerra, para desear el fracaso del inspector Fumero, y luchar por el bienestar social de unos personajes a los que quiero. Unos personajes que reflejan, sea como sea, la historia de miles de personas que vivieron una época de nuestra historia que no debe ser repetida, pero mucho menos olvidada. Ahora más que nunca, debemos ser fuertes y no permitir que nos hagan retroceder en el tiempo, ni permitir jamás que nos quiten nuestros derechos. Gracias a mi amigo Vicent por recordarme los buenos docentes que tuvimos. Gracias a ellos, por enseñarnos a ser mejores personas e inculcarnos valores esenciales. Gracias a ellos, por permanecer en el tiempo y la distancia, por seguir sonriendo y amando su trabajo, a pesar de que les estén recortando sus vidas.  Gracias a Carlos Ruíz Zafón, por despertar mi alma cada vez que me pierdo entre sus palabras.

ruiz-zafon-nueva-novela--253x190

A ti sé que ya te había hablado sobre mi pasión sobre el escritor catalán, pero hoy necesitaba contarte cómo me enamoré de sus personajes, y cómo le juré amor eterno a Daniel Sempere.

Feliz martes, amigos.

Lorena.

Elegancia con Playmobil. Life is LAF…

Esta galería contiene 15 fotos

Hace un par de días me topé con uno de esos estados largos que se pegan en los muros de Facebook a modo de “cadena”, uno de esos estados que suelen gustar a mucha gente y suelen arrancar muchas sonrisas. … Sigue leyendo

Sara Sálamo: “Estoy muy feliz por todo lo que viene”

La belleza de Sara Sálamo, sin ninguna duda, es lo primero que llama la atención de ella. Sin embargo, sólo basta con mirarla un par de segundos para que sus ojos te transmitan la dulzura y humildad que derrocha allá dónde va. Alegre, risueña, divertida, simpática y con un talento indiscutible, la joven actriz ha querido concederme esta entrevista que para mí es un reto personal y profesional, además de un verdadero placer.

Sara Sálamo nació el 20 de enero de 1992 en Santa Cruz de Tenerife. Tras varios años dedicándose a la moda y convirtiéndose en una cara más que conocida en su querida isla, se traslada a Madrid en busca de sus sueños. Dos meses después del estreno de  su primera película, TRES 60, la actriz se encuentra inmersa en nuevos proyectos que no te puedes perder.

sara_cara2

Hoy te quería contar que hace unos días me encontré con Sara en un rinconcito del centro de Madrid. Puntual y con la sonrisa siempre dispuesta, entre café y sencillez, me contó cómo se siente en estos momentos de su vida.

LO QUE TE QUERÍA CONTAR. Buenos días, Sara, y mil gracias por estar aquí. Vamos a retroceder un poquito en el tiempo y a trasladarnos a hace un par de años, cuando llegas a Madrid. Vienes con la idea de estudiar periodismo e interpretación, finalmente qué te hizo decantarte por la segunda?

SARA SÁLAMO. Buenos días, es un placer para mí estar aquí. Vamos a ver… Hubo un momento en el que topé con el cruce de caminos y tuve que tomar una decisión, porque no estaba segura al 100% en ninguna de las dos ideas, así que reflexioné sobre qué era lo que realmente deseaba, y finalmente supe que era la interpretación.

LQTQC. Pronto empiezan los pequeños cameos en series de televisión y tu papel en la serie Arrayán. En algún momento sentiste que estaba yendo todo muy rápido?

SS. Lo sigo sientiendo!! (Risas) Creo que aún me cuesta mucho asimilar que estoy cumpliendo mi sueño y me estoy dedicando a lo que más me gusta…

LQTQC. De pronto, ruedas tu primera película, que se estrenó hace sólo un par de meses. Qué ha significado TRES 60 para ti?

SS. TRES 60 para mí era un reto muy lejano que llegó de sopetón. Es mi bautizo en el cine, y una de las mejores experiencias de mi vida.

LQTQC. Feliz con los resultados?

SS. La verdad es que me hubiera gustado que aguantara un poco más en cines, pero bueno, yo estoy feliz con el trabajo, me llevo una de las mejores experiencias que jamás he vivido y a gente maravillosa.

LQTQC. Hace unos días se anunció tu papel en la nueva serie de Globomedia para Telecinco. Además de ello, sé que estás inmersa en nuevos proyectos… Puedes avanzar algo sobre ellos?

SS. Ahora mismo estoy muy feliz por todo lo que viene… Efectivamente, ahora estoy rodando una nueva serie de Globomedia para Telecinco. Se llama “B&B” (De boca en boca) en la que hay un reparto excepcional y creo que tiene ingredientes que el público espera. Por otro lado, la película REVERSO está en post-producción, en la que tengo un cameo pequeñito, pero es una pasada de película… Y también estoy con el cortometraje “la Rosa del Desierto” que está comprometido con la causa saharaui.

LQTQC. Mucho trabajo, sin ninguna duda. Una vez te encuentras en este punto, sientes o has sentido alguna vez miedo al éxito o a la fama?

SS. No creo que me asuste el éxito o la fama… Quizás lo que más miedo me da es no dar todo lo que puedo o quiero en mi carrera…

LQTC. De todas las experiencias vividas hasta el momento en el mundo de la interpretación, cuál destacarías por encima del resto a nivel personal y profesional?

SS. Cada cual la veo más especial y mágica que la anterior… Por el proyecto, por mi trabajo, por la gente que he conocido… En todas me he sentido como en una nube. Pero todavía no destacaría ninguna en particular. Estoy empezando y me queda mucho que aprender.

LQTC. Además de la interpretación, también te hemos visto posando en varias revistas. Sara Sálamo prefiere ser actriz o modelo?

SS. Me gusta mucho la fotografía, y me siento cómoda en este ámbito. Pero sin duda, la interpretación es lo que más amo. Si sólo pudiera elegir una, me decantaría siempre por la interpretación.

images15947-sara_salamo11

LQTC. Cómo es tu día a día?

SS. Ahora mismo trabajando mucho y el poco tiempo que queda se lo dedico a la gente que quiero… A pasarlo con mi chico, mis amigos y mis perros, por supuesto (risas).

LQTC. Eres feliz, Sara?

SS. Nunca he sido más feliz. Ahora mismo me siento plena. He conseguido meter una patita en el mundo de la interpretación y ganarme la vida con esto… Tengo un novio genial y amigos excepcionales. Echo mucho de menos a mi familia, pero la distancia me hace quererlos y valorarlos cada día más.

LQTC. Y para terminar, cuéntame. Cuál es tu mayor sueño?

SS. Mi mayor sueño es seguir en este estado de plenitud, con todas las facetas que afectan a mi vida, llenas.

la foto-34

Feliz martes, amigos.

Lorena.