Anoche me comí a Carlos Ruíz Zafón.

“Marina me dijo una vez que sólo recordamos lo que nunca sucedió”, y Marina es uno de esos libros que llevo en mí, en mi alma y mi memoria. Siempre.

Hace mucho tiempo que descubrí a mi escritor favorito, Carlos Ruíz Zafón. De hecho, hoy, por suerte, sus libros venden miles y miles de ejemplares, pero yo descucbrí La Sombra del Viento cuando casi nadie lo conocía. Me enamoré de cada una de las palabras, de cada uno de sus personajes, de cada una de sus frases, de cada una de sus historias, y le juré amor eterno. Pero pronto te hablaré de ello, hoy no.

Hoy te quería contar que ayer fue mi cumpleaños, y dicen que la felicidad no es felicidad hasta que no la compartes con los demás. Por suerte, tengo mucha gente con la que compartir la mía.

A medida que pasan los años, me doy más cuenta de la importancia que tiene rodearse de gente buena, recargar las energías de esa gente que te quiere y a la que quieres, y lo necesario que es echar a la gente que te hace daño fuera.

Ayer pasé uno de los días más bonitos de mi vida, y mira que llevo 26 años celebrando cumpleaños… pero ninguno había sido como este. Hace tiempo que siento que mi felicidad ha alcanzado la cima. Porque sí, la felicidad absoluta existe. Y sólo consiste en valorar lo que tenemos, disfrutarlo, exprimirlo y saborearlo al máximo.

Marina es uno de esos libros que cada vez que leo me arranca una sonrisa, uno de esos libros que cada vez que cierro cuando lo termino, me hace llorar como si fuese la primera vez que lo descubro. Supongo que en eso consiste la magia de la literatura. Bueno, supongo no. Estoy segura de ello.

Ayer tuve una fiesta sorpresa, con las personas más importantes de mi vida. Ayer fue una noche hecha de sueños, e inventada para soñar. Y Marina se convirtió en mi tarta de cumpleaños.

Imagen

Nunca había visto una tarta más bonita, y nunca podría haber sentido una tarta tan mía. Hoy quería compartir mi felicidad contigo, quería enseñarte mi preciosa tarta, y quería dar las gracias a las personas que me endulzan cada uno de mis días. Sobretodo, quería darle las gracias a Raquel, una persona que me quiere y a la que quiero. La persona que puso todo su amor y toda su imaginación en crear el pastel de mi vida. Ella supo transportar los sentimientos a través de las manos y crear, pensando sólo en mí, esta maravilla. No sabes cómo me emocioné y cómo estoy de agradecida.

Imagen

Os invito a visitar la página “Sucre i xocolate” en Facebook, descubriréis verdaderas maravillas que estoy segura os sorprenderán.

Yo, por mi parte, nunca me imaginé que Carlos Ruíz Zafón y yo nos encontraríamos de esta manera. Con una taza de café, con muchísimo azúcar y hablando de Marina. Tampoco me imaginé que nos acompañaría El Prisionero del Cielo, que fue el tercer libro que publicó de los cuatro que formarán la trama de La Sombra del Viento, ni me imaginé que me lo comería.

Imagen

Nunca os olvidéis de sonreír cada día, de disfrutar de la vida.

Buenas noches, amigos.

Lorena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s